ARQUITECTURA SOSTENIBLE

Muros de barro y mimbre tejido que bastan para construir escuelas

Los arquitectos Nicolas Coeckelberghs y Dorian Vauzelle Mamoth nos muestran el fruto de su colaboración con los trabajadores locales de la ciudad marroquí de Aknaibich, la construcción de un edificio educativo utilizando materiales locales y económicos como el ladrillo de adobe o el cañizo.

Muros de barro y mimbre tejido que bastan para construir escuelasEscuela preescolar en Aknaibich

Share This

  • linkedin
  • google+

Los arquitectos Nicolas Coeckelberghs y Dorian Vauzelle Mamoth nos muestran el fruto de su colaboración con los trabajadores locales de la ciudad marroquí de Aknaibich, la construcción de un edificio educativo utilizando materiales locales y económicos como el ladrillo de adobe o el cañizo.




Nicolas Coeckelberghs del estudio belga BC Architects and Studies y Dorian Vauzelle del Mamoth Collective fueron invitados por la organización francesa GoodPlanet Foundation para supervisar la ampliación de una escuela existente, y proporcionar una instalación digna dedicada a los niños en edad preescolar.





La escuela está situada en la parte nueva de la ciudad, donde la mayoría de los edificios están construidos mediante hormigón.



Las técnicas tradicionales de construcción empleadas en el proyecto incluyen el uso de las cimentaciones inclinadas de roca existentes en el lugar, y muros portantes formados a partir de ladrillos de adobe secados al sol. Estas paredes están acabadas con un enfoscado compuesto de tierra, paja y arena.





La parcela del edificio dictó algunas de las características clave del diseño, incluyendo el posicionamiento de la mayoría de las ventanas y puertas de la fachada norte para permitir el acceso de la luz solar indirecta al interior de las estancias.





Un grueso muro orientado al sur con aberturas pequeñas y profundas ayuda a minimizar la ganancia solar no deseada durante el día, pero almacena el calor del sol y poco a poco lo libera cuando al anochecer, cuando es necesario.





Las paredes interiores están hechas de tierra apisonada y acabadas con un yeso hecho de arcilla y yeso para dar un acabado liso que ayuda a reflejar la luz.





El equipo también diseñó el ajardinamiento de la zona de juegos adyacente, protegida por una pérgola cubierta de mimbre que también incorpora asientos para que pueda ser utilizada como un aula externa.



Los métodos empleados en el desarrollo de la escuela y el presupuesto de 18.000 libras están destinados a demostrar el potencial de la integración de la construcción tradicional junto con las técnicas de construcción más modernas para crear una arquitectura asequible.



El proyecto fue gestionado por el arquitecto Frank Stabel y contó con la participación de un grupo de estudiantes de arquitectura de la universidad belga KU Leuven, así como de los trabajadores locales.





Fotografía de Frank Stabel.



 

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.