REHABILITACIÓN

Una reverencia al Templo de Diana

Se ha devuelto el carácter de foro al espacio que circunda el Templo de Diana. La nueva pieza perimetral en forma de “L”  construye un telón de fondo neutro que resalta el monumento a la vez que ordena las irregulares traseras de las edificaciones colindantes. Se trata de una estructura ligera que se posa sobre las ruinas liberando al máximo el plano inferior de la nueva plaza.

Una reverencia al Templo de DianaEdificio perimetral y adecuación del entorno del Templo de Diana

Share This

  • linkedin
  • google+

Se ha devuelto el carácter de foro al espacio que circunda el Templo de Diana. La nueva pieza perimetral en forma de “L”  construye un telón de fondo neutro que resalta el monumento a la vez que ordena las irregulares traseras de las edificaciones colindantes. Se trata de una estructura ligera que se posa sobre las ruinas liberando al máximo el plano inferior de la nueva plaza.




El proyecto recupera el entorno del Templo, que era foro y centro de la ciudad romana de Mérida. Para el arquitecto, José María Sánchez García, supuso un reto desde el principio trabajar en este emplazamiento con tanta carga histórica y arqueológica, en el que no sólo existían trazas romanas sino también del paso del tiempo por la ciudad. El edificio, empleando un lenguaje contemporáneo, da respuesta a esta circunstancia recuperando el espacio romano que siempre rodeo al Templo.





Se trabajó conjuntamente con los arqueólogos para definir pautas de actuación que permitieran que el proyecto pudiese absorber modificaciones ante a nuevos hallazgos arqueológicos.



La pieza perimetral se dispone al borde del solar liberando el máximo espacio para la plaza, respetando los elementos arqueológicos que formaban el antiguo espacio sagrado, el Templo, los estanques laterales y el criptopórtico.





Está formada por una plataforma horizontal a cota similar al podio del Templo y una pantalla vertical, establece una  nueva relación entre el visitante y el monumento. Además genera una importante sombra sobre la plaza.





En los espacios intersticiales entre esta pieza y las edificaciones colindantes se disponen los volúmenes que contienen el programa, cultural y comercial.



La estructura funciona de forma conjunta, el voladizo de hasta 5 metros de luz se equilibra con el peso de los volúmenes que apoyan en el muro perimetral. Para interferir mínimamente en los restos arqueológicos se utilizan micropilotes en la cimentación y se dispone el mínimo número de pilares posible.





El acabado de la pieza se realiza en hormigón blanco con áridos similares a los del podio de modo que se entiende como una masa pétrea artificial que envuelve y ensalza el Templo. De tierra vuelve a ser el pavimento de la plaza, como lo era en tiempos romanos.





Entre otros galardones, recientemente esta intervención ha recibido el gran premio Enor 2014.



© Fotos Roland Halbe, Pablo Calzado y José María Sánchez García.

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.