MIEL ARQUITECTOS DISEÑA UN MICRO APARTAMENTO TURÍSTICO EN BARCELONA

Piso Salva46, un micro-apartamento compartido. Miel Arquitectos

Salva46 es el segundo proyecto que Elodie Grammont y Miguel Ángel Borrás del estudio barcelonés Miel Arquitectos llevan a cabo sobre el programa de piso turístico en su ciudad. Esta temática, que trabaja conjuntamente la experiencia de la habitación de hotel con la de okupar la casa de un amigo mientras se ausenta por vacaciones, hibrida domesticidad y lujo, sorpresa y cotidianidad, un juego de contrarios que se enaltece con el afán de estos jóvenes arquitectos por exprimir las tres dimensiones.

Piso Salva46, un micro-apartamento compartido. Miel ArquitectosSalva46 por Miel Arquitectos

Share This

  • linkedin
  • google+

Salva46 es el segundo proyecto que Elodie Grammont y Miguel Ángel Borrás del estudio barcelonés Miel Arquitectos llevan a cabo sobre el programa de piso turístico en su ciudad. Esta temática, que trabaja conjuntamente la experiencia de la habitación de hotel con la de okupar la casa de un amigo mientras se ausenta por vacaciones, hibrida domesticidad y lujo, sorpresa y cotidianidad, un juego de contrarios que se enaltece con el afán de estos jóvenes arquitectos por exprimir las tres dimensiones.

El encargo fue construir dos estudios independientes cada uno con su baño privado en un antiguo apartamento entre medianeras. Compartiendo una zona común central de acceso, cocina y sala de estar, cada uno de los habitáculos vuelca sobre una de las dos fachadas del inmueble, permitiendo así el mayor aprovechamiento del espacio y la optimización de luz natural y ventilación.

El objetivo de los diseñadores fue desde un principio claro. Se trataba de conseguir un equilibrio de privacidades, así, cada una de las células puede cerrarse sin impedir quel a luz natural pase a través de él hasta el centro del piso, pero durante la noche ambos pueden aislarse acústicamente mediante una excelentemente bien resuelta puerta corredera maciza. Como citan los mismos autores: “cada uno en su casa y Dios en la de todos”.

Con una altura de 3,40m, Elodie y Miguel Ángel tuvieron claro que debían aprovechar el espacio volumétricamente, y de esta manera decidieron dinamizar la cota habitable superior mediante dos altillos polivalentes que levitan sobre las camas y que sirven para el descanso y estudio de los habitantes.

La recuperación y reutilización de los mosaicos hidráulicos originales del apartamento junto a la aportación de una cocina recuperada de otra vivienda cerca de Sitges, marcaron la pauta para definir la materialidad del resto de espacios: perímetros hidráulicos dibujan moquetas y desplazamientos, parquet industrial que se extiende por el resto del del plano suelo, una pátina blanca que congela las arrugas del edificio en el estado original (regatas, refuerzos, ventanas selladas...) y finalmente un bestiario de muebles desenfadados que ensamblan “ikeas” con maderas, piedras o metales en los diferentes espacios del apartamento.

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
CAPTCHA
Esta pregunta se hace para comprobar que es usted una persona real e impedir el envío automatizado de mensajes basura.