La ciudad inclusiva, la ciudad de todos.

La PAM. Una Propuesta Alternativa de Mejora que reclama calles flexibles, activas y espacio público para las personas. Valencia.

Las obras previstas de “renovación de infraestructuras” en las calles Hernán Cortés y Pizarro de Valencia, son en realidad proyectos de reurbanización que cambian la definición de la calle, soporte de actividades humanas y de su movilidad. El hecho de haber prescindido así de la participación ciudadana, obliga a cuestionarse la bondad y pertinencia de unas obras que desoyen las necesidades indicadas por el PMUS (Plan de Movilidad Urbana Sostenible) aprobado por el consistorio en el 2013. Desconsiderar las voces de vecinos, trabajadores y paseantes plantea serias dudas respecto a qué necesidades da respuesta el proyecto y la solvencia de sus directrices de diseño.

La PAM. Una Propuesta Alternativa de Mejora que reclama calles flexibles, activas y espacio público para las personas. Valencia.Un peatón decide seguir atravesando el cruce en línea recta ya que la ubicación del paso de peatones le obliga a dar un rodeo.

Share This

  • linkedin
  • google+

Las obras previstas de “renovación de infraestructuras” en las calles Hernán Cortés y Pizarro de Valencia, son en realidad proyectos de reurbanización que cambian la definición de la calle, soporte de actividades humanas y de su movilidad. El hecho de haber prescindido así de la participación ciudadana, obliga a cuestionarse la bondad y pertinencia de unas obras que desoyen las necesidades indicadas por el PMUS (Plan de Movilidad Urbana Sostenible) aprobado por el consistorio en el 2013. Desconsiderar las voces de vecinos, trabajadores y paseantes plantea serias dudas respecto a qué necesidades da respuesta el proyecto y la solvencia de sus directrices de diseño.

Me imagino a una persona recorriendo 170m para cambiar de acera en una calle de 12m como el proyecto municipal propone, así prima el tráfico motorizado contradiciendo el Plan de Movilidad Sostenible aprobado en 2013 que recomendaba calmar, disminuir la velocidad y priorizar los medios sostenibles como caminar y pedalear.

Si una persona atraída por un escaparate decide aproximarse a verlo, deberá desplazarse primero hasta la esquina para luego cruzar. ¿es esto lo que realmente sucede? No, las personas necesitan cruzar la calle por cualquier punto, si bien aguardan al momento adecuado para hacerlo. En un entorno de velocidad controlada 30-20-10km/h esta sensación de “cruzabilidad” aumenta, y así la calidad del paisaje urbano, maximizando la libertad del caminante frente al peligro de atropello, adaptado el diseño a las necesidades de las personas y no al revés.

arquitectura, pam, calles, urbanismo, hernan cortes

     Arriba proyecto municipal. Abajo PAM fácilmente cruzable (pasos a menos de 60m). 

     Con plinto de 2cm que sustituye a bordillo. Vmax<30km/h

 
 
El conocimiento de una calle y su funcionamiento no está en los libros, especialmente en la ciudad existente, en la que podemos observar lo que acontece en ella, las rutas que las personas escogen, los comportamientos siempre condicionados por el soporte, por la calle, por el reparto de funciones que su diseño propone. Las personas nos vemos frecuentemente en situaciones adversas a nuestras necesidades cuando el diseño no ha contemplado determinados aspectos.
El exceso de simplificación en la toma de datos o la concepción funcional viaria, como sucede cuando entendemos que el tráfico motorizado es el “lei motiv” de una ciudad, limita su calidad urbana. El proyecto municipal emplea datos del Índice Medio de Vehículos (IMD) para motivar su reducción a un único carril de paso, algo estupendo, sin embargo desconoce el número de peatones o ciclistas que transitan por estas calles, algo que redunda en un proyecto incompleto, impropio de un diseño inclusivo en pleno siglo XXI.
 
arquitectura, pam, calles, urbanismo, hernan cortes
     Calle amable. Aceras anchas sin obstáculos, con sombra, con bancos, con playa de uso flexible.
 
