Centro Granadino del Alzheimer

2014

Centro Granadino del Alzheimer

El Centro granadino del Alzheimer es un notable complejo que incluye no sólo el Centro de Formación y Detección de la enfermedad y el Centro de Día sino también una zona Residencial y la necesaria Área de Gestión. La propuesta se sitúa en Armilla, junto a un amplio parque, entre las calles Barcelona y el Paseo de Delicias. Es una parcela sensiblemente plana, con orientación Norte-Sur y localizada en el centro de la que podría entenderse como una gran manzana. Por ello adquiere importancia a nuestro juicio el viario peatonal que enlaza aquellas calles, pues permite cruzarla, adentrarse en el parque o como proponemos, servir de acceso al edificio.
El edificio se desarrolla en tres plantas sobre rasante y una planta de sótano. En la baja se organizarían aquellas áreas del programa funcional que tienen una mayor relación con visitantes o usuarios externos. En las superiores, apartadas en cierto modo de este movimiento y cúmulo de actividades varias, las habitaciones y dependencias que conforman la zona residencial.
Así consideramos conveniente distinguir los espacios ocupados por el Centro de Día y el Centro de Formación y Detección de la enfermedad, que si bien deben tener una comunicación, desarrollan su actividad de manera autónoma. Cada uno dispondría de su acceso y se situarían a ambos lados de la galería central que articula el conjunto. Se organizarían en torno a patios tratando de dotarlos de cierta privacidad, espacios de trabajo o estancia con un mayor grado de intimidad. Se ha procurado el contacto de estas áreas con espacios ajardinados, como ha enseñado la arquitectura granadina.
Como decíamos, buscando el descanso y cierto grado de privacidad hemos situado las habitaciones en las dos plantas superiores. Hemos creído acertado agruparlas en torno a varios núcleos de manera que no sólo puedan especializarse los tratamientos de sus ocupantes sino que pueda sectorizarse su planta según el grado de ocupación. Cada agrupación dispone de sus propios servicios de comedor y zona de estar así como un oficio y un control, pudiendo funcionar en alguna medida como células autónomas; cada una de ellas cuenta además con un baño geriátrico, box de curas y cuartos limpieza. Todos ellos se organizarían en torno a un patio, del mismo modo que ocurre en una casa, con el fin de lograr un ambiente conocido, confortable y luminoso.
En la cubierta del edificio hemos creído interesante situar tres espacios multiusos, unas salas que disfrutarán de unas vistas panorámicas privilegiadas de las sierras que rodean Granada y del parque a sus pies. También se ubicarían las instalaciones necesarias convenientemente aisladas. En conjunto estaría protegido por una marquesina que ofrecería sombra sobre los patios y sustentaría tanto los colectores solares como las placas fotovoltaicas.
La planta sótano del edificio estaría destinada en su mayoría a aparcamientos pero también albergaría archivos, vestuarios de personal, cuartos de instalaciones, lavandería y cocinas. El personal del centro podría acceder en vehículo y pasar por los vestuarios antes de subir a su lugar de trabajo. Como en el resto de plantas, el eje central permite una fácil y fluida conexión entre todos los núcleos de comunicación.
La intención primordial ha sido lograr unos espacios confortables para sus usuarios, donde puedan sentirse en un ambiente hogareño y reconocible, ese sería el objetivo, y plantear un edificio susceptible de su adaptación en el tiempo a diversos requerimientos, una estructura flexible que permita la versatilidad de usos y en la que el número o tamaño de sus dependencias pueda adaptarse con garantía en función de las necesidades reales.