GRANDES DESPACHOS

¿Nos vamos a la granja? Museo de Arte Parrish de Herzog & de Meuron

Uno de los últimos proyecto de los arquitectos Herzog & de Meuron, es una estructura marcadamente horizontal que se posa en el paisaje modestamente pudiendo parecer un granero o almacén agrícola. Pero estas nuevas estructuras son la sede del Museo de Arte Parrish en Long Island.

¿Nos vamos a la granja? Museo de Arte Parrish de Herzog & de MeuronMuseo de Arte Parrish de Herzog & de Meuron

Share This

  • linkedin
  • google+

Uno de los últimos proyecto de los arquitectos Herzog & de Meuron, es una estructura marcadamente horizontal que se posa en el paisaje modestamente pudiendo parecer un granero o almacén agrícola. Pero estas nuevas estructuras son la sede del Museo de Arte Parrish en Long Island.




El edificio  de la sede del Museo de Arte Parrish  se compone de dos alas unidas por un espacio de forma circular.  La disposición de las alas no es aleatoria sino que permite sacar el máximo provecho a la luz natural proveniente de la orientación norte.





Los arquitectos Herzog & de Meuron han rescatado el arquetipo de la vivienda tradicional con cubierta a dos aguas, que es la generadora de las dos alas que componen el edificio, recordando en cierta medida la resolución utilizada en la galería muebles VitraHaus con volúmenes apilados.





Las dependencias del museo y las galerías se colocan en una banda bajo las dos grandes cubiertas buscando y remarcando la idea de los arquitectos de la imagen de un gran paraguas protector.



La poderosa cubierta con aleros crea zonas de protección de la lluvia y del sol. Es una gran zona de sombre que rodea todo el perímetro del edificio y que crea una zona de gran amplitud en la cafetería que esta pensada para talleres, eventos y exposiciones al exterior.



El museo está configurado con diez salas de exposiciones de dimensiones y formas muy proporcionadas y que se adaptan fácilmente a las necesidades ya que se pueden combinar entre ellas porque las particiones son móviles.

El sistema constructivo es de gran sencillez y refuerza la idea de la tradición adaptada a la actualidad. Las vigas y correas de la cubierta se disponen de manera ordenada y son el eje unificador del proyecto. La materialidad nos pone en contacto con los medios locales y los montajes sencillos.





Las paredes exteriores son de hormigón y funcionan como estructura principal del edificio. Para aliviar la escala de los mismo se ha dispuesto un banco corrido en el perímetro para contemplar es paisaje y sentarse a disfrutar.



El edificio parece llevar en ese lugar toda la vida, es una obra única e integrada en el paisaje.





© Herzog & de Meuron

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.