GRANDES MAESTROS

Louis H. de Koninck, arquitectura belga de Estilo Internacional

A pesar de no ser tan conocido como otros maestros europeos, la obra del arquitecto belga Louis Herman de Koninck, desarrollada durante las décadas de 1920 y 1930, destaca por sus innovaciones formales en el campo de la arquitectura residencial, constituyendo una importante aportación al Estilo Internacional.

Louis H. de Koninck, arquitectura belga de Estilo InternacionalVilla Berteaux, Bruselas. Louis Herman de Koninck. Fotografía de Dennis de Smet

Share This

  • linkedin
  • google+

A pesar de no ser tan conocido como otros maestros europeos, la obra del arquitecto belga Louis Herman de Koninck, desarrollada durante las décadas de 1920 y 1930, destaca por sus innovaciones formales en el campo de la arquitectura residencial, constituyendo una importante aportación al Estilo Internacional.

Posiblemente, se pueda considerar a Louis Herman de Koninck (1896-1984) como el mejor representante del Movimiento Moderno en Bélgica. Sus estudios en la Academia de Bellas Artes de Bruselas los completará con los cursos de la Escuela Industrial, que marcarán su posterior trayectoria, centrada en los procesos de prefabricación y normalización industrial, o la construcción de delgadas láminas de hormigón armado.

Las influencias iniciales recibidas tanto de la arquitectura de Victor Horta como de los diseños de la Secesión vienesa, darán paso a una etapa de madurez claramente enmarcada en el Movimiento Moderno. Buen ejemplo de ello son sus proyectos de viviendas que, a pesar de su reducido tamaño y programa mínimo, muestran la evolución en una continua investigación formal.

La sencillez volumétrica y las formas prismáticas caracterizan sus primeros proyectos, como la casa propia que se construyó en 1924. El volumen de la casa-taller para un pintor que diseñó, en 1926, en la avenida Fond’roy en Uccle (Bruselas), la Maison Lenglet, se ve perforado por ventanas horizontales que, en un alarde estructural, doblan las esquinas, negando su materialización. Las carpinterías enrasadas con las fachadas y los perfiles delineando las aristas remarcan el carácter superficial de los cerramientos, suprimiendo sombras arrojadas y líneas de sombra. En el interior, sobresale el taller a doble altura y de iluminación cenital.

En 1931, para el paisajista Jean Canneel construyó una casa en la avenida I. Gerard en Auderghem (Bruselas). Tras contactar con Le Corbusier, el propietario rechazó todas sus propuestas, traspasando el encargo a Louis H. de Koninck. La Villa Canneel muestra una sencilla composición volumétrica, con grandes superficies acristaladas y amplias terrazas, favoreciendo el contacto con la naturaleza. El diseño del jardín corrió a cargo del propio Canneel. Desafortunadamente, la edificación fue demolida en 1970.

En el caso de la Maison Dotremont, al tratarse de una vivienda entre medianeras ubicada en la rue de l’Echevinage, en Uccle (Bruselas), construida entre 1931 y 1932 para un coleccionista de arte, la experimentación se llevó a cabo en el espacio interior, buscando el juego de dobles alturas, niveles diferentes y superficies transparentes, translúcidas y opacas. El resultado conseguido es un espacio fluido y de iluminación matizada.

La casa fue restaurada en 1979, modificando parcialmente la cocina y los baños. Una reciente intervención, en el año 2012, llevada a cabo por Atelier d’Architecture du Congrès (dirigido por el arquitecto Frederic Hossey) ha devuelto las estancias a su estado original, restaurando, además, fachadas y carpinterías.


Fotografías de Vincent Everarts

A mitad de la década de 1930, sus diseños empiezan a mostrar influencias del Art Déco, las líneas aerodinámicas del streamline moderne y sus formas curvadas. Un ejemplo es la Villa Berteaux (1937), construida para un ingeniero, y ubicada en la avenida Fort Jaco, en Uccle (Bruselas). Esquinas y cuerpos redondeados, ventanas circulares, chimeneas o barandillas, son una referencia directa a la estética marítima.


Fotografías de Dennis de Smet

Los espacios interiores, ampliamente iluminados, destacan por su fluidez y sus amplias panorámicas hacia el jardín y los espacios exteriores. Compartimentaciones móviles unifican espacios y amplían estancias, flexibilizando el uso de la zona de día.


Fotografía de Dennis de Smet

 

Junto a su arquitectura residencial, cabe destacar el amplio trabajo de Louis Herman de Koninck en el diseño de elementos estandarizados de mobiliario para el hogar, perfilería y estructuras metálicas (bungalow Acia, 1945), particiones interiores y sistemas desmontables de construcción en madera (sistemas Metrikos y Tecta, 1939).

De todos estos diseños, el mobiliario de cocina fue el de mayor repercusión. Las investigaciones desarrolladas entre 1927 y 1929 desembocaron en el modelo CIAMB, presentado en el tercer congreso CIAM, organizado en Bruselas en 1930. Su comercialización se inicia un año después bajo la marca “Cubex”, distribuida por los establecimientos Van de Ven hasta 1965. Se trata de un hito de la cocina moderna, puesto que fue uno de los primeros sistemas de muebles estandarizados que podían ser superpuestos y yuxtapuestos, estableciendo el módulo básico de 60 cm.

La calidad de la arquitectura de Louis Herman de Koninck fue reconocida en su momento, como lo demuestra la inclusión de la Maison Lenglet en la publicación The International Style: Architecture since 1922, que Henry-Russell Hitchcock y Philip Johnson escribieron como consecuencia de la exposición llevada a cabo en el Museo de Arte Moderno de Nueva York, en 1932. (Versión en castellano: HITCHCOCK, Henry-Russell; JOHNSON, Philip: El Estilo Internacional: Arquitectura desde 1922. Madrid, Colegio Oficial de Aparejadores y Arquitectos Técnicos de Madrid, 1984, págs. 186-187).

Fotografías de Dennis de Smet y Vincent Everarts

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
CAPTCHA
Esta pregunta se hace para comprobar que es usted una persona real e impedir el envío automatizado de mensajes basura.