Vivienda Colectiva SOMOSAGUAS Club Pozuleo de Alarcón

2018

Vivienda Colectiva SOMOSAGUAS Club Pozuleo de Alarcón
Estudio

AyE Partners | Arquitectura

Avda. Prado Largo, 29 Parcela 44.
Urbanización Prado Largo
28223 Pozuelo de Alarcón – Madrid

Arquitectos
Otto Medem
Arquitecto socio

La idea principal del proyecto surge al trasladar el lujo y la singularidad de la vivienda

unifamiliar a la vivienda colectiva, ofreciendo un conjunto residencial único y exclusivo, de gran diseño arquitectónico así como funcionalmente sostenible y optimizado, con domótica y acabados de última generación, a la que se le pueden añadir detalles personalizados, dotándola de carácter único e individualizado para cada propietario.

La propuesta realizada se adapta a la topografía del terreno, generando el mínimo impacto sobre las características naturales de la parcela. Esto se consigue con la división en bloques de la promoción, adaptando cada uno de ellos a las diferentes curvas de nivel.

En cuanto al conjunto, se compone de cuatro bloques, optimizando al máximo la orientación de cada uno de ellos, y logrando a la vez un espacio de zonas comunes de grandes dimensiones y posibilidades, destinado a diversas actividades, tanto deportivas (pádel, tenis, gimnasio..), de recreo (piscinas paradisíacas), como zonas de juego infantil. Todo esto rodeado de un espectacular jardín, cuyo paisajismo está diseñado al milímetro, en conjunto con una arquitectura de carácter escultórico.

Cada uno de los bloques se compone de viviendas con doble orientación, dotando a ambas fachadas de toda la expresividad y diseño gracias al movimiento de las cajas exteriores, y a la combinación “flexible” de materiales, sin que este aspecto artístico de los bloques afecte a una construcción simple y sólida.

El conjunto de viviendas que componen cada bloque se reparte en tres alturas.

Las viviendas de planta baja dispondrán de dos amplios jardines: Uno de orientación Sur, donde vuelcan las zonas nobles, incluida la suite principal, y el segundo, de orientación Norte hacia el que se orientan los dormitorios. Ambos jardines se encuentran en continuidad con las zonas comunes.

La primera planta se ha dotado de un amplio porche, que extiende la vivienda hacia el exterior de forma asimétrica a modo de caja, produciendo privacidad y un juego de luces y sombras tan característico en la Arquitectura Mediterránea.

La segunda planta, dispone de un gran alero que protege del soleamiento, y una terraza en prolongación con la vivienda proyectada a modo de caja, cuya asimetría es opuesta a la de la primera planta, y desde la cual se accede a la cubierta, en la que se sitúa un impresionante solárium personalizado por cada propietario y con infinitas posibilidades.

El objetivo de romper en cajas asimétricas las terrazas y porches en la primera y segunda planta, es anular la linealidad y monotonía que suelen tener los bloques de viviendas colectivas. De esta manera, cada uno de los bloques se ve dotado de movimiento y valor estético añadido, ya que la disposición de la trayectoria de cada una de ellas genera una composición de fachada exclusiva y rotunda, que hace de cada uno de los bloques, un edificio singular de enorme belleza arquitectónica, logrando así un conjunto residencial de referencia en Madrid, resultante de una excelente ubicación y una espectacular arquitectura