HISTORIA DE LA ARQUITECTURA

La Plaza Mayor en España

La Plaza Mayor es un hito característico de las urbes españolas, un recinto público, amplio y recogido al mismo tiempo que nace en mitad del bullicio de las ciudades de la época de los Austrias, un oasis en medio de calles estrechas, callejones sin salida, plazuelas y viviendas sucias e insalubres. Por ello, hemos decidido compartir con vosotros una pequeña introducción a estos espacios públicos, que son, sin lugar a dudas, la mayor aportación de nuestra nación al urbanismo europeo.

La Plaza Mayor en EspañaPlaza Mayor de Madrid

Share This

  • linkedin
  • google+

La Plaza Mayor es un hito característico de las urbes españolas, un recinto público, amplio y recogido al mismo tiempo que nace en mitad del bullicio de las ciudades de la época de los Austrias, un oasis en medio de calles estrechas, callejones sin salida, plazuelas y viviendas sucias e insalubres. Por ello, hemos decidido compartir con vosotros una pequeña introducción a estos espacios públicos, que son, sin lugar a dudas, la mayor aportación de nuestra nación al urbanismo europeo.

Las Plazas Mayores son recintos urbanos donde originalmente se celebraban toda clase de eventos sociales, y que servían de lugar de paseo, encuentro o de punto de reunión ciudadana. Ampliamente aprovechadas por algunos monarcas, sobre todo Felipe III y Felipe IV, la Plaza Mayor se convirtió pronto en escenario de celebración de las más grandes celebraciones ciudadanas, por cualquier motivo, para la gloria real y como distracción de problemas más graves.

Plaza Mayor de Madrid

 

La Plaza Mayor se convierte pues en escenario público de todo tipo de representaciones políticas, religiosas, festivas e incluso actos de ajusticiamiento de condenados y autos de fe de la Inquisición, siendo los espectáculos taurinos los eventos más destacados.

Plaza Mayor de Valladolid

 

Debido a su vocación de plaza para espectáculos, comenzaron a aparecer en ellas balcones volados para que los ricos pudieran contemplar mejor las fiestas. El balcón municipal se desarrolló más que el resto y también se idearon miradores privilegiados para la alta nobleza y la familia real.

Plaza Mayor de Salamanca

 

La Plaza Mayor se regula y ordena a partir del siglo XVI, pero tiene unos orígenes anteriores e inciertos. Hay que pensar que durante toda la historia, el hombre ha intentado racionalizar el espacio de las ciudades y mejorarlas estética y funcionalmente de este modo, a nivel funcional, la Plaza Mayor podría ser la heredera del ágora griega, el foro romano, los diferentes tipos de plazas medievales de algunas ciudades europeas o los modelos renacentistas de “ciudad ideal”, trazada de forma regular y cuadriculada.

Plaza Mayor de León

 

La Plaza Mayor suele ser rectangular, perimetralmente edificada con casas uniformes semejando una construcción unitaria y corrida, y presididas por el Ayuntamiento de la ciudad como fachada principal. Son porticadas y en el centro se sitúa, en algunos casos, una estatua ecuestre del Rey o de algún personaje relevante. Una serie de arcos situados en las esquinas o ángulos la conectan con las calles principales de la ciudad, aunque siempre evitando ser atravesada por los ejes viales principales.

Plaza Mayor de Madrid

 

Siendo la primera de ellas la de Valladolid, pronto el resto de ciudades y pueblos importantes comenzaron a edificar una Plaza Mayor. Casi todas las plazas de los pueblos de la actual España datan del siglo XVIII en adelante, ya que se calcula que el modelo tardó unos cincuenta años en consolidarse en el resto del territorio.

Plaza Mayor de Córdoba

Plaza Mayor de Ocaña

 

Las últimas Plazas Mayores se levantan en el siglo XIX en Bilbao y San Sebastián en estilo neoclásico y bajo el reinado de Fernando VII, pero, aunque mantienen las formas de la plaza tradicional, sus usos irán diluyéndose poco a poco en otros más actuales, más propios del paseo y el ocio. Así, la Plaza Mayor acaba convirtiéndose en una simple plaza porticada, regular y proporcionada pero muy lejos de los usos y representaciones que la caracterizaron.

Plaza Mayor de Vitoria

 

Plaza Mayor de Bilbao

 

Plaza Mayor de San Sebastián

 

Cabría pues, como conclusión, plantear la influencia que este destacado espacio urbano ha tenido en las plazas de otras ciudades europeas o iberoamericanas, tales como la parisina Place des Vosges, la Piazza Carlo Alberto de Torino, la Plaza Mayor de Lima, o la Place Verdun en La Rochelle, entre tantas otras.

 

Fuente: José María Sancho, historiador del arte

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.