REHABILITACIÓN

Loft en antigua fábrica de fundición en Brooklyn

Este renovado loft se encuentra en Brooklyn ubicado en una antigua fábrica de fundición construida en 1913. En 1980 la fábrica se transformó para su nuevo uso residencial, las columnas y el forjado de hormigón se ocultaron bajo revestimientos y particiones. La actual reforma elimina lo superfluo dejando la estructura histórica original vista, devolviendo la autenticidad al edificio.

Loft en antigua fábrica de fundición en Brooklyn© SABO project

Share This

  • linkedin
  • google+

Este renovado loft se encuentra en Brooklyn ubicado en una antigua fábrica de fundición construida en 1913. En 1980 la fábrica se transformó para su nuevo uso residencial, las columnas y el forjado de hormigón se ocultaron bajo revestimientos y particiones. La actual reforma elimina lo superfluo dejando la estructura histórica original vista, devolviendo la autenticidad al edificio.

Despojado el espacio de los revestimientos y el falso techo que lo habían ocultado durante más de treinta años los arquitectos, SABO project, proyectaron un nuevo interior de líneas sinceras y limpias, elegante, en el que el espacio fluye continuo entre las distintas estancias.

Por debajo de la altura total del forjado de hormigón, de aproximadamente 3’66 metros, definieron una nueva cota, 2’34 metros, para los elementos y las particiones que compartimentarían la vivienda.

Los nuevos tabiques que delimitan el baño y la habitación y los armarios diseñados a medida se rigen por esta cota, no alcanzando el techo, de manera que visualmente queda conectada toda la vivienda en un continuo espacial, cada recinto se expande más allá de sus límites.

El cerramiento del baño y la habitación se completa con vidrio transparente hasta el forjado no interfiriendo en las visuales, consigue privacidad sin renunciar a la luz natural que invade superiormente las estancias.

Diseñaron un volumen central que articula los diferentes espacios, una caja blanca cuyo interior  resuelve gran parte del almacenaje ya que parcialmente se convierte en vestidor del dormitorio. La parte superior de la caja se convierte en entresuelo útil aumentando la superficie para otras actividades.

El blanco se convierte en protagonista de paramentos y techos, color neutro y puro que contrasta con el hormigón visto de la estructura. El color y la calidez los aportan los cubículos de almacenaje que se apoyan en el muro de la cocina y se prolongan hasta el del volumen central, se disponen deslizados en un divertido gesto.

El baño también queda inundado de color por las baldosas cerámicas en forma de rombo en diferentes tonos azules, grises y blancos. Que se dispusieron siguiendo patrones combinando los 9 tonos diferentes, tanto en las paredes como en el suelo.

© Fotos y planos SABO project

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.