PATRIMONIO

La arquitectura vernácula frente a la modernidad: la masía Can Calau

Las intervenciones llevadas a cabo por Montserrat Nogués en la masía Can Calau suponen una perfecta simbiosis entre arquitectura vernácula y modernidad, una mirada a la tradición con visión de futuro.

La arquitectura vernácula frente a la modernidad: la masía Can CalauMasía Can Calau (Sant Joan les Fonts, Gerona), de Montserrat Nogués. Imagen: Marc Torra

Share This

  • linkedin
  • google+

Las intervenciones llevadas a cabo por Montserrat Nogués en la masía Can Calau suponen una perfecta simbiosis entre arquitectura vernácula y modernidad, una mirada a la tradición con visión de futuro.

La masía “Can Calau” se encuentra dentro del parque natural de la zona volcánica de la Garrotxa (Sant Joan les Fonts, Gerona), en una parcela en pendiente que se halla abancalada. La edificación se ubica en la plataforma superior.

El proyecto de reconstrucción, rehabilitación y ampliación de la masía fue llevado a cabo por la arquitecta Monserrat Nogués, a partir del análisis y la reinterpretación de la arquitectura tradicional de la comarca, pero sin renunciar a la modernidad. La propuesta se apoya en una clara abstracción formal donde la materialidad adquiere una enorme importancia.

Boceto de la actuación en la masía Can Calau. Imagen. Montserrat Nogués

Plano de implantación de la masía Can Calau. Imagen. Montserrat Nogués

La reconstrucción volumétrica de la masía emplea la piedra procedente de la antigua edificación, conformando muros de mampostería de fuerte presencia. Los vanos que perforan los cerramientos están dispuestos de forma arbitraria y se dimensionan en tamaños diferentes, como sucede, de forma tradicional, en este tipo de edificaciones. El volumen se cierra con una cubierta, a dos aguas, que evoca modelos de arquitectura vernácula.

Por contraste, la ampliación se formaliza como una pieza mucho más abstracta, más rotunda geométricamente, de referencias más contemporáneas. Su carácter de nuevo anexo se consigue con la desalineación de la caja, retranqueándose con respecto al volumen de la masía.

Exterior de la masía Can Calau. Imagen: Marc Torra

Imagen exterior de la masía Can Calau. Imagen: Marc Torra

En la fachada delantera, el contacto entre ambas edificaciones se produce únicamente a través de la lámina inclinada de la nueva cubierta, puesto que el cerramiento vertical se desmaterializa al acercarse al edificio preexistente, gracias a una gran cristalera.

Fachada delantera, masía Can Calau. Imagen: Marc Torra

En la fachada posterior, el cerramiento se perfora con una ventana longitudinal que, gracias al desnivel del terreno, queda a ras de suelo. Esta tipología de vano horizontal muy alargado es ajena a la arquitectura vernácula, reforzando el carácter moderno de la ampliación.

Fachada posterior, masía Can Calau. Imagen: Marc Torra

A parte de las diferencias formales, la materialidad ayuda a identificar y diferenciar ambos tipos de edificaciones. Frente a la tradicional mampostería, la nueva ampliación emplea la madera como revestimiento exterior. Se trata de tableros dispuestos verticalmente, dando una imagen de arquitectura ligera, aditiva, temporal, con reminiscencias de cabaña.

Exterior de la masía Can Calau. Imagen: Marc Torra

Imagen exterior de la masía Can Calau. Imagen: Marc Torra

El programa de vivienda se distribuye en las dos plantas de la masía, con zona de noche en la planta superior y zona de día en la planta baja, donde se coloca la cocina, el comedor, un estudio y zonas de servicio; mientras que la ampliación acoge un módulo habitacional casi independiente, a la manera de un dormitorio principal, un pequeño apartamento o casita para invitados. La zona de relación social, el estar, se ubica en la conexión entre ambas piezas.

Planta baja, masía Can Calau. Imagen. Montserrat Nogués

Planta alta, masía Can Calau. Imagen. Montserrat Nogués

Frente a la envoltura pétrea, las compartimentaciones y algunos elementos de mobiliario, como la cocina, se dejan en color blanco, mientras el suelo, la cubierta, las carpinterías, las jambas de ventanas, la escalera y ciertos elementos muebles, son de madera. El forjado de planta primera se materializa como una losa de hormigón, cuyo encofrado de listones de madera entabla un interesante diálogo con el despiece de la tarima que cubre el suelo.

Cocina, masía Can Calau. Imagen: Marc Torra

Paso de la cocina al comedor y subida a planta primera. Imagen: Marc Torra

Comedor, masía Can Calau. Imagen: Marc Torra

Conexión del comedor con el estudio. Imagen: Marc Torra

Estudio y comedor, masía Can Calau. Imagen: Marc Torra

Planta alta, masía Can Calau. Imagen: Marc Torra

Un muro de mampostería divide en dos el espacio interior de la masía. El muro se independiza del contenedor, separándose del perímetro y formalizándose como un elemento autónomo recorriendo toda la altura de la edificación, visible gracias al vacío generado sobre una de las mitades del volumen. En esa doble altura se sitúa la isla de la cocina y, sobre ella, se colocan los elementos de iluminación y de extracción. La abstracción de las formas y su carácter neutro disponen estas piezas en el espacio como dos prismas, un plano y una línea.

Al muro se le adosa la escalera, descompuesta en peldaños volados de madera. La autonomía de formas se vuelve a remarcar con la construcción del forjado que se encuentra tangente al muro. Cada elemento se percibe de manera individual, cada elemento se construye de un material diferente: piedra, madera, hormigón.

Muro central, masía Can Calau. Imagen: Marc Torra

Cocina, masía Can Calau. Imagen: Marc Torra

Detalle de la cocina, masía Can Calau. Imagen: Marc Torra

Doble altura sobre la cocina, masía Can Calau. Imagen: Marc Torra

Escalera, masía Can Calau. Imagen: Marc Torra

La unión de la masía con la nueva ampliación se realiza a través de un gran hueco con dintel de chapa metálica. El espacio generado se conforma mediante una envoltura de hormigón, cuyo encofrado de listones de madera habla un lenguaje similar al revestimiento de tablones exterior.

El núcleo húmedo que separa el salón del dormitorio vuelve a recurrir a un acabado en blanco, de carácter abstracto, diferenciando, nuevamente, la compartimentación (o el contenido) del contenedor. Esta división presenta, en su parte inferior, una rasgadura que repite la imagen de la ventana longitudinal de la estancia. La parte superior se convierte en una pantalla sobre la que proyectar.

Conexión con la ampliación, masía Can Calau. Imagen: Marc Torra

Conexión con la ampliación, masía Can Calau. Imagen: Marc Torra

Ampliación, masía Can Calau. Imagen: Marc Torra

Ampliación, masía Can Calau. Imagen: Marc Torra

http://www.ammarquitectes.com/

 

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.