PATRIMONIO

Reconversión de la arquitectura militar: la intervención de Joan Falgueras en la Ciutadella de Roses

La intervención sobre unas antiguas casamatas de la Ciutadella de Roses, según el proyecto del arquitecto Joan Falgueras, no solo recupera estos restos de arquitectura militar, sino que introduce nuevos valores arquitectónicos al paisaje cultural de la fortaleza.

Reconversión de la arquitectura militar: la intervención de Joan Falgueras en la Ciutadella de RosesCasamatas de la Ciutadella de Roses. Arq.: Joan Falgueras. Imagen: Marc Torra

Share This

  • linkedin
  • google+

La intervención sobre unas antiguas casamatas de la Ciutadella de Roses, según el proyecto del arquitecto Joan Falgueras, no solo recupera estos restos de arquitectura militar, sino que introduce nuevos valores arquitectónicos al paisaje cultural de la fortaleza.

La Ciutadella de Roses (Gerona) es un complejo fortificado que se inició a mediados del siglo XVI y cuyo recinto acoge un importante yacimiento arqueológico donde aflora la historia de la ciudad.

Los vestigios conservados recorren un amplio ámbito temporal, desde la fundacional colonia griega de Rhode, a la posterior villa romana y los restos de la necrópolis paleocristiana, edificaciones de época visigoda, arquitectura medieval (como el monasterio románico de Santa María) o la posterior arquitectura militar que, definitivamente, redefinió el lugar.

Vista aérea de la Ciutadella de Roses. Imagen: Jordi Velasco-Ajuntament de Roses

El recinto fortificado se fue adaptando a las necesidades estratégicas, defensivas y funcionales, como sucedió, por ejemplo, a mediados del siglo XVIII en el baluarte de Sant Andreu, cuyas estructuras se cubrieron con bóvedas para acoger las casamatas.

El paso del tiempo y el abandono de su uso militar fue degradando estas edificaciones, conservándose algunas de ellas en estado ruinoso. La recuperación paulatina del recinto ha permitido la instalación de un museo y una sala de exposiciones, convirtiendo la ciudadela en un espacio cultural.

Como apoyo a las labores que se realizan en el parque arqueológico creado, se le encargó al arquitecto Joan Falgueras la recuperación de las antiguas casamatas para su reconversión en almacenes con control climático.

Las casamatas presentan una configuración espacial de dos naves paralelas cubiertas con bóveda. En el caso del baluarte de Sant Andreu, se conservaba una de estas bóvedas, mientras que en la estructura adyacente colapsó su cubierta.

Casamatas de la Ciutadella de Roses antes de su intervención. Imagen: Joan Falgueras

La intervención consistió en la recuperación del volumen original perdido, sin llegar a hacer una réplica exacta de la mitad conservada. Sobre el arranque de la bóveda se dispusieron vigas de madera que reproducen en la cara inferior su curvatura, y sirven de apoyo de la cubierta.

Interior de casamata, Ciutadella de Roses. Arq.: Joan Falgueras. Imagen: Marc Torra

El muro opuesto, en gran parte perdido, no fue recompuesto, limitándose la actuación a trabajos únicamente de conservación. El respeto a la ruina lleva al arquitecto a no permitir el apoyo de las vigas de madera sobre estas estructuras murarias. En su lugar, una hilera de soportes recibe a las vigas y delinea el nuevo cerramiento, ligero y acristalado. El vuelo de esas vigas, más allá de la línea de soportes, permite completar la lectura de la bóveda recreada. Los criterios de conservación han primado sobre la idea de la reconstrucción. El paso del tiempo y la degradación son parte de la historia de estos restos patrimoniales y, como tal, sus huellas se conservan como un valor añadido.

Bóveda reconstruida de casamata, Ciutadella de Roses. Arq.: Joan Falgueras. Imagen: Marc Torra

Muro existente y bóveda reconstruida, Ciutadella de Roses. Arq.: Joan Falgueras. Imagen: Marc Torra

Como remate del conjunto, las cubiertas, formalizadas a dos aguas, se integran entre los taludes del entorno inmediato gracias a su acabado de tierra y a la plantación de especies vegetales xerófilas.

Cubierta de las casamatas, Ciutadella de Roses. Arq.: Joan Falgueras. Imagen: Marc Torra

El cierre de los testeros no se enrasó con las cubiertas. En el fondo de las edificaciones se genera, en consecuencia, una especie de patio inglés que mejora la ventilación y las condiciones de salubridad. Por su parte, el retranqueo del frente permite la instalación de una doble fachada: por un lado, el cerramiento del espacio interior, y por otro, la conformación del volumen exterior mediante montantes de madera que funcionan como protección solar y ocultan la maquinaria de climatización, dispuesta a una altura intermedia.

Casamatas, Ciutadella de Roses. Arq.: Joan Falgueras. Imagen: Marc Torra

Casamatas, Ciutadella de Roses. Arq.: Joan Falgueras. Imagen: Marc Torra

Casamatas, Ciutadella de Roses. Arq.: Joan Falgueras. Imagen: Marc Torra

El empleo de la madera, su tonalidad y su configuración se integran perfectamente en el entorno, sin competir con los restos patrimoniales. Su aspecto frágil y desmontable contrasta con el carácter masivo y pesado de los muros de fábrica, permitiendo su identificación como arquitectura contemporánea, evitando la mímesis y el falso histórico.

Casamatas, Ciutadella de Roses. Arq.: Joan Falgueras. Imagen: Marc Torra

Casamatas, Ciutadella de Roses. Arq.: Joan Falgueras. Imagen: Marc Torra

https://joanfalguerasfont.wordpress.com

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.