EMPRESAS DEL SECTOR

La Casa por el Tejado

Un grupo de arquitectos de Barcelona ha creado la empresa La Casa por el Tejado, que añade áticos prefabricados sobre edificios antiguos de centros urbanos que no han alcanzado su límite de edificabilidad y a su vez rehabilita todo el inmueble en un tiempo récord de cuatro meses.

La Casa por el TejadoLa Casa por el Tejado

Share This

  • linkedin
  • google+

Un grupo de arquitectos de Barcelona ha creado la empresa La Casa por el Tejado, que añade áticos prefabricados sobre edificios antiguos de centros urbanos que no han alcanzado su límite de edificabilidad y a su vez rehabilita todo el inmueble en un tiempo récord de cuatro meses.




El remonte de módulos de vivienda a las quintas fachadas del Eixample se ha convertido en una alternativa a la falta de suelo edificable y áticos a estrenar en el centro. Este barrio barcelonés fue en su día un modelo urbanístico para la ciudad por la organización cuadriculada de sus calles y la aplicación del conocido como Plan Cerdà, y hoy, más de un siglo y medio después, este céntrico distrito vuelve a ser la cabeza visible de una nueva visión urbanística de la ciudad gracias al concepto de la construcción sobre tejado.





Partiendo de esta premisa, hace cerca de dos años y medio, nació «La Casa por el Tejado», un proyecto destinado a solucionar los problemas de suelo en Barcelona y, paralelamente, a ofrecer alternativas a los propietarios de inmuebles o comunidades de vecinos para mantener en condiciones los edificios sin que ello suponga un perjuicio para sus bolsillos, y todo ello, en un contexto de máximo respeto por el medio ambiente.





El carácter innovador de este sistema de trabajo reside en la edificación de viviendas y áticos a estrenar en la denominada quinta fachada de los inmuebles –un concepto comparable al de azotea– a partir de la instalación de módulos fabricados previamente en taller y ensamblados in situ.





El proceso de construcción y emplazamiento de estas viviendas es rápido y supone un recorte sustancial de los plazos convencionales, puesto que no suele superar los cuatro meses, aunque antes de esto haya habido un importante trabajo previo de localización de espacios en los que remontar este tipo de viviendas, puesto que deben ubicarse en inmuebles que no hayan agotado el volumen máximo edificable, y de determinación de que esta acción pueda llevarse a cabo conforme a la normativa vigente, por conceptos como el derecho de vuelo afectado o la servidumbre de eficicios colindantes.





Con todo apunto para entrar en acción, en un día, concretamente un domingo por exigencias municipales, varios camiones transportan los diferentes módulos al lugar donde se va a levantar la nueva edificación, en el que espera una grúa de enormes dimensiones para remontarlos hasta la azotea del inmueble.





Pero no será hasta un par de meses después, tras haber ultimado las labores de adaptación y ensamblaje de la nueva vivienda al edificio –como las referentes a suministros, ascensor, colocación de fachadas…– que ésta no será habitable. En definitiva, en un plazo de seis meses desde el momento en que se reciben todos los permisos, la casa en el tejado puede estar acabada.





Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.