Arquitectura

Un poema construido entre árboles: Recordando al arquitecto Antonio Jiménez Torrecillas

Un 16 de junio de hace 5 años, falleció el genial arquitecto, profesor y persona. Tan sólo 52 años que, sin embargo, dejaron una profunda huella en todo aquel que tuvo la suerte de conocerlo y de aprender de él

Un poema construido entre árboles: Recordando al arquitecto Antonio Jiménez TorrecillasUn poema construido entre árboles: Recordando al arquitecto Antonio Jiménez Torrecillas

Share This

  • linkedin
  • google+

Un 16 de junio de hace 5 años, falleció el genial arquitecto, profesor y persona. Tan sólo 52 años que, sin embargo, dejaron una profunda huella en todo aquel que tuvo la suerte de conocerlo y de aprender de él

Fotografía de ANTONIO LUIS MARTINEZ CANO

‘’Recuerdo a una persona a la que hicimos una casa. Había una serie de arboles en ese solar, árboles centenarios, que habían llegado antes que las personas allí. Antes de empezar la casa, hicimos una constelación, un plano topográfico. E hicimos después la casa en torno a eso. Un importante ejemplar era un pino, un pino común, y yo no entendía muy bien de este matrimonio cuando ella decía: ‘’este pino, es muy feo’’ yo no sé si es feo o bonito. Se que está aquí, sé que es real.  Le preguntaba a ella, que tiene dos hijas preciosas ¿cuando haces una fotografía de tus hijas, prefieres a tus hijas o preferirías el bebé precioso que sale en la televisión en el anuncio de papillas?  Creo que no existe una luz perfecta, si no que cada luz es perfecta por pertenecer a un lugar’’

Antonio Jiménez Torrecillas. Fragmento de Spain Alight.

De estas palabras se extrae la esencia que guió uno de sus últimos proyectos en construirse, una vivienda unifamiliar, en la que ampliaba una vivienda construida por los americanos en un bosque de pinos cercano a la playa de Rota, en la cual se lee la creatividad sensible y humilde del arquitecto.

Fotografía de ANTONIO LUIS MARTINEZ CANO 

 Fotografía de ANTONIO LUIS MARTINEZ CANO

La vivienda original tenía dos problemas que solucionar de una pequeña casa abierta a su jardín y a la calle por un vallado mínimo: mayor espacio y máxima intimidad. 

La vista desde el entorno diluye unos volúmenes contundentes camuflándolos con el mismo material de un sencillo vallado de cañizo que actúa también de revestimiento. Sin embargo, se mantiene y potencia la relación con el jardín de la casa, volcando los nuevos espacios al exterior

Fotografía de ANTONIO LUIS MARTINEZ CANO

Fotografía de ANTONIO LUIS MARTINEZ CANO 

 Fotografía de ANTONIO LUIS MARTINEZ CANO

Entramos en la parcela a través de una sucesión de patios cerrados al aire libre, sucediéndose una transición entre el mundo exterior y la tranquilidad del hogar, permitiendo vivir en la más estricta intimidad el clima benevolente gaditano, cuyo carácter está presente en los volúmenes blancos que los conforman, recordando la esencia de la casa patio andaluza.

Fotografía de ANTONIO LUIS MARTINEZ CANO

Fotografía de ANTONIO LUIS MARTINEZ CANO  

Al subir a la piscina es cuando cobran vida las palabras del arquitecto, donde un retorcido pino se enmarca en un muro blanco, dando sombra mientras se sube la escalera de hormigón y disfrutar del sol tumbado en la cubierta de madera o de las valiosas sombras que ofrecen sus pinos

Fotografía de ANTONIO LUIS MARTINEZ CANO

Fotografía de ANTONIO LUIS MARTINEZ CANO

Las preexistencias, tanto naturales como físicas, se reinterpretan desde el nuevo proyecto para formar una nueva realidad llena de matices diferentes, pequeñas y grandes genialidades que solo se encuentran en una suerte de hallazgo de un conflicto que deriva en una belleza única a través de la mirada del arquitecto.

Suerte de la que disfrutan sus habitantes, así como de quien disfruta de la mejor ventana a la catedral de Granada, del que cruza la muralla nazarí que cosió un paisaje, de la luz que le recibe en la estación de Alcázar-Genil. Suerte del que pueda disfrutar de la aquella obra que generosamente hemos heredado, aquella que generosamente nos ha transmitido.

 

 

Antonio Jiménez Torrecillas
Arquitectos técnicos:
 Miguel Ángel Ramos Puertollano + Alejandro García Martínez
Colaboradores: Luis Miguel Ruíz Avilés + Zhou Xianju + Mª Carolina Aurelio + Miguel Ángel Gilabert Campos + Marco Laterza + Floriane flink (arquitectos), José Javier García Navarrete + Gloria Vega Martín + Joaquín Rincón Romero (estudiantes de arquitectura)

 

Fotografías de Antonio Luís Martínez Cano

 

 

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
CAPTCHA
Esta pregunta se hace para comprobar que es usted una persona real e impedir el envío automatizado de mensajes basura.