GRANDES MAESTROS

Sydney Ancher, pionero de la arquitectura moderna en Australia

Dentro de la arquitectura australiana, Sydney Ancher es una figura destacada de la modernidad, al introducir los influjos del funcionalismo y el Estilo Internacional en una obra preocupada por la integración en el lugar y la reinterpretación de las tradiciones locales.

Sydney Ancher, pionero de la arquitectura moderna en AustraliaSydney Ancher, pionero de la arquitectura moderna en Australia

Share This

  • linkedin
  • google+

Dentro de la arquitectura australiana, Sydney Ancher es una figura destacada de la modernidad, al introducir los influjos del funcionalismo y el Estilo Internacional en una obra preocupada por la integración en el lugar y la reinterpretación de las tradiciones locales.

Considerado como uno de los pioneros en la introducción de la arquitectura moderna en Australia, Sydney Edward Cambrian Ancher (1904-1979) se graduó como arquitecto en el Sydney Technical College en 1929, obteniendo, al año siguiente, una beca del Consejo de Arquitectos de Nueva Gales del Sur, con la que pudo viajar a Europa.


Fotografía de State Library of New South Wales

En Londres trabajaría para Joseph Emberton (1889-1956), entrando en contacto con la arquitectura de estilo internacional que se desarrollaba en su estudio. Sus visitas al continente le permitieron conocer la obra de Mies van der Rohe y Le Corbusier, lo que marcaría su evolución posterior.

Tras su vuelta a Australia en 1936, una de sus primeras intervenciones, la casa Prevost (65 Kambala Road, Bellevue Hill, 1937) muestra un influjo evidente de las corrientes europeas y el funcionalismo. La vivienda posee volúmenes abstractos, una geometría limpia, ventanas alargadas, superficies curvas en contraste con superficies rectilíneas, y acabado blanco, todo ello en una adscripción rigurosa al Estilo Internacional. Sobresale, igualmente, el tratamiento libre y abierto de la planta baja, con sus espacios intercomunicados.


Fotografía de Docomomo Australia

Buscando nuevas posibilidades profesionales, Sydney Ancher se trasladó en 1939 a Londres. En esta nueva estancia en Europa le impactaron las cuatro conferencias que Frank Lloyd Wright impartió en la capital inglesa, y el descubrimiento de la arquitectura moderna escandinava. El inicio de la Segunda Guerra Mundial le hizo volver, nuevamente, a Australia, donde se alistó en la Fuerza Imperial.

Tras la finalización del conflicto bélico, reinicia su labor profesional en 1945 con un estudio propio. Sus trabajos se van a desarrollar, fundamentalmente, dentro del campo de la arquitectura residencial, donde apostaría por la modernidad formal y su adaptación a los condicionantes y las tradiciones australianas.


Fotografía de State Library of New South Wales

Sus primeros proyectos sufrieron el rechazo de las administraciones locales, que sistemáticamente se oponían al uso de cubiertas planas y grandes superficies acristaladas. Al ganar el juicio que se estableció contra la casa que diseñó para W. M. Farney (North Curl Curl, 1947), generó un precedente histórico para la aceptación y difusión de la arquitectura moderna en Australia.

Sus diseños de viviendas unifamiliares de finales de 1940 y la década de 1950 se hicieron muy conocidos, mostrando las posibilidades de una nueva arquitectura capaz de integrarse con el lugar, gracias al empleo de grandes terrazas y espacios abiertos, que favorecen la vida al aire libre de sus habitante, con la ayuda del clima templado de Sydney.


Fotografía de State Library of New South Wales

Características de sus primeras obras son la fuerte horizontalidad de los volúmenes, la geometría simple, la integración en el lugar (incluyendo en sus proyectos las rocas o la vegetación circundante) y el empleo de terrazas, porches y pérgolas sacados de la tradición local. Todo esto se aprecia en el conjunto de viviendas construidas en Maytone Avenue, en Killara.


Fotografía de Savills

En 1952, se asociará a Bryce Mortlock (1921-2004) y Stewart Murray (1926-2015). El estudio continuará con la línea iniciada por Sydney Ancher. A la influencia de la arquitectura californiana se sumará el influjo de Japón, especialmente apreciable en la casa Ancher (1957), que el propio arquitecto se construyó en el número 15 de Bogota Avenue, en Neutral Bay.


Fotografía de Stanton Library

Proyectada como un pabellón, la casa destaca por su horizontalidad, con un frente completamente acristalado abierto al jardín. El exterior se coloniza con terrazas y porches, ampliando el espacio mediante pérgolas que alargan la estructura de sutiles vigas y soportes.


Fotografía de Stanton Library

La estructura interior vista de pilares y vigas diferencia ámbitos de techos a distintas alturas, rompiendo la monotonía de un espacio que, de lo contrario, sería demasiado homogéneo. El interior presenta una planta abierta y modulada, con espacios interconectados que pueden ser independizados mediante cortinas, garantizando la flexibilidad y adaptabilidad de la casa.


Fotografías de Stanton Library

El espacio resultante queda fuertemente modulado a causa del empleo de placas y paneles prefabricados, cuyas juntas se remarcan plásticamente. El material empleado en techos y compartimentaciones proviene de la caña de azúcar. Este tipo de paneles de fibras recibía el nombre de Caneite.


Fotografía de Stanton Library

El único proyecto de viviendas públicas que desarrolló el estudio fue Northbourne (1959-1962), en Canberra. El conjunto muestra influencias de la arquitectura alemana, especialmente de la tipología de siedlung. Presenta volumetrías prismáticas, estructura remarcada, grandes franjas acristaladas y espacios abiertos, como terrazas y patios.


Fotografía de National Library of Australia

Las diferentes tipologías se distribuyen en amplios espacios abiertos de carácter peatonal y tratamiento paisajístico. Las diversas unidades y tipos, las hileras, bloques y pequeñas torres, se unifican mediante el diseño de franjas acristaladas que corren continuas a lo largo de toda la altura de las edificaciones. En los últimos años ha surgido una enorme polémica al iniciarse su demolición.


Fotografía de ACT Land Development Agency

Sin abandonar la arquitectura residencial, los encargos a partir de la década de 1960 se diversificaron con edificios dotacionales. Un ejemplo es el Union Building (1965) de la Universidad Nacional de Australia ANU, en Canberra, actualmente denominado Pauline Griffin Building.


Fotografías de ANU

La entrada en el estudio de Ken Woolley (1933-2015), asociado en 1964, introdujo nuevos aires a la arquitectura del despacho, que empezaba a desarrollar programas de mayor complejidad. Esto es especialmente apreciable en el Student Union de la Macquarie University, en Sydney, con una clara inspiración en el brutalismo.


Fotografías de Macquarie University

 

En 1966, Sydney Ancher se retiraba de la vida profesional y dejaba el camino libre a las nuevas generaciones de arquitectos, algunos como Glenn Murcutt formados en su estudio. El reconocimiento a su trabajo le llegó en 1975 cuando le fue concedida la Medalla de Oro de la Royal Australian Institute of Architects RAIA, distinguiéndolo como una de las figuras claves para entender la aceptación de la arquitectura moderna en Australia.

Fotografías de State Library of New South Wales, Docomomo Australia, Stanton Library, National Library of Australia, ACT Land Development Agency, ANU y Macquarie University

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.