GRANDES DESPACHOS

Las oficinas de Washington Fruit & Produce Company, premiadas en los AIA Institute Honor Awards 2018.

Las nuevas oficinas de la empresa Washington Fruit & Produce Company, ubicadas en Yakima, diseñadas por Graham Baba Architects, es uno de los proyectos galardonados en la última edición de los premios del American Institute of Architects (AIA) en 2018.

Las oficinas de Washington Fruit & Produce Company, premiadas en los AIA Institute Honor Awards 2018.Las nuevas oficinas de Washington Fruit & Produce Co., Yakima. Graham Baba Architects. Imagen: Kevin Scott

Share This

  • linkedin
  • google+

Las nuevas oficinas de la empresa Washington Fruit & Produce Company, ubicadas en Yakima, diseñadas por Graham Baba Architects, es uno de los proyectos galardonados en la última edición de los premios del American Institute of Architects (AIA) en 2018.

La idea del proyecto radica en proporcionar un ambiente tranquilo y sosegado a los trabajadores de la empresa, fomentar las relaciones sociales, principalmente en espacios al aire libre, y aprovechar las vistas del entorno, del paraje rodeado de colinas en que se ubica el edificio, escapando de las instalaciones industriales de procesamiento de fruta de las inmediaciones, edificios fríos de hormigón sin ningún atractivo, y de la autopista que recorre la zona.

Para ello, se recurre a la idea de crear un edificio semienterrado, rodeado por terraplenes que lo aíslen del entorno, volcando todos los espacios hacia el interior, hacia el centro, donde se dispone un gran espacio central ajardinado, delimitado en parte por la propia edificación, y por muros de contención de hormigón.

arquitectura_Graham Baba Architects_washington fruit company_perspectiva aérea

De este modo, el edificio queda casi oculto por elevaciones de tierra creadas artificialmente con las propias tierras de las excavaciones realizadas durante la obra, orientando las vistas hacia puntos lejanos más elevados, que ofrecen perspectivas de las colinas circundantes.

arquitectura_Graham Baba Architects_washington fruit company_entorno

El complejo ocupa unos 1.500 m2 y cuenta con oficinas de uso privado, salas de conferencias, un espacio de trabajo diáfano con capacidad para 60 empleados, un comedor para 30 comensales y espacios de servicio diversos. El programa se distribuye en dos edificios, el principal, en forma de L, que alberga la práctica totalidad del programa, y un pequeño pabellón independiente, situado junto al acceso principal, donde se encuentra el comedor.

arquitectura_Graham Baba Architects_washington fruit company_planta

En el edificio principal, el lado corto de la L alberga el departamento de ventas, la parte del programa que requiere de una mayor privacidad y aislamiento, mientras que en el lado largo se disponen los espacios de trabajo. Las áreas más privadas se adosan a las fachadas sur y oeste, mientras que los espacios abiertos vuelcan hacia en patio ajardinado central, corazón del proyecto, sacando el máximo partido a las distintas orientaciones del edificio.

arquitectura_Graham Baba Architects_washington fruit company_Lcorto

arquitectura_Graham Baba Architects_washington fruit company_Llargo

El comedor ofrece también las vistas del patio interior, disponiendo en su fachada norte las zonas de servicio. Este espacio proporciona una zona de reunión y encuentro para los trabajadores de la empresa.

arquitectura_Graham Baba Architects_washington fruit company_comedor

En el jardín aparecen dos bandas pavimentadas que materializan la conexión del edificio principal con la entrada, y de ésta con el comedor, en dirección ortogonal a la primera. En el segundo caso, el vuelo de la estructura del pabellón del comedor y del lado corto de la L crean un pasaje, que ofrece la sensación de conectar ambos edificios, a la vez que el saliente de la cubierta protege la fachada sur del comedor del exceso de soleamiento.

arquitectura_Graham Baba Architects_washington fruit company_senda1

arquitectura_Graham Baba Architects_washington fruit company_sendero2

arquitectura_Graham Baba Architects_washington fruit company_perspectiva aérea

La imagen externa y la materialidad del edificio se inspiran en un antiguo granero existente en las inmediaciones. La madera y el vidrio son los grandes protagonistas.

La estructura la conforman pórticos de madera con unos pilares en forma de tijera que adquieren gran relevancia en la composición de las fachadas que rodean el patio, puesto que la estructura se prolonga quedando los apoyos en el exterior, materializando el cerramiento una piel de vidrio que queda retranqueada de la línea del alero de cubierta.

arquitectura_Graham Baba Architects_washington fruit company_fachada

arquitectura_Graham Baba Architects_washington fruit company_detalle fachada

arquitectura_Graham Baba Architects_washington fruit company_detalle fachada interior

Este diseño permite liberar el espacio interior, a lo que colaboran los tensores de acero que ejercen de tirantes.

arquitectura_Graham Baba Architects_washington fruit company_cubierta

Los cerramientos opacos se revisten con tablones de madera recuperados del antiguo granero.

arquitectura_Graham Baba Architects_washington fruit company_fachada

arquitectura_Graham Baba Architects_washington fruit company_detalle fachad

La cubierta se resuelve con un acabado de chapa grecada, salvo en el caso del pabellón del comedor, que cuenta con una cubierta vegetal continuación del terraplén que descansa sobre el muro norte.

arquitectura_Graham Baba Architects_washington fruit company_cubiertas

En el interior la gama de materiales mantiene la misma línea, atendiendo al máximo los detalles constructivos de los acabados. Se disponen suelos técnicos para que las instalaciones no tengan una presencia relevante, dado que no existen falsos techos. Las luminarias están hechas a medida, colgadas de los pares de cubierta, alcanzando todas ellas la misma altura. El mobiliario es sencillo y no se eleva demasiado en altura para reforzar la sensación de amplitud del espacio y la esbeltez de la cubierta.

arquitectura_Graham Baba Architects_washington fruit company_mobiliario

El edificio ha tenido en cuenta criterios pasivos de sostenibilidad como la orientación de las fachadas acristaladas a norte y este, el máximo aprovechamiento de la luz natural con las grandes superficies de vidrio o el vuelo de las cubiertas y la plantación de arbolado de hoja caduca formando una barrera verde protectora de las fachadas orientadas a sur. Así mismo, dispone de tecnología que reduce el consumo del edificio y mejora su eficiencia, como fotocélulas que proporcionan la luz necesaria en días nublados o acristalamientos de alta eficiencia.

Imágenes: Kevin Scott

http://grahambabaarchitects.com/washington-fruit-and-produce-company/

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
CAPTCHA
Esta pregunta se hace para comprobar que es usted una persona real e impedir el envío automatizado de mensajes basura.