TECNOLOGÍA Y MATERIALES

Ladrillos cerámicos impresos: Building Bytes

El proyecto BUILDING BYTES explora una nueva herramienta para la fabricación de ladrillos cerámicos, impresoras 3D de escritorio. Cada ladrillo se imprime individualmente permitiendo desarrollar formas complejas exclusivas. Las impresoras 3D se convierten en fábricas portátiles de ladrillos de bajo coste, atrás queda la seriación de los moldes convencionales. 

Ladrillos cerámicos impresos: Building Bytespieza HONEYCOMB / © DesignLabWorkshop

Share This

  • linkedin
  • google+

El proyecto BUILDING BYTES explora una nueva herramienta para la fabricación de ladrillos cerámicos, impresoras 3D de escritorio. Cada ladrillo se imprime individualmente permitiendo desarrollar formas complejas exclusivas. Las impresoras 3D se convierten en fábricas portátiles de ladrillos de bajo coste, atrás queda la seriación de los moldes convencionales. 

BUILDING BYTES plantea una nueva forma de construir arquitectura mediante impresoras 3D, éstas se convierten en fábricas portátiles de ladrillos de bajo coste. En una primera fase de la investigación se centraron en el estudio del tamaño de la impresora 3D, las propiedades de la arcilla y el sistema de almacenamiento que requerirían las piezas terminadas.

Esta innovadora técnica de fabricación de ladrillos permite que sea accesible en todo el mundo. Tan sólo se requiere tener la impresora 3D de escritorio conectada a un sistema de extrusión de cartuchos de plástico. Para preparar el material bastará seguir la dosificación específica, similar a la que se utiliza para moldes de colada, este fundido se almacena en cartuchos de plástico reutilizables. El cabezal de extrusión es la única personalización que se requiere.

Testearon diferentes recetas de fundido para determinar la viscosidad óptima, el tiempo y la contracción de la mezcla de secado. Cada ladrillo requiere de 15 a 20 minutos de impresión tras la cual debe secarse al aire durante un día antes de pasar a cocción, 12 horas en un horno a 1100 grados centígrados.

Trabajaron diferentes modelos de impresión para poder aplicar en cuatro campos constructivos distintos: columnas y torres, cúpulas, celosías verticales y muros de ladrillos, probando desde un sistema uniforme, el mismo ladrillo impreso varias veces, hasta uno variado, ladrillos únicos que crean una forma específica.

El modelo HONEYCOMB es un ladrillo modular y apilable, permite diferentes composiciones según su colocación, posible en sus tres orientaciones. De dimensiones 5x20x4 centímetros puede emplearse tanto para interior como para exterior, separando espacios o protegiendo del excesivo soleamiento.

INTERLOCKING explora su posible uso en grandes estructuras de cúpulas o bóvedas. El arriostramiento interior de este ladrillo de 10x20x4 centímetros le proporciona estabilidad, el exterior puede quedar a la vista o revestirse con otra textura.

Los ladrillos RIBBED, 15x15x4 centímetros, están pensados para construir columnas, se trata de ladrillos acanalados con función tanto estructural como ornamental. La estabilidad del material durante la impresión permite diseñar cada contorno de forma única sin aumentar la complejidad en su fabricación.

El prototipo X-BRICK crea una superficie ondulada si se colocan en única hilada, está diseñado para maximizar la opacidad visual a través de paredes, optimizar el tiempo de impresión y la cantidad de material empleada y probar para construcciones no modulares. Sus dimensiones son 10x20x4 centímetros.

© Imágenes DesignLabWorkshop

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.