ACTUALIDAD

Refugio de lujo: The Bear Stand, del estudio de arquitectura Bohlin Cywinski Jackson

El estudio Bohlin Cywinski Jackson, en asociación con Bohlin Grauman Miller Architects, ha diseñado una casa de vacaciones para alquilar, conocida con el nombre de The Bear Stand, como un refugio de lujo en medio del bosque canadiense.

Refugio de lujo: The Bear Stand, del estudio de arquitectura Bohlin Cywinski JacksonRefugio de lujo: The Bear Stand, del estudio de arquitectura Bohlin Cywinski Jackson

Share This

  • linkedin
  • google+

El estudio Bohlin Cywinski Jackson, en asociación con Bohlin Grauman Miller Architects, ha diseñado una casa de vacaciones para alquilar, conocida con el nombre de The Bear Stand, como un refugio de lujo en medio del bosque canadiense.

The Bear Stand se ubica en Gooderham (Ontario, Canadá) y su proyecto ha sido desarrollado por la firma estadounidense Bohlin Cywinski Jackson, junto al estudio canadiense Bohlin Grauman Miller Architects.

La vivienda se emplaza en un solitario bosque, alejada de poblaciones y vías de circulación, a orillas del lago Contau, en una parcela de 40 hectáreas. Por este motivo, los propietarios pensaron en la construcción de una edificación que se pudiera alquilar como lugar de retiro y descanso familiar, un refugio ideal.

Protegida a su espalda por una pendiente rocosa, la casa se vuelca hacia el lago y potencia las vistas sobre el bosque circundante. El entorno ha sido ligeramente adaptado para la creación de senderos y caminos, o se han construido pequeños muelles o pantalanes para canoas, potenciando la exploración de la naturaleza salvaje donde se haya inmerso el refugio.

El volumen de la casa se dispone paralelo al lago. En un primer nivel, en contacto con el suelo, se desarrolla el programa de la zona de día, con la pieza perpendicular del comedor que se aproxima hacia el lago. La planta alta se dedica a dormitorios y sala familiar, con el volumen perpendicular de los espacios de servicio y zonas húmedas de la habitación principal, que se acercan a la montaña.

En ese punto, desde la casa se puede acceder a la parte media de la colina, que funciona como terraza, una plataforma exterior elevada en contacto directo con el bosque. Encajada en el terreno, la escalera, completamente acristalada, se desarrolla siguiendo la pendiente.

La vivienda presenta grandes vuelos y muros que alargan el espacio acotado por las superficies acristaladas. La potente estructura de madera, con vigas de abeto Douglas, se ve contrarrestada por el empleo de paneles de fibrocemento, de color negro y revestimientos de listones de cedro.

En el interior destaca, de nuevo, el empleo de madera para los distintos revestimientos, como los suelos de nogal. Puntualmente, los paneles de fibrocemento invaden las estancias, generando muros que, partiendo del interior, salen fuera del volumen de la casa. Las partes ciegas de fachada continúan hacia el interior la misma materialidad exterior.

Los dos niveles quedan interconectados gracias a la chimenea que se desarrolla en la doble altura del estar. El vacío generado sobre el salón separa los dormitorios secundarios del principal. La chimenea se contempla como un elemento rotundo y masivo, formalizada como un muro de mampuestos de granito que atraviesa toda la altura de la casa y sobresale por encima de su volumen. Su visión completa se consigue gracias a un lucernario dispuesto en el punto de contacto con la cubierta.

El hormigón visto completa el listado de materiales empleado. Su uso se vincula a los muros de contención y a los elementos en contacto con el terreno. Su encofrado de listones dialoga con las juntas de los revestimientos de madera, aportándole un aspecto táctil que se acomoda bien con la materialidad de la vivienda.

El programa es generoso en espacios acotados, espacios exteriores a cubierto y terrazas. Sobresale el gran porche ubicado tras la chimenea y que, como extensión de la zona de estar, permite ser cerrado con mosquiteras.

Del mismo modo, los espacios de servicio y las zonas húmedas se han diseñado desde un punto de vista sibarita. Jugando con espacios fácilmente conectados con el exterior, al aire libre o con contacto visual pleno con la naturaleza circundante, la casa posee sauna, bañera de hidromasaje y baño japonés de inmersión, tipo ofuro.

El refugio The Bear Stand es apropiado para ser alquilado por familias, ya que cuenta con tres dormitorios dobles y uno infantil donde se han dispuesto literas. El proyecto se vuelca en rememorar la vida en el bosque, la aventura y la exploración, como fantasías de la infancia.

Por su elegante combinación de materiales y su calidad espacial, así como por los sutiles ambientes conseguidos, lujosos pero no abrumadores, The Bear Stand ha conseguido el AIA 2018 Housing Awards. Para los urbanitas más exigentes, una acampada de lujo.

Fotografías de Nic Lehoux

Bohlin Cywinski Jackson

Bohlin Grauman Miller Architects

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
CAPTCHA
Esta pregunta se hace para comprobar que es usted una persona real e impedir el envío automatizado de mensajes basura.