OBRA A FONDO

Una casa por 6,000 euros

Todo el mundo debería tener derecho a una vivienda digna, esto es algo que se recogen en muchas Constituciones de todo el mundo, aunque a la hora de la verdad no es así, encontrándonos miles de casos en los que las familias no tienen dinero para poder adquirir una vivienda digna y viven de mala manera en cualquier sitio.  

Una casa por 6,000 eurosTatiana Bilbao

Share This

  • linkedin
  • google+

Todo el mundo debería tener derecho a una vivienda digna, esto es algo que se recogen en muchas Constituciones de todo el mundo, aunque a la hora de la verdad no es así, encontrándonos miles de casos en los que las familias no tienen dinero para poder adquirir una vivienda digna y viven de mala manera en cualquier sitio.  

Pensando en este gran problema que afecta a todos los países del mundo, la arquitecta mexicana Tatiana Bilbao, ha diseñado una casa sostenible y que puede ser adquirida por poco más de 6.000 euros, una cifra mucho más reducida que la que pueda tener cualquier piso, ático o casa que nos encontremos en el mercado, y que puede construirse, en menos de un mes, mediante un "sencillo manual de instrucciones" por los propios habitantes.

El proyecto parte de la idea de dar calidad de vida a los habitantes sin aumentar el coste y la simplicidad de la vivienda. Para la edificación se optó por usar la forma de la casa arquetípica de techos inclinados que se adapta a las diferentes situaciones geográficas, variaciones sociales y culturales. También se construyó un núcleo central de bloques de hormigón y diferentes módulos de materiales más ligeros y económicos en los alrededores que permiten futuras ampliaciones en diferentes fases.

En su último reto, Bilbao partió de la idea de dar calidad de vida a los moradores, pero sin aumentar coste ni simplicidad. Prueba ello, es que el plan de edificación se ha depurado al máximo y en la propia Bienal de Chicago la casa ha sido construida ante los ojos de los organizadores en apenas tres semanas.

Otro elemento de ruptura en la Vivienda popular es el espacio mismo. Los 63,35 metros cuadrados de la casa (versión rural) superan en un 46% la superficie mínima autorizada en México (43 metros) y que, por cuestión de costes, suele ser la habitual en viviendas sociales. Este mayor tamaño mejora la habitabilidad, y con ella, la sensación de hogar.

El acabado externo, con paredes de colores vivos, incide en este efecto. La construcción puede ser de bloque de adobe o de panel-w (poliestireno con armadura de alambre de acero). A estos materiales se añade en los espacios abiertos el uso, como pared, de pallets industriales de madera. Todo ello se remata con una estructura modular que permite su ampliación sin excesivas dificultades. El resultado, ya probado en una veintena de obras en los estados de Chiapas y Coahuila, son edificaciones de aspecto ligero, cómodo y con una calidad muy superior a la habitual en este tipo de viviendas. Un hogar digno para los más necesitados. Pero también, desde el techo hasta el suelo, un manifiesto contra la pobreza.

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.