GRANDES DESPACHOS

Vocación icónica: Caixa Forum Zaragoza. Estudio Carme Pinós

El edificio Caixa Forum Zaragoza se levanta en un enclave de transición entre dos zonas de la ciudad que hasta el momento se encontraban separadas. Se plantea un edificio de gran volumen, icono de la ciudad, que resolviendo el programa público y cultural previsto articule estas dos zonas urbanas.

Vocación icónica: Caixa Forum Zaragoza. Estudio Carme PinósVocación icónica: Caixa Forum Zaragoza. Estudio Carme Pinós

Share This

  • linkedin
  • google+

El edificio Caixa Forum Zaragoza se levanta en un enclave de transición entre dos zonas de la ciudad que hasta el momento se encontraban separadas. Se plantea un edificio de gran volumen, icono de la ciudad, que resolviendo el programa público y cultural previsto articule estas dos zonas urbanas.

Los arquitectos del estudio Carme Pinós establecieron dos premisas de partida, por un lado construir un edificio que se entendiese “como una ciudad” y por otro que al habitarlo hiciese sentir parte de ella.

Elevar las salas liberando la planta baja fue el mecanismo que emplearon para resolver estos dos retos iniciales. En la planta baja se sitúa el programa que admite mayor transparencia: el vestíbulo y la tienda, de esta manera el parque público, junto al que se sitúa el edificio, se extiende hacia la ciudad pasando por debajo de éste. Se generan nuevos espacios públicos.

Un jardín parcialmente enterrado se proyecta bajo las salas elevadas, a éste desemboca el auditorio, construido en semisótano. El jardín, que puede interpretarse como su antesala, lo conecta directamente con el parque y, por ende, con la ciudad.

Las dos salas suspendidas se enfrentan entre sí en diferentes niveles, los visitantes cuando salen de una de ellas disfrutan de vistas hacia la ciudad por debajo de la otra y viceversa. Ambas quedan conectadas mediante escaleras mecánicas que durante el trayecto capturan imágenes de la lejanía.

En la parte superior del edificio se sitúa la cafetería y el restaurante, desde el que disfrutar de vistas hacia la ciudad. En el lado opuesto a éstos se localiza una terraza-bar, en diferentes niveles, volcada hacia el Meandro de Ranillas y la Expo de Zaragoza. Queda patente la importancia de conectar el edificio con la ciudad, ya que se establecen continuamente conexiones visuales con ésta, desde sus estancias y a lo largo de todo su recorrido.

El volumen único y rotundo del edificio, que lo convierte en icono y referente del entorno en el que se enclava, pretende erigirse como símbolo del progreso técnico y la generosidad de la cultura, un reflejo de “las mejores cosas de nuestro tiempo”.

© Fotos Ricardo Santonja, Estudio Carme Pinós

© Planos Estudio Carme Pinós

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.