REHABILITACIÓN

Un paseo entre estratos históricos

Esta intervención en la “praça nova” del castillo de S. Jorge en Lisboa muestra un interesante ejemplo de musealización de un yacimiento arqueológico compuesto por distinto estratos históricos superpuestos. Asegura la protección de los mismos haciéndolos legibles en el contexto espacio-tiempo y facilita su visita.

Un paseo entre estratos históricosMusealización del yacimiento arqueológico “praça nova”

Share This

  • linkedin
  • google+

Esta intervención en la “praça nova” del castillo de S. Jorge en Lisboa muestra un interesante ejemplo de musealización de un yacimiento arqueológico compuesto por distinto estratos históricos superpuestos. Asegura la protección de los mismos haciéndolos legibles en el contexto espacio-tiempo y facilita su visita.

Esta colina  ha sido siempre escogida para asentamientos permanentes o efímeros a lo largo de la historia. Este lugar fue creado y posteriormente transformado por distintas culturas desde la Edad de Hierro hasta época Cristiana.

Había que resolver el problema de la superposición espacial de las distintas culturas, capas superpuestas que se debían mostrar, haciéndolas entendibles dentro de su contexto, por ello el arquitecto, João Luís Carrilho da Graça, propone un marco arquitectónico y paisajístico que haga comunicable y tangible esta complejidad.

Se delimitó la zona  de actuación con un muro de planchas de acero corten que contuviese el terreno perimetral contiguo, permitiendo una vista panorámica del conjunto desde la cota superior para posteriormente acceder a la cota inferior del yacimiento, definiendo planos de visita.

Bajo, en la superficie excavada, distintos elementos organizan temporalmente y protegen los restos. En la capa superior, la de última ocupación, se encuentran vestigios de un fragmento de suelo del que fue Palacio de los Obispos de Lisboa, estos mosaicos quedan protegidos por una estructura en voladizo cuya parte inferior está cubierta por un espejo negro que ofrece una perspectiva vertical del pavimento.

Dando un paso más en la línea del tiempo, en un estrato inferior encontramos estructuras domésticas musulmanas del siglo XI que contienen y aún conservan dos interesantes frescos. La necesidad de proyectar una cubierta para su protección se aprovechó para construir un volumen espacial, fruto de la interpretación conjetural. Los muros blancos, abstractos, encierran la secuencia de espacios de las viviendas organizados en torno a patios. Éstos “flotan” sobre los restos de los muros anclados al terreno en tan sólo seis puntos. La cubierta translúcida de policarbonato y listones de madera matiza la luz interior.

Las excavaciones más profundas, las de la Edad del Hierro, quedan contenidas por muros de acero corten que cortan el tiempo tridimensionalmente. Estos restos se exponen y protegen mediante un volumen compacto con fenestraciones horizontales que invitan a asomarse progresivamente hasta que el punto de vista es adecuado.

También los pavimentos hablan de Tiempos diferentes, se emplea basalto negro para la cota superior y contemporánea y arena, en distintos tonos, para los diferentes espacios colectivos y privados. Mediante esta intervención el lugar recupera la serenidad de otros tiempos, se ha creado un nuevo espacio que musealiza el “Tiempo Acumulado”.

© Fotos FG+SG – Fernando Guerra, Sergio Guerra

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
CAPTCHA
Esta pregunta se hace para comprobar que es usted una persona real e impedir el envío automatizado de mensajes basura.