L'ECRAN, POR ALAIN CARLE

Una complejidad justificada, por Alain Carle

El arquitecto canadiense Alain Carle presenta la “Casa Pantalla”, un edificio cuya compleja geometría nace directamente de la complejidad de la parcela, y no de una idea o concepto preconcebidos.

Una complejidad justificada, por Alain CarleL'Écran, por Alain Carle

Share This

  • linkedin
  • google+

El arquitecto canadiense Alain Carle presenta la “Casa Pantalla”, un edificio cuya compleja geometría nace directamente de la complejidad de la parcela, y no de una idea o concepto preconcebidos.

El condicionante contextual de este proyecto, ubicado junto a un lago, fue lo que permitió al equipo de arquitectos de Alain Carle continuar con la exploración de las posibilidades de trabajo ligadas a la percepción. De forma estrecha, la parcela presentaba varios condicionantes para la implantación del edificio, como el lago, el arroyo o la calle; por ello, el área construible daba como resultante una construcción estrecha e irregular, donde nada ofrecía la oportunidad de diseñar un proyecto fuera de las posibilidades preconcebidas de residencias “de diseño”. La dificultad con respecto a los límites también facilitó la discusión con los propietarios durante la presentación del concepto, ya que no podría presentarse la cuestión de una forma idealizada. En cambio, la parcela imponía un acercamiento no premeditado, anclado en “lo posible” más que en la preexistencia.

El proyecto, así, siguió un largo proceso de gestación en el que la complejidad geométrica fue escrupulosamente verificada in situ para confirmar o descartar ciertos datos relacionados con la calidad de percepción resultante. Esto implicaba esencialmente el bloqueo de la relación con la calle mejorando al mismo tiempo las vistas al lago, tanto desde el interior de las viviendas como desde la calle, creando lineas de visión que marcan las comunicaciones a lo largo del lago.

Como si de una pantalla se tratase, la forma resultante del complejo está articulada mediante un espacio “bisagra”, un vació geométrico resultante de doblar el espacio. Se acordó hacer de este el acceso principal al edificio. Este lugar forma la única brecha importante del edificio, visible desde la carretera que circunda el lago.

Esta especie de patio interior pequeño se abre a la calle y crea una transición entre el vacío y los límites de la construcción, del mismo modo que los “recortes” del proyecto “Les Marais”. Enmarca la recepción y, sobre todo, crea una transparencia que revela una vista “elegida” del lago a través de dos espesores de pared acristalada. Alrededor de este punto central, una escalera en espiral se coloca en la unión delos dos ejes principales de las alas, lo que permite una comunicación entre dos plantas en un punto de encuentro que es al mismo tiempo complejo y rico en “puntos de vista”.

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.