REHABILITACIÓN

Vacaciones en un Castillo

¿Estáis planeando las próximas vacaciones? El Castillo de Astley puede ser una muy buena opción, está situado en el centro de Inglaterra en un entorno idílico. Su rehabilitación y adecuación como alojamiento vacacional ha sido posible gracias a la intervención de la organización benéfica “The Landmark Trust”. Vivir por unos días en este histórico castillo sin duda se convertirá en una experiencia inolvidable.

Vacaciones en un CastilloRehabilitación del Castillo de Astley / © “The Landmark Trust”

Share This

  • linkedin
  • google+

¿Estáis planeando las próximas vacaciones? El Castillo de Astley puede ser una muy buena opción, está situado en el centro de Inglaterra en un entorno idílico. Su rehabilitación y adecuación como alojamiento vacacional ha sido posible gracias a la intervención de la organización benéfica “The Landmark Trust”. Vivir por unos días en este histórico castillo sin duda se convertirá en una experiencia inolvidable.




Se trata más bien de una mansión fortificada que ha tenido ocupación continua desde el período sajón. Catalogado con grado II, de importancia nacional. Cuenta con foso perimetral lleno de agua, un lago, la iglesia y los jardines pintorescos que lo rodean que también han sido rehabilitados.





Data del siglo XIII aunque ha sufrido muchas modificaciones a lo largo de su historia. A finales de este siglo se añadieron las almenas y el foso con agua. En 1420 la mansión pasó a manos de la familia Grey, hecho que acabaría asociando el castillo con tres reinas de Inglaterra, Elizabeth Woodville primera reina de York a mediados del siglo XV, Isabel de York hija de la anterior y de Eduardo IV quien se convirtió en esposa de Enrique VII la segunda. Lady Jane Grey la tercera, cuyo reinado duró apenas 9 días.





En la década de 1770, tras pasar varias veces de manos, Sir John Astley alquiló el castillo y le confirió el aspecto que hoy conocemos, construyó las caballerizas y las cocheras. En el siglo XIX fue fuente de inspiración de la escritora George Eliot, Mary Ann Evans. Durante la Segunda Guerra Mundial lo requisaron para convalecencia de hombres de servicio. Hacia 1950 fue restaurado como hotel.





El castillo sufrió un incendio en 1798 que lo dejó al borde del colapso, el abandono y vandalismo empeoraron su situación. En el año 2007 Patrimonio Inglés lo incluía en la lista de los 16 lugares más amenazados de Gran Bretaña. Hacía falta un buen proyecto que le devolviera la vitalidad que se le había arrebatado. "The Landmark Trust" organizó un concurso de arquitectura para restaurarlo, rehabilitarlo y convertirlo en un hito de referencia del siglo XXI. El objetivo era integrar arquitectura moderna de calidad dentro de la cáscara del antiguo castillo.





El estado de ruina en que se encontraba el edificio dificultaba el desarrollo de un proyecto convencional de restauración, rehabilitación y adaptación a su nuevo uso como alojamiento vacacional. Es por ello que "The Landmark Trust" propuso una solución radical, ocupar el castillo “a la manera del siglo XXI”, con arquitectura contemporánea, crear un buen alojamiento moderno dentro de las antiguas ruinas.





Ganaron el concurso los arquitectos Witherford Watson Mann, cuya propuesta mantenían la esencia de la vida en un castillo, y gran parte de las visuales tanto exteriores como interiores. Tras una previa documentación del estado actual desmontaron aquellos elementos que eran insalvables, la nueva construcción consolida y cierra los muros que quedaron en pie de la manera más discreta posible. De modo que la silueta en el paisaje se mantiene sin grandes cambios. Se repararon los muros cortina, el foso y el establo del siglo XVIII. El parque histórico que envuelve al castillo se ha rehabilitado y abierto al uso público a través de diversos senderos.





El fondo patrimonial “Heritage Lottery Fund” apoyó la restauración mediante un programa de acceso y participación de modo que muchas personas conocieron la situación del castillo y colaboraron con el proyecto. Los voluntarios del “British Trust for Conservation” ayudaron en labores de saneamiento y paisajismo. Gran número de escuelas y artistas visitaron el lugar. Finalmente se puso en marcha otro concurso para diseñar un nuevo jardín donde tradicionalmente había existido desde finales del siglo XVII. Con entusiasmo y trabajo han devuelto el castillo de Astley a la vida, una forma de contribuir a su preservación es visitarlo y alojarse en él.





Si os apetecen unas vacaciones en este singular castillo tendréis que esperar hasta 2017, cuelga cartel de completo hasta entonces, y estar atentos ya que en septiembre del presente año abren de nuevo agendas para reservas.





© Fotos y planos “The Landmark Trust”

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.