ARQUITECTURA SOSTENIBLE

“Le port franc”, sala de música con contenedores reciclados

En la ciudad de Sion, al sur de Suiza, los arquitectos “Savioz Fabrizzi architectes” han construido con contenedores marítimos en desuso un fantástico espacio para la música contemporánea en el interior de una edificación existente. Fue diseñado para convertirse en centro cultural alternativo de referencia para la comunidad.

“Le port franc”, sala de música con contenedores reciclados© Savioz Fabrizzi architectes / © Imágenes Thierry Sermier

Share This

  • linkedin
  • google+

En la ciudad de Sion, al sur de Suiza, los arquitectos “Savioz Fabrizzi architectes” han construido con contenedores marítimos en desuso un fantástico espacio para la música contemporánea en el interior de una edificación existente. Fue diseñado para convertirse en centro cultural alternativo de referencia para la comunidad.


Los contenedores de mercancías se utilizan desde 1956, año en el que un transportista americano los inventó; actualmente se construyen cerca de 1,6 millones de unidades al año. En 2010 había más de 18 millones de recipientes en uso a nivel mundial. A partir de estos datos surge la idea germen del proyecto, crear un espacio peculiar e interesante reciclando contenedores que habían quedado en desuso.







Los arquitectos, “Savioz Fabrizzi architectes”, desarrollaron el proyecto aprovechando al máximo las cualidades de los contenedores. Sus dimensiones estandarizadas permitieron apilarlos con facilidad, conformando espacios en dos alturas, y su alta resistencia estructural supuso una ventaja frente al vandalismo. Además el esquema base puede revisarse y ampliarse o reducirse, en función de las necesidades, gracias a la naturaleza modular de los contendores.



El proyecto surgió de un concurso celebrado en 2011 que ganaron los arquitectos, construyéndose el mismo entre 2014 y 2015. Actualmente ya está en uso.





El corazón del edificio lo ocupa la sala de conciertos, con capacidad para 300 asientos, además cuenta con vestuarios, salas de ensayo, taquilla y un bar público que completan el programa, que se distribuye en dos plantas. El espacio escénico puede organizarse según las actividades que vayan a realizarse y el ambiente que se desee generar en cada caso. Las salas de ensayo podrían complementarse agregando nuevas habitaciones, ampliando así los requerimientos originales del proyecto.







Los arquitectos se plantearon construir el centro de música contemporánea reciclando contenedores usados por diferentes motivos: la economía de la propuesta, un sencillo diseño con elementos de dimensiones normalizadas; la flexibilidad de uso que ofrece cada unidad que puede moverse, añadirse o redistribuirse; la durabilidad del material, que permitirá un uso intensivo sin resentirse; y la identidad visual que aporta la propuesta, que otorga una imagen rotunda y muy expresiva al nuevo centro cultural alternativo.









© Imágenes Thierry Sermier



© Planos Savioz Fabrizzi architectes

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.