"A Single man". Elegancia con Colin Firth y The Schaffer Residence

"A Single Man". La Elegancia y Distinción de Colin Firth y The Schaffer Residence.

Primera película dirigida por Tom Ford, conocido por su trabajo como modisto de Gucci. Es una adaptación de la novela con el mismo título de Christopher Isherwood. Resultó muy innovadora desde el momento de su publicación (1964) por ser considerada como uno de los principales hitos del movimiento de liberación gay. Se estrenó en 2009 y tiene por protagonista a un espléndido Colin Firth, mejor interpretación masculina en el 66º Festival de Venecia.

"A Single Man". La Elegancia y Distinción de Colin Firth y The Schaffer Residence.Colin Firth y Julianne Moore en "A Single Man"

Share This

  • linkedin
  • google+

Primera película dirigida por Tom Ford, conocido por su trabajo como modisto de Gucci. Es una adaptación de la novela con el mismo título de Christopher Isherwood. Resultó muy innovadora desde el momento de su publicación (1964) por ser considerada como uno de los principales hitos del movimiento de liberación gay. Se estrenó en 2009 y tiene por protagonista a un espléndido Colin Firth, mejor interpretación masculina en el 66º Festival de Venecia.


Ambientada en Los Ángeles en 1962, narra la historia de George Falconer (Colin Firth), un profesor universitario británico que lucha por encontrarle sentido a su vida tras la muerte de su compañero sentimental, Jim (Matthew Goode), en accidente automovilístico. Esta pérdida hace que su vida resulte insoportable y decide solucionarlo antes de terminar el día, debiendo decidir si su vida tiene sentido. En este trance lo acompañará su amiga Charley (Julianne Moore).





Es una historia romántica sobre un amor interrumpido, sobre la soledad asociada al ser humano, sobre la importancia de esos pequeños momentos que forman parte de nuestro día a día.



La apuesta visual de Tom Ford es estéticamente excelente ya que lleva a cabo, junto con el director de fotografía, una cuidada recreación de los años sesenta, en la que nos muestra el mundo interior del protagonista: Un profesor refinado y culto, pero en continuo conflicto interno, al tener que ocultar su homosexualidad.





Podríamos pensar que es una Película preocupada únicamente por la Estética o el Diseño pero es mucho más: Es Poética, Elegante, Estudiada e Impecable. Ford logra sumergir al espectador en la intensidad emocional de un hombre abatido. Nuestro protagonista está vivo, es real, emociona a través de la contención. Cualquier suceso al pasar por su mirada, cobra vida.



Completa la Película la acertada Elección de la Casa The Schaffer Residence, una interesante combinación de estilo moderno y futurista diseñada por el arquitecto americano John Lautner en 1949.





Lo principal y característico de esta vivienda es la relación que se establece entre el exterior y el interior, a través de grandes ventanales y una geometría muy dinámica. El espacio fluye por dentro y fuera de la casa, pero también está presente en la distribución, pues cada estancia está separada de la contigua por planos (no puertas) y cambios en la configuración espacial, la iluminación y el mobiliario.



La geometría de la vivienda juega un papel fundamental pues los diferentes planos (muros y techos) dirigen nuestra mirada hacia el jardín y protege las zonas más privadas de la curiosidad de los vecinos.





El diseño de la cocina también se impregna del dinamismo de la casa, con una barra que ayuda a formar una espiral que recorre toda la estancia.



La mezcla de materiales también refleja muy bien el espíritu de la vivienda. Por un lado los electrodomésticos de acero, símbolo de la modernidad y el futuro; por el otro, la madera oscura, más próxima a lo clásico y tradicional, que le da un aire sobrio y señorial, vulnerado por el color verde de la encimera y, cómo no, por la frescura de los espacios, tan alejados de lo convencional.





Los dormitorios, la zona más privada de la casa, muestran lo cuidada que está la relación con el entorno y cómo el espacio se va moldeando para adaptarse a las necesidades sensoriales de cada uso. Para mantener esa privacidad, pero sin renunciar a la luz ni a las vistas, el arquitecto modula el espacio y a la distancia al jardín. Todo ello sin perder la sensación de amplitud y luminosidad.



© Cinema



© Modern Homes



© John Lautner Foundation



© Filmaffinity

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.