REHABILITACIÓN

Textil cerámico, nueva piel para una ampliación

La intervención en la Escuela Concertada de las Teresianas en la calle Ganduxer en Barcelona planteó un reto a los arquitectos, Picharchitects, debían proyectar un edificio de nueva planta en un entorno tan singular y con tanta significación como este.

Textil cerámico, nueva piel para una ampliaciónAmpliación Escuelas Teresianas Barcelona

Share This

  • linkedin
  • google+

La intervención en la Escuela Concertada de las Teresianas en la calle Ganduxer en Barcelona planteó un reto a los arquitectos, Picharchitects, debían proyectar un edificio de nueva planta en un entorno tan singular y con tanta significación como este.

Las Escuela necesitaba nuevas aulas y nuevas zonas de recreo cubiertas, ya que debido a su valor patrimonial y las distintas reformas docentes se había quedado sin espacios suficientes. La ampliación debía disponer de las aulas necesarias para albergar todos los cursos de Bachillerato y de cuarto de ESO, y proporcionar una nueva pista deportiva cubierta, para actividades escolares y extraescolares.

Los arquitectos, Teresa Batlle y Felipe Pich-Aguilera, disponen el nuevo edificio respetando la construcción existente, de manera que no entorpezca la visibilidad del pabellón que diseñó Antoni Gaudí.

El nuevo volumen respeta la altura de los edificios colindantes y la distancia pertinente a éstos. Se integra en el conjunto empleando el mismo material de las construcciones existentes, ladrillo cerámico, pero con un nuevo lenguaje moderno. Una gran celosía de tejido cerámico construye la fachada hacia la calle, esta piel exterior filtra la incidencia de la luz y el sol y permite una mayor libertad en la disposición de los huecos necesarios según el uso interior.

Hacia el interior del colegio elementos ligeros y luminosos que favorecen la conexión visual con los edificios históricos.

La planta semisótano debía acoger las pistas deportivas, para proporcionar a éstas un espacio diáfano se proyectó una estructura metálica colgada. Otra característica de la sección constructiva es la chimenea solar que ilumina el distribuidor central desde el que se accede a las distintas aulas en cada planta.

La ubicación del nuevo edificio reestructura los accesos al colegio diferenciando el que corresponde al segundo ciclo. Desde éste puede hacerse uso independiente de los servicios deportivos en horario extraescolar.

El mínimo consumo en climatización y renovación de aire interior fue una premisa desde el inicio, a conseguirla ayuda la vegetación dispuesta en el espacio “entre pieles” que mejora la calidad del aire y coopera en la reducción de la contaminación. Se eligieron sistemas radiantes de climatización por su mayor confort y transferencia térmica.

© Fotos Simón García, arqfoto.com

© Planos Teresa Batlle y Felipe Pich-Aguilera

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.