 
En las calles afectadas, de muy distinto papel urbano y con requerimientos diferentes, debemos comprobar el flujo peatonal, los problemas del mismo, las funciones que permite o impide, los problemas existentes, y diagnosticar de forma completa las funciones relevantes, así como un control horario y calendario para entender cual es el pulso de la ciudad. Esa danza urbana a la que se refería Jane Jacobs, ese ritmo presente invisible que hace funcionar el entramado de complejas relaciones humanas en la ciudad.
 
arquitectura, pam, calles, urbanismo, hernan cortes
      Preguntamos a las personas. ¿qué necesitas en tus calles?
 
 
¿qué necesitan las personas? ¿cómo proveerlo? ¿qué nos impide tener una calle de la que sentirnos parte y que permita lograr el mejor paisaje urbano posible? ¿es la calle de tráfico fluido garante de ello? La ciudad existente es recorrida por las personas que viven, trabajan o pasan por ella, su experiencia constituye un fuente de información insustituible que debe formar parte del proyecto. Completando su análisis, calibrando las necesidades prioritarias a atender y constituyendo una guía propositiva y de evaluación.
La ciudad del siglo XXI la deben construir sus usuarios, la “Smart city” sin ellos no tiene mayor sentido que el de un decorado tecnológico sin contenido, y así perdemos otra oportunidad estupenda de participar en la definición de la ciudad futura.
“La ciudad de este siglo la tienen que construir los ciudadanos. No los reyes, ni los alcaldes, ni los concejales de urbanismo, ni tan siquiera los arquitectos o los urbanistas.”
 
Fariña, José. 2015,  ElBlogDeJoséFariña
 
arquitectura, pam, calles, urbanismo, hernan cortes
     Estado actual y proyecto municipal. Hernán Cortés tapará con aparcamiento lo que sucede en la acera de enfrente.
 
 
La propuesta municipal se defiende alegando “Mantenemos las plazas de aparcamiento existentes” desoyendo así el PMUS que recomienda el refuerzo de otros modos como el peatonal, o el ciclista a los que hay que hacer sitio, cambiando el destino de aparcamiento en superficie que además genera tráfico. Una calle debe mirar por las necesidades futuras, la PAM propone una banda flexible desde la que regular el espacio disponible para cada momento, para cada hora, adaptado, funcional, sin más obras.
arquitectura, pam, calles, urbanismo, hernan cortes
     Playa Hernán. Carga y descarga, o paseo, según las necesidades de cada hora cada día.
 
 
Los vecinos, trabajen, vivan o pasen por aquí, del barrio poseen un conocimiento específico del mismo, un valiosa opinión sobre cómo funcionan las calles, las farolas, las papeleras, la ausencia de bancos o fuentes, la dificultad en cargar y descargar mercancías, la compra o recoger a una persona. No digamos bajar niños o bebés de un automóvil para dejarlos en casa, personas mayores o privadas de autonomía personal. Son los protagonistas quienes pueden evaluar las calles, adaptándose a las posibilidades de su gestión, compartida con las herramientas actuales, la verdadera “Smart city” debe incorporar fórmulas de autogestión y control.
 
 
NOMBRE PROYECTO: PAM_PIHE_VLC Propuesta Alternativa de Mejora_Pizarro Hernán Cortés_València
ARQUITECTOS: José Luis Gisbert + Pilar Ferreres + Xavier Pepiol + Álvaro Hueso
SITUACION: Calle Pizarro y Calle Hernán Cortés. València.
FECHAS: Versión Preliminar Diciembre 2014. PAM Febrero 2015. Sesión Abierta Marzo 2015
CLIENTE: Las personas de la ciudad de València.
MATERIALES DESTACABLES: Arbolado de sombra + plinto + acera uso flexible + diseño para personas, 
Cruces en línea + atajo peatonal + paradas carga y descarga 
Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.