REHABILITACIÓN

Rehabilitación de dos viviendas en Oropesa, un nuevo rayo de luz

Las viviendas se sitúan en Oropesa, un pueblo de Toledo a los pies de la Sierra de Gredos. Este municipio es conocido por su castillo que fue construido en 1402 para residencia de una familia de nobles provenientes de la ciudad. La rehabilitación llevada a cabo por los arquitectos Paredes y Pedrosa, transformó interiormente las tres viviendas existentes en dos, más espaciosas y luminosas, preservando las fachadas originales.

Rehabilitación de dos viviendas en Oropesa, un nuevo rayo de luz© Paredes y Pedrosa / © Imágenes Luis Asín

Share This

  • linkedin
  • google+

Las viviendas se sitúan en Oropesa, un pueblo de Toledo a los pies de la Sierra de Gredos. Este municipio es conocido por su castillo que fue construido en 1402 para residencia de una familia de nobles provenientes de la ciudad. La rehabilitación llevada a cabo por los arquitectos Paredes y Pedrosa, transformó interiormente las tres viviendas existentes en dos, más espaciosas y luminosas, preservando las fachadas originales.

Esta familia comenzó a construir una pasarela de piedra sobre arcos y muros que atravesando la ciudad conectara el castillo con la Iglesia del municipio, esta no se terminó. En parte de esta pasarela están insertas las viviendas que los arquitectos, Ángela García de Paredes e Ignacio Pedrosa han rehabilitado y adaptado en el presente proyecto.

El punto de partida eran tres viviendas muy compartimentadas interiormente con escasa iluminación y ventilación. Estas tres pequeñas casas compartían dos patios ubicados tras una fachada antigua, prácticamente inalterada, que estaba atravesada por una arcada de ladrillo; ésta gozaba de protección patrimonial, es por ello que debía mantenerse tal cual se encontraba. Manteniendo las fachadas, los arquitectos optaron por convertir el patio en elemento articulador del proyecto convirtiéndolo en grieta de luz que iluminase, vitalizase y organizase los interiores.

El proyecto modificó los espacios interiores, transformándolos en únicamente dos viviendas, para dos hermanos, que comparten un único patio longitudinal, que conserva los muros de aparejo toledano, y desde el que se disfrutan vistas hacia la torre de la Iglesia, del siglo XVI. Los muros recayentes al patio se encontraban en estado muy deteriorado, es por ello que se cubrieron con un zócalo de ladrillo visto, el mismo material que se utilizó para su pavimento.

En el interior, los paramentos originales de piedra y ladrillo se pintaron de blanco, de esta manera conservaban la textura natural de los materiales pero ganaban en luminosidad. Las nuevas escaleras que se incorporaron en las dos viviendas se realizaron con chapa de acero.

Las cubiertas, a dos aguas, se desmontaron y reconstruyeron un metro por encima del nivel original, reutilizando las tejas y conservando la estructura existente de madera, que queda vista al interior. Se abrió de nuevo una antigua ventana, existente en la fachada principal, recayente al actual patio, que ofrece una vista directa a la Iglesia.

© Imágenes Luis Asín

© Planos Paredes y Pedrosa

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.