BIOARQUITECTURA

Viaje al centro de la Tierra: intervención en el cráter de Saxhóll por Landslag ehf

El estudio islandés de arquitectos paisajistas Landslag ehf ha ganado el Premio Internacional de Paisaje Rosa Barba 2018, con una intervención respetuosa con el medioambiente y mínimo impacto ambiental que permite la ascensión al mítico cráter de Saxhóll, desde donde Julio Verne inició su Viaje al centro de la Tierra.

Viaje al centro de la Tierra: intervención en el cráter de Saxhóll por Landslag ehfViaje al centro de la Tierra: intervención en el cráter de Saxhóll por Landslag ehf

Share This

  • linkedin
  • google+

El estudio islandés de arquitectos paisajistas Landslag ehf ha ganado el Premio Internacional de Paisaje Rosa Barba 2018, con una intervención respetuosa con el medioambiente y mínimo impacto ambiental que permite la ascensión al mítico cráter de Saxhóll, desde donde Julio Verne inició su Viaje al centro de la Tierra.

Incluido dentro del Parque Nacional Snæfellsjökull, en la península de Snæfellsnes (Islandia), el cono volcánico de Saxhóll se ha convertido en un importante reclamo turístico, en una isla donde se ha cuadruplicado el número de visitantes desde 2010.

El acceso masivo de visitantes, ascendiendo hasta el cráter, empezaba a degradar las pendientes del cono, generando sendas diversas de subida o desgastando los bordes y flancos del cráter. La progresiva pérdida, que las visitas descontroladas provocaban, del frágil ecosistema que se desarrolla en Saxhóll debido a las condiciones climáticas extremas, motivó la búsqueda de una actuación que pudiera garantizar la defensa de la naturaleza y la conservación de su hábitat, compatible con las visitas turísticas.

En el año 2014, el encargo recayó en el estudio islandés de arquitectos paisajistas Landslag ehf, con sede en Reikiavik, cuyo proyecto de intervención desarrollaron Þráinn Hauksson y Jón Rafnar Benjamínsson. Las obras de actuación se completaron en 2016.

El cono volcánico de Saxhóll tiene 45 metros de altura y presenta un cráter de forma ovalada. Ante la inmensa llanura de lava que lo rodea, la elevación se convierte en un impresionante mirador natural desde el que contemplar los glaciares o el Océano Atlántico.

El terreno, sin apenas vegetación, destaca por la presencia de importantes colonias de liquen y musgo multicolor y especies árticas, como el arándano rojo o el tomillo, generando una alfombra de patchwork que se encarama hasta el cráter.

Los senderistas, con sus caminatas de subida, habían conformado un camino de fácil ascenso aprovechando la pendiente que, con el paso del tiempo, se había desmoronado y desdoblado en diversas sendas. La nueva actuación delimita, claramente, una única vía de acceso.

El sendero generado se transforma en una escalera de subida que se apoya en la antigua senda. Consta de dos tramos curvos que se encuentran a mitad de recorrido en un área de descanso donde se ha colocado un banco. La longitud total es de unos 160 metros.

El camino queda conformado mediante unidades independientes de tres metros de longitud, unidas entre sí como una cadena, que pretenden estabilizar la zona de paso. Los escalones de Trámex se sujetan a dos chapas laterales de acero, dando como resultado una senda de 1’5 metros de ancho. Al no existir elementos de anclaje fijos al terreno, se garantiza la reversibilidad, ya que las piezas pueden desmontarse dejando la pendiente natural en su estado original.

El material empleado ha sido el acero Cor-ten, cuya oxidación ha producido una pátina anaranjada que se adapta, perfectamente, a las tonalidades terrosas del cono volcánico, la lava y la vegetación ártica. Por el contrario, en periodos de nevadas, el color naranja destaca visiblemente entre el blanco de la nieve.

La forma curva del trazado siempre lleva aparejada una visión cambiante y tangente del cono, de largas perspectivas y, en gran parte, enfocada hacia el cielo, buscando el mínimo impacto en el paisaje. La ascensión lleva la dirección noroeste, persiguiendo la puesta de sol.

Como baremos para demostrar el éxito de la actuación se encuentran el hecho de que, prácticamente, se han suprimido las caminatas fuera del sendero trazado, así como, la aparición de manto alpino Ladys bajo los escalones, protegido de las pisadas.

La propuesta de Landslag ehf asumió la vulnerabilidad del entorno natural y el paisaje circundante sin restar intensidad a la experiencia del visitante, garantizando su seguridad durante la ascensión. El máximo valor de la intervención consiste en la compatibilidad entre ecología, desarrollo social, económico y turístico en un paisaje amenazado con su degradación. Frente a una amenaza, la respuesta es una nueva oportunidad.

Por estos motivos, el proyecto ha sido seleccionado en diversos premios de arquitectura nórdica y ha conseguido el Premio Internacional de Paisaje Rosa Barba 2018.

Esta escalera al cielo nos conduce hasta el cráter donde se iniciaba el viaje al centro de la Tierra de Jules Verne (Voyage au centre de la Terre, 1864). El visitante que asciende hoy en día al Saxhóll puede rememorar esa aventura, donde el profesor de mineralogía Otto Lidenbrock y su sobrino Axel se adentraban en el corazón del planeta. Aunque no podamos descender por la chimenea del volcán, conservamos las ilustraciones de Édouard Riou con una sugerente recreación.

Fotografías de Landslag ehf

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
CAPTCHA
Esta pregunta se hace para comprobar que es usted una persona real e impedir el envío automatizado de mensajes basura.