RESTAURACIÓN DEL CARÁCTER

"Le Peuple": Acercamiento al edificio con respeto

La Casa de Asturias en Bruselas escogió como sede el edificio de "Le Peuple". En este edificio confluyen diversas tendencias de la arquitectura vanguardista de principio de siglo XX. Su fachada destaca por el contraste horizontal-vertical que se produce entre el cuerpo de acceso y la alta torre de escaleras.

"Le Peuple": Acercamiento al edificio con respetoLe Peuple, Bruselas

Share This

  • linkedin
  • google+

La Casa de Asturias en Bruselas escogió como sede el edificio de "Le Peuple". En este edificio confluyen diversas tendencias de la arquitectura vanguardista de principio de siglo XX. Su fachada destaca por el contraste horizontal-vertical que se produce entre el cuerpo de acceso y la alta torre de escaleras.


El edificio de "Le Peuple" está situado en la rue Saint Laurent en Bruselas, en la ciudad antigua. Se trata de un excelente edificio del Movimiento Moderno Belga.



En 1886 nace la cooperativa socialista “Le Peuple” nace con el fin de editar un períodico. La fachada que hoy conocemos data de 1931, año en el que Fernand y Maxime Brunfaut  llevaron a cabo el proyecto de ampliación con fachada a la rue Saint Laurent. En 1968 el períodico pasa manos del partido socialista que lo rehabilitó sin ningún interés ni respeto a la fachada principal. En 1978 se abandona el edificio y tras varias tentativas de demolición, frenadas por protestas públicas, se consiguió la protección de la fachada principal de los Brunfaut y la fachada de Richard Pringiers, discípulo de Victor Horta, a la Rue Les Sables.





El mayor daño que afectaba al edificio era la escala de los edificios nuevos colindantes, contra esto no se podía intervenir. Además estaba el grave abandono y deterioro en el que se encontraba.



En 2001 el Principado de Asturias compró la parte del inmueble de los Brunfaut. A partir de aquí los arquitectos Rogelio Ruiz Fernández, Macario Luis González Astorga, Javier Uría de la Fuente comienzan a trabajar en el proyecto estableciendo tres objetivos: respetar la arquitectura existente, introducir aire y luz en el edificio y crear un edificio útil para el trabajo, el estudio y el ocio, como escaparate de la cultura asturiana.



Ampliaron la protección del edificio, que sólo contemplaba la fachada, hasta el fondo de lo edificado, puesto que se decidió conservar la sala de los arcos en planta baja, no sólo por su importancia espacial sino también por lo que significaba para la sociedad.



Se proyectó un patio trasero que funciona como pulmón verde del edificio y está en sintonía con la tradición belga puesto que desde el acceso el patio se percibe al fondo. También este patio se utiliza como comedor de verano del nuevo restaurante asturiano ya que el cerramiento acristalado lo permite. 





La fachada y la sala de arcos iluminada ahora por el patio se convierten en los puntos más interesantes del proyecto.  Se establecen relaciones visuales entre distintos puntos del edificio.



Se introdujo nueva construcción pero desde la contención. Dos volúmenes pequeños adosados a la fachada de los Brunfaut, que pretenden añadir y no restar importancia a la misma. En el patio trasero se proyectan varios paralelepípedos apoyados sobre la sala de arcos para albergar oficinas, se separan de la edificación existente mediante una rasgadura de luz, un patio estrecho.





En las estancias recayentes a fachada principal buscaron una composición que dialogara con éste, usando un lenguaje desnudo, creando una imagen en blanco y negro que resaltara los naranjas del edificio original.



Reprodujeron la carpintería de la fachada principal a partir de uno de los paños que no había sido sustituido. Se reabrieron las pequeñas ventanas del lateral de la torre que habían sido cegadas, se repuso el triple letrero de neón de “Le Peuple” en la torre, se completaron las lagunas en los azulejos de fachada con los del interior. Se reparó la escalera metálica interior. Se recuperó el sistema de iluminación de la escalera, que otorga esa imagen nocturna tan característica. Y todo ello con contención, respetando en todo momento el carácter del edificio antiguo.



Lo que podría parecer una desventaja, el estado deplorable del edificio, se convirtió en una ventaja, el proyecto tuvo gran acogida entre los técnicos y la sociedad, que no esperaba que el destacable edificio de los Brunfaut iluminase la noche De Bruselas de nuevo.



© Fotos Marcos Morilla



© Planos y foto estado previo  Rogelio Ruiz Fernández, Macario Luis González Astorga, Javier Uría de la Fuente



Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.