GRANDES DESPACHOS

Paseo Marítimo de Badalona, por Espinàs i Tarrasó

El nuevo paseo marítimo de Badalona, diseñado por el despacho de arquitectura Espinàs i Tarrasó, está pensado a escala del frente urbano construido sobre el pasado industrial de la ciudad, estableciendo un diálogo con el recuperado paisaje natural. Un cuidadoso trabajo topográfico cierra la perspectiva de la playa contra la nueva marina, crea las plazas de relación entre los dos lados del trazado ferroviario en el antiguo puente de Eduard Maristany y constituye la secuencia de acceso de la ciudad al mar. La contundente elección de materiales y la escala que el sistema de alumbrado confiere al conjunto ayudan a la comprensión del paisaje desde una óptica de ámbito metropolitano. Los paseos paralelos de madera y hormigón resuelven las dificultades de la propiedad de los terrenos entrelazados por la distribución de la vegetación de palmeras de cinco especies diferentes que, asociadas a una plantación de tamariscos a lo largo de todo el trazado, dotan al paseo de un carácter propio.

Paseo Marítimo de Badalona, por Espinàs i TarrasóEspinàs i Tarrasó

Share This

  • linkedin
  • google+

El nuevo paseo marítimo de Badalona, diseñado por el despacho de arquitectura Espinàs i Tarrasó, está pensado a escala del frente urbano construido sobre el pasado industrial de la ciudad, estableciendo un diálogo con el recuperado paisaje natural. Un cuidadoso trabajo topográfico cierra la perspectiva de la playa contra la nueva marina, crea las plazas de relación entre los dos lados del trazado ferroviario en el antiguo puente de Eduard Maristany y constituye la secuencia de acceso de la ciudad al mar. La contundente elección de materiales y la escala que el sistema de alumbrado confiere al conjunto ayudan a la comprensión del paisaje desde una óptica de ámbito metropolitano. Los paseos paralelos de madera y hormigón resuelven las dificultades de la propiedad de los terrenos entrelazados por la distribución de la vegetación de palmeras de cinco especies diferentes que, asociadas a una plantación de tamariscos a lo largo de todo el trazado, dotan al paseo de un carácter propio.

El Paseo Marítimo de Badalona, en el tramo comprendido entre la Calle del Mar y la Nova Marina, completa la transformación urbanística de la zona industrial que configuraba el litoral sur de la fachada marítima de la ciudad.

El ámbito comprende en longitud los 1200m que separan el extremo sur de la Rambla de Mar –centro de Badalona- y el Muelle de protección del Puerto de la Marina. La anchura, variable en función de la morfología urbana, oscila entre los 5.20m y los 67.00m en el ensanchamiento enfrente de la estación, gran espacio público de transición entre el eje peatonal de la Rambla y el nuevo Paseo Marítimo. En el extremo sur del paseo, éste se transforma en una gran plaza de acceso al primer y segundo nivel de las futuras instalaciones portuarias –cotas 4.87m y 8.60m respectivamente- llegando a alcanzar una anchura máxima de 90m. La superficie total estimada es de 6.20ha.

El proyecto afronta la unión de los dos polos de atracción con un lenguaje continuador de los criterios que han regido la resolución de los espacios públicos en la urbanización del Sector 3 del Frente Marítimo de la ciudad, también proyectado por Olga Tarrasó y Julià Espinàs, directores del despacho.

En el proyecto se ha resuelto la complejidad dada por las características del terreno que impedía la consolidación del paseo dentro de la zona de delimitación marítimo-terrestre (ZMT), mediante el desarrollo de dos paseos en paralelo sobre un eje longitudinal continuo, uno de hormigón "in situ" y uno de madera. Transversalmente, estas dos franjas de material acompañan la transición entre el terreno firme y la arena.

La arena artificial usada para escalones, gradas y límites, relaciona la calidad y el color de los materiales de la urbanización del Sector 3 y la arena de la Playa.

Los problemas topográficos causados por la necesidad de franquear el paso de la línea de ferrocarril de la costa y la irrupción en el paisaje de los muros de protección de la nueva Marina se han resuelto mediante un cuidadoso estudio altimétrico que dota de carácter al lugar.

El paso por debajo del tren en la avenida de Martí i Pujol, se ha abierto para crear una perspectiva frontal en el acceso a la playa, resolviéndose con una suave rampa-escalera limitada por una pendiente continua que desemboca sobre el paseo.

El diseño del acceso a la estructura preexistente del Puente del Petróleo ha sido tratada con el mismo lenguaje de integración a la continuidad del paseo, teniendo en cuenta su ubicación respecto a la plaza del Sector 3 conformada por los iconos urbanos del Anís del Mono y la Llauna.

El extremo sur de todo el recorrido, en la salida del interceptor de Maria Auxiliadora y los muros de protección de la Marina que suponían un abrupto corte en la perspectiva del arenal, se ha resuelto con una plaza inclinada con una gran superficie de gradas que da continuidad al color de la arena y se convierte en un punto elevado desde donde se puede observar el conjunto del frente marítimo.

En cuanto a la vegetación se proponen especies resistentes a la salinidad –palmeras como la Bútia, el Sabal, el Arecastrum, Washingtonias y tamarix gallicayi pentandra- distribuidas aleatoriamente según módulos, formando grupos dentro y fuera de la franja de madera y arena. La plantación de tamarix (de dos especies con distintos periodos de floración) se resuelve en agrupaciones para proporcionar grandes ámbitos boscosos de sombra.

 

ESPINÀS i TARRASÓ SCP se constituyó como estudio de diseño, arquitectura y paisaje en 1991 con la colaboración de Olga Tarrasó Climent, arquitecta, y Julià Espinàs Casas, diseñador.

En su experiencia profesional se han desarrollado proyectos que van desde el diseño de espacios efímeros (exposiciones en el CCCB, gráfica y montaje de Barcelona UIA96) a planes directores para el desarrollo de zonas urbanas (Zac de Saint-Ouen, París) pasando por el diseño de mobiliario urbano y una amplia experiencia en la transformación urbana alcanzando el detalle del proyecto de ejecución (Puerto de Barcelona, Campus universitario de la UPC Besòs).

En los últimos veinte años han desarrollado a nivel constructivo proyectos de gran formato, así como planes directores de criterios de urbanización en los cuales se han definido también los criterios básicos de circulación y las estrategias de estacionamiento.

La principal prioridad en el desarrollo de los proyectos es la adaptación de la propuesta de arquitectura y paisaje al contexto en que se sitúa, gracias al estudio y respeto de los elementos preexistentes, llegando incluso al diseño del mobiliario urbano, señalización e iluminación.

Olga Tarrasó, como integrante entre 1982 y 2001 de la Oficina de Proyectos Urbanos del Ayuntamiento de Barcelona, ha desarrollado proyectos de transformación urbana como el entorno del Puerto de Barcelona, el Paseo Marítimo de Ciutat Vella y el eje cívico sobre la cobertura de la Ronda del Mig, cinturón viario de la ciudad.

Fotografía por Adrià Goula y Julià Espinàs

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.