BIO ARQ

La Escuela Internacional de Copenhague de C.F. Møller Architects.

La Escuela Internacional de Copenhague diseñada por los arquitectos daneses C.F. Møller Architects se ha convertido en un referente internacional por sus fachadas creadas con 12.000 paneles solares teñidos de color verde azulado que aportan la mitad de la energía que el edificio necesita.

La Escuela Internacional de Copenhague de C.F. Møller Architects.Escuela Internacional de Copenhague. C.F. Møller Architects

Share This

  • linkedin
  • google+

La Escuela Internacional de Copenhague diseñada por los arquitectos daneses C.F. Møller Architects se ha convertido en un referente internacional por sus fachadas creadas con 12.000 paneles solares teñidos de color verde azulado que aportan la mitad de la energía que el edificio necesita.

Ubicado en Nordhavn, una zona portuaria de la ciudad de Copenhague en proceso de renovación, la Escuela Internacional de Copenhague ha sido diseñada por el estudio de arquitectura danés C.F. Møller Architects, con Mads Mandrup Hansen como arquitecto director del proyecto. El edificio escolar se encuentra en una posición singular vinculado directamente con mar, concretamente en el estrecho de Øresund que conecta el mar Báltico con el mar del Norte.

Todas las fachadas del edificio están cubiertas por 12.000 paneles solares teñidos de color verde azulado que cubren un área total de 6.048 metros cuadrados, proporcionando así la mitad de la energía que el centro necesita y convirtiéndose en una de las plantas de energía solar integradas en edificios más grandes de Dinamarca . Todos los paneles son idénticos pero están dispuestos con diferentes grados de inclinación creando así una fachada dinámica y luminosa que puede recordarnos las escamas de un pez. Gracias a estos parámetros, los arquitectos han conseguido alejarse de la oscura y plana imagen que muchos tienen de la energía fotovoltaica integrada en edificios.

Los arquitectos buscaban crear un proyecto verdaderamente sostenible y con un profundo significado pedagógico, por lo que esta escuela se ha convertido en un referente tanto educativo como arquitectónico. Con el diseño de la Escuela Internacional de Copenhague, han conseguido vincular el carácter sostenible del propio edificio con los estudiantes, animándoles a observar e interactuar con las placas solares pudiendo controlar su producción de energía.

La escuela, que tiene capacidad para 1.200 alumnos, se compone de cuatro torres con diferentes alturas y un basamento. Las torres tienen desde cinco a siete alturas y cada una de ellas se dedica a una de las cuatro etapas diferentes del Bachillerato Internacional, que comprende estudiantes desde los tres a los diecinueve años. En la planta baja, que comunica las cuatro torres, encontramos las áreas comunes de la escuela: el vestíbulo, la biblioteca, las instalaciones para espectáculos, el comedor y el pabellón deportivo que tiene vistas al mar gracias a sus grandes ventanales.

La cubierta de este gran basamento se ha aprovechado para ubicar el patio de recreo de los estudiantes, que pueden disfrutar de las vistas del puerto en sus descansos.

Para poder crear la fachada con la piel fotovoltaica necesitaban encontrar un fabricante que pudiese suministrarles paneles solares coloreados en los que no se redujese la eficiencia energética. Descubrieron así, a la empresa SwissINSO, un fabricante suizo de paneles solares que trabaja junto con un pequeño grupo de científicos de la Ecole Polytechnique Federale de Lausana, que han desarrollado un filtro de vidrio especial que otorga un solo color al panel solar, sin usar pigmentos ni reducir su eficiencia.

C.F. Møller Architects consiguieron el encargo del proyecto de la Escuela Internacional de Copenhague en 2013, finalizando su construcción en 2017 y consiguiendo ese año numerosos premios entre los que destaca el ICONIC Award – Architecture 2017 otorgado por The German Design Council. Continuando con su reconocimiento internacional, el proyecto ha sido reconocido recientemente con uno de los premios de arquitectura más completos del mundo, The Architecture MasterPrize 2018 en la categoría de Arquitectura Educativa. También ha sido nombrado ganador general y ganador en su categoría del Premio Active House 2018. El jurado eligió por unanimidad el proyecto de los daneses por su impacto social y porque incorpora las tres claves en las que se centra este premio: energía, comodidad y medio ambiente.

 

© C.F. Møller Architects

Fotografía: Adam Mørk

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
CAPTCHA
Esta pregunta se hace para comprobar que es usted una persona real e impedir el envío automatizado de mensajes basura.