REHABILITACIÓN

Reaprovechando tejas usadas, Nave 8B Matadero Madrid

El matadero industrial y mercado municipal de ganados de Madrid estuvo en funcionamiento durante la mayor parte del siglo XX. Constituido por 48 edificios ocupaba una superficie de 165.415 metros cuadrados. En 1911 comenzó su construcción que continuó hasta su inauguración en 1924. El arquitecto encargado del proyecto fue Luis Bellido. 

Reaprovechando tejas usadas, Nave 8B Matadero MadridRehabilitación Nave 8B del antiguo Matadero de Madrid

Share This

  • linkedin
  • google+

El matadero industrial y mercado municipal de ganados de Madrid estuvo en funcionamiento durante la mayor parte del siglo XX. Constituido por 48 edificios ocupaba una superficie de 165.415 metros cuadrados. En 1911 comenzó su construcción que continuó hasta su inauguración en 1924. El arquitecto encargado del proyecto fue Luis Bellido. 


Siguiendo el modelo alemán de pabellones aislados relacionados mediante viales y presididos por la “Casa del Reloj”, edificio administrativo en el eje de la composición, se agruparon los edificios en cinco sectores de producción, dirección y administración, matadero, mercado de abastos, mercado de trabajo y sección sanitaria. Contaba además con viviendas para trabajadores y capilla.





A partir de 1970 las instalaciones van quedando obsoletas, durante los años 80 el matadero se trasladó a la periferia de la ciudad, cayendo el conjunto en el abandono que propició un rápido deterioro. A partir de aquí algunos de los edificios se intervinieron y transformaron para acoger nuevos usos. En 1997 se calificó el recinto como bien catalogado según el Plan General de Ordenación Urbana de 1997.





Una de las primeras construcciones de hormigón armado en España, a principio de siglo XX, momento en que estaba gestándose el movimiento moderno. Un edificio industrial que se basa en las directrices modernas de los grandes edificios industriales europeos pero con estética neomudéjar fruto del intento de otorgarle un significado nacional castizo.





Se buscaron instituciones que pudiesen colaborar en la rehabilitación de todas estas naves y dotarlas de contenido convirtiendo el conjunto en foco cultural de vanguardia internacional. Una de estas instituciones era Intermediae que asumió el proyecto piloto de intervención en la nave 17C del Matadero.



El equipo del arquitecto Arturo Franco Díaz ganó el concurso para la rehabilitación de las naves 8 y 9. Paralizada la intervención por la crisis se les instó a realizar un proyecto urgente para acondicionar una pequeña parte, la nave 8B, que albergaría la administración de todo el matadero.





Se requería una pequeña zona de trabajo, un almacén y un espacio polivalente. La rehabilitación necesariamente debía restituir la cubierta de teja plana sobre tablero y rasillas, que se encontraba deteriorada y con parches, reforzar la estructura y acondicionar el interior para su nuevo uso, tanto térmica como acústicamente.





La solución constructiva que se ejecutó distaba del proyecto inicial. Se reaprovecharon las tejas, que estaban preparadas para llevarlas a vertedero, procedentes de los distintos edificios del conjunto. Redirigieron el proyecto para emplearlas en resolver los distintos cerramientos, divisiones interiores y revestimientos. Entendiéndolas desde un concepto nuevo, como elementos cerámicos apilables que aportan una cálida textura a los espacios. Las distintas disposiciones de éstas permiten incluso formar celosías dejando huecos sin rellenar, potenciando la calidad del lugar con estas tamizadas entradas de luz.



© Fotos Carlos Fernandez Piñar

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.