ARQUITECTURA

La vivienda tecnificada: casa Mayer-Kuckuk de Wolfgang Döring

En la eclosión utópica de finales de los sesenta, el arquitecto alemán Wolfgang Döring, imbuido en el ambiente tecnificado y la aeronáutica del momento, planteó viviendas prefabricadas para construir en serie, ejemplificadas en la casa Mayer-Kuckuk

La vivienda tecnificada: casa Mayer-Kuckuk de Wolfgang DöringLa vivienda tecnificada: casa Mayer-Kuckuk de Wolfgang Döring

Share This

  • linkedin
  • google+

En la eclosión utópica de finales de los sesenta, el arquitecto alemán Wolfgang Döring, imbuido en el ambiente tecnificado y la aeronáutica del momento, planteó viviendas prefabricadas para construir en serie, ejemplificadas en la casa Mayer-Kuckuk

La obra que Wolfgang Döring (n. 1934) desarrolló en la década de 1960 se apoyó en su fe en el progreso y la tecnología, capaces de generar una nueva estética arquitectónica. Las innovaciones técnicas aplicadas al campo de la arquitectura residencial, con el empleo de estructuras modulares y materiales plásticos, le llevaron al planteamiento de unidades habitacionales, similares a cápsulas, que se construían en serie y se ensamblaban en distintas agrupaciones.


Fotografías de Hartmut Witte

Sus ideas utópicas se convirtieron en realidad gracias a la construcción de viviendas unifamiliares donde pudo aplicarlas. Pensadas como prototipos repetibles para su construcción en serie, como la residencial Wabbel (1965), en Düsseldorf, o la casa Mayer-Kuckuk (1967), en Bad Honnef, ambas quedaron como símbolos aislados de una época.


Fotografías de Wolfgang Döring

El promotor de esta última fue Theo Mayer-Kuckuk (1921-2014), un físico nuclear al que la Fundación Elly Hölterhoff Böcking de la Universidad de Bonn entregó una propiedad de 650 m², al norte de Bad Honnef en el número 9 de Böckingstraße, para la construcción de una casa con un coste máximo de 80.000 marcos. Ante el escaso presupuesto, Döring propuso un sistema prefabricado de rápido montaje que posibilitó levantar la vivienda en sólo seis días.


Fotografías de Werner Hoffmann

Como una pieza industrial o un mecano, la casa se conformó mediante un entramado de madera de abeto apoyado sobre dados de hormigón. Los soportes se sacaron fuera del volumen habitable. Las cabezas de las dos vigas que abrazan cada uno de los pilares también vuelan fuera de la alineación de fachada, remarcando la independencia y el propósito de cada componente del esqueleto estructural.


Fotografías de Hartmut Witte

Los cerramientos se montaron mediante paneles sándwich Eternit, con lana de vidrio y acabado con aglomerado al interior. Aunque algunos de estos paneles incorporan vanos en su superficie, ventanas alargadas, de dimensión el canto de las vigas, recorren el perímetro en ambos niveles.

 


Fotografías de Hartmut Witte

La estructura modular permite un interior cambiante y adaptable a las distintas circunstancias de los habitantes. La planta se resuelve como una sucesión de estancias compartimentadas y un gran espacio común y abierto, que presenta doble altura. Inmersas en ese vacío, las vigas inferiores atraviesan de lado a lado la sala. La linealidad dominante la rompe una escalera de caracol que conduce a la planta superior.


Fotografías de Hartmut Witte

La estética repetitiva de la estandarización se apoyó en el empleo del color. Los elementos estructurales, soportes, jácenas y tensores, se pintaron en negro; mientras cartelas y paneles de cerramiento quedaron en color blanco. Para las piezas de apoyo, anclajes y conectores se usó un tono rojo intenso que genera llamativos contrapuntos.


Fotografías de Roland Rossner


Fotografías de Hartmut Witte

A pesar de que Wolfgang Döring no buscara, en principio, una imagen definida para la casa, es indudable que el sistema estructural y el método constructivo condicionaron la estética final de la edificación, otorgándole un carácter tecnificado y futurista. El proceso de construcción y montaje, así como los propios materiales utilizados, generaron la forma de la vivienda: un contenedor que espera ser personalizado por el futuro habitante.


Fotografías de Hartmut Witte

Catalogada como monumento en 2007, la casa Mayer-Kuckuk fue restaurada hace unos años a partir del proyecto del estudio Projektplus, bajo la dirección del arquitecto Christian Welter. Su actual propietario, Hartmut Witte, fue galardonado por ello con el Premio Estatal Renania-Westfalia para la Conservación Monumental del año 2016.


Fotografías de Hartmut Witte

 

Fotografías de Hartmut Witte, Wolfgang Döring, Werner Hoffmann y Roland Rossner

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
CAPTCHA
Esta pregunta se hace para comprobar que es usted una persona real e impedir el envío automatizado de mensajes basura.