GRANDES DESPACHOS

Vivir en el paraíso. Casa CMA, de Jacobsen Arquitetura

Condicionada por el entorno paradisíaco donde se inserta, la casa CMA, proyectada por el estudio brasileño Jacobsen Arquitetura, consigue la máxima transparencia y ligereza, empleando materiales naturales que la enraízan en la tradición local.

Vivir en el paraíso. Casa CMA, de Jacobsen ArquiteturaVivir en el paraíso. Casa CMA, de Jacobsen Arquitetura

Share This

  • linkedin
  • google+

Condicionada por el entorno paradisíaco donde se inserta, la casa CMA, proyectada por el estudio brasileño Jacobsen Arquitetura, consigue la máxima transparencia y ligereza, empleando materiales naturales que la enraízan en la tradición local.

El estudio Jacobsen Arquitetura creado en 2012 por Paulo Jacobsen y su hijo Bernardo Jacobsen, y con despachos en São Paulo, Río de Janeiro y Lisboa, ha proyectado en Angra dos Reis (Brasil) una residencia de vacaciones, la casa CMA, con vistas al Océano Atlántico.

La parcela, en fuerte pendiente, ha obligado a disponer la casa adaptándose a la topografía del lugar. El programa se descompone en diferentes plataformas, aprovechando las cubiertas y los espacios exteriores como terrazas, solárium, zona de piscina o spa.

El acceso y la comunicación entre las distintas partes de la casa, las terrazas y plataformas, se realiza a partir de una escalera longitudinal, que discurre paralela a una de las medianeras, separando la vivienda de la propiedad colindante. Desde la carretera, en la parte superior, se puede llegar hasta la entrada de la casa mediante una plataforma elevadora, materializada como una caja de vidrio.

Los distintos niveles se crean mediante bandas longitudinales paralelas y escalonadas, permitiendo que las estancias tengas vistas hacia el océano. El volumen superior parece flotar por encima del espacio abierto que cobija debajo. El acristalamiento, de suelo a techo, tamiza la entrada de luz mediante contraventanas de listones de madera. El prisma horizontal se cubre con una cubierta de gran vuelo para mejorar la protección solar.

La casa se ha construido con estructura metálica, para alcanzar grandes luces con muy pocos soportes. El aspecto ligero se refuerza con la inclusión de grandes paños de vidrio. Para mejorar la inserción en el lugar, se ha empleado piedra (en muros, pavimentos y escalones) y madera natural (paneles y listones), rememorando el uso tradicional de estos materiales por la arquitectura local.

En el interior, la madera domina como revestimiento en numerosos paramentos verticales, techos y pavimentos, contrastando con el blanco de determinadas superficies, que hacen de contrapunto. Destaca la creación de filtros visuales mediante la interposición de listones, o el empleo de carpinterías pivotantes, que individualizan las puertas y particiones como planos autónomos al quedar abiertas.

En determinados elementos de separación y cierre se han utilizado paneles similares a las contraventanas exteriores. Estos elementos móviles introducen interesantes cambios en la percepción de los espacios, agrandándolos o reduciéndolos, permitiendo vistas o tamizándolas, e introduciendo sutiles juegos de luces y sombras arrojadas.

Sin lugar a dudas, uno de los espacios más interesantes de la casa es el gran salón a doble altura. Su posición encajada en el terreno se utiliza para sacar partido al juego de niveles, vistas y visuales. La banda acristalada en la parte posterior se sitúa al nivel de entrada a la vivienda. Desde la terraza de acceso, el visitante percibe todo el espacio del salón, pero se le niega la visión del océano.

Únicamente cuando se ha bajado por la escalera, y se ha llegado a la cota de la sala, se percibe la vista del mar. La transparencia conseguida con el cierre acristalado unifica el salón con el espacio a cubierto y la gran terraza delantera. El cerramiento se diluye gracias a los paneles pivotantes, a penas visibles en determinadas visuales.

La actuación se completa con una casa para invitados, construida al otro lado de la carretera. Siguiendo una estética similar, se trata de un gran volumen horizontal de estructura metálica, que se halla levantado del suelo. Los materiales empleados vuelven a ser la piedra y la madera, unificando la imagen de ambas construcciones.

Gracias a Jacobsen Arquitetura, con la casa CMA, el moderno Robinson Crusoe tiene un poquito más fácil la vida en el paraíso.

Fotografías de Fernando Guerra FG+SG

Jacobsen Arquitetura

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
CAPTCHA
Esta pregunta se hace para comprobar que es usted una persona real e impedir el envío automatizado de mensajes basura.