GRANDES MAESTROS

Ico Parisi: desde el diseño racionalista a la utopía arquitectónica

Ico Parisi es una de las figuras más relevantes del diseño italiano de mediados del siglo XX, con una obra donde funde la disciplina arquitectónica, el interiorismo y el diseño industrial con el arte, y que partiendo del racionalismo desemboca, a finales de la década de 1960, en propuestas experimentales de arquitectura utópica.

Ico Parisi: desde el diseño racionalista a la utopía arquitectónicaIco Parisi: desde el diseño racionalista a la utopía arquitectónica

Share This

  • linkedin
  • google+

Ico Parisi es una de las figuras más relevantes del diseño italiano de mediados del siglo XX, con una obra donde funde la disciplina arquitectónica, el interiorismo y el diseño industrial con el arte, y que partiendo del racionalismo desemboca, a finales de la década de 1960, en propuestas experimentales de arquitectura utópica.

Aunque de origen siciliano, Domenico (Ico) Parisi (1916-1996) se educó en el ambiente cultural vanguardista de Como durante los años 30, enfocando su formación profesional hacia el campo de la construcción. Su periodo de aprendizaje se completaría durante 1936 cuando trabajó en el despacho de Giuseppe Terragni. Posteriormente, se graduaría como arquitecto en el Athenaeum de Lausana, en 1952.


Fotografía de Galleria Civica di Modena

Con una personalidad enormemente polifacética, su trabajo se desarrollaría en diversas disciplinas artísticas, el diseño, la arquitectura, el interiorismo, la escenografía, la fotografía o el cine, rodando, junto a Pino Costamagna y Giovanni Galfetti, los documentales Risanamento edilizio della città di Como y Como+Como+Como.


Fotografías de Galleria Civica di Modena

Influido por Terragni, Pietro Lingeri, Gianni Mantero o Cesare Cattaneo, sus primeras obras se adscriben al racionalismo.


Fotografía de Galleria Civica di Modena

Junto a los arquitectos Fulvio Cappelletti, Giovanni Galfetti y Silvio Longhi, fundaría el estudio técnico-artístico Alta Quota, con la intención de conseguir una síntesis entre la arquitectura, el arte y el diseño industrial.


Fotografía de Galleria Civica di Modena

Tras ser mandado al frente ruso durante la Segunda Guerra Mundial, volvería a Como en 1943, reanudando su trabajo con el diseño de exposiciones, mobiliario e interiorismo, en colaboración con Luisa Aiani (1914-1990), con la que se casaría en 1947, fundando un año más tarde el estudio La Ruota.


Fotografía de Archivio del Design di Ico Parisi, Como

La década de 1950 es un momento enormemente creativo para el matrimonio Parisi, cuyo mobiliario, de estilo muy característico y reconocible, se distingue por las formas aerodinámicas, el organicismo y los cuidados detalles constructivos. Algunos ejemplos son: el sillón modelo 856, con cierto aire a la silla Barcelona de Mies, con una peculiar mezcla de metal y madera, en este caso nogal; el sofá 865, donde las formas de la estructura tubular son equilibradas por las formas del respaldo y el asiento, gracias a sus lineas oblicuas; la silla 961 o los asientos para el Hotel Lorena (Grosseto).


Fotografías de Max Zarri

Sus diseños, equiparables a los producidos por Mollino, Gardella, Ponti y De Carli, fueron fabricados por numerosas empresas, como las americanas Singer & Sons y Altamira, o las italianas M.I.M., Longhi, Cassina, Stildomus o Cappellini. Un diseño clásico es la silla modelo 813 (1951), conocida como Uovo, que comercializó Cassina.


Fotografía de Galleria Civica di Modena

La producción arquitectónica de Ico Parisi quedó marcada por el encuentro con el grupo de pintores abstractos, encabezados por Mario Radice, o sus colaboraciones con artistas como Fontana, Somaini y Munari. Su obra buscaría la unión entre las ideas racionalistas y el arte abstracto, a partir de la integración de las artes, gracias al trabajo colaborativo en el desarrollo de los proyectos. Ejemplos significativos son las cuatro casas que proyectó en Monteolimpino: Casa Zucchi, Casa Bertacchi, Casa Bolgiana y Casa Armando Bini.


Fotografía de Fondo Ico e Luisa Parisi. Pinacoteca Civica di Palazzo Volpi, Como

La arquitectura racionalista se tergiversa con formas dinámicas, elementos biselados, líneas diagonales y materiales orgánicos, y se decora con pinturas y mosaicos de Radice o esculturas y cerámicas de Somaini.


Fotografías de Fondo Ico e Luisa Parisi. Pinacoteca Civica di Palazzo Volpi, Como

En la casa Franco Carcano (1949-1950), en Maslianico, las superficies blancas ceden protagonismo a los muros revestidos con piedra de Moltrasio. El interior combina las piezas de mobiliario fabricadas en serie con elementos individualizados y adaptados a los requisitos del cliente. Destaca el empleo de diferentes tipos de madera, como nogal, caoba o alerce. La decoración se completa con un mural pintado por Radice y barandillas con detalles figurativos, diseñados por el propio Parisi.


Fotografías de Fondo Ico e Luisa Parisi. Pinacoteca Civica di Palazzo Volpi, Como

La estética racionalista se diluye en el edificio de viviendas de Via Francesco Scalini (Condominio S. Antonio) en Como, de 1957-1958, donde sobre un basamento de dos plantas, en hormigón visto, se levanta una torre de tres alturas con cerramientos de ladrillo y parapetos de bloques. En el ático habitó el matrimonio Parisi, en una vivienda de pequeñas dimensiones que, gracias a los paneles correderos, prácticamente se convierte en un espacio único abierto al paisaje.


Fotografías de Adam Štěch

Uno de sus edificios más significativos, en colaboración con Silvio Longhi y Luigi Antonietti, es el Padiglione di Soggiorno para la X Trienal de Milán (1954), levantado en el Parque Sempione, y ahora convertido en biblioteca.


Fotografía de Alterstudio Partners


Fotografías de Fondo Ico e Luisa Parisi. Pinacoteca Civica di Palazzo Volpi, Como

Mediante una cáscara continua de hormigón armado de pequeño espesor (con secciones de 8 cm), plegada alrededor de una planta circular, genera un vacío central acristalado sin soportes interiores.


Fotografía de Galleria Civica di Modena


Fotografías de Stefano de Crescenzo

La intensa colaboración con artistas produjo un cambio en su investigación arquitectónica que, a finales de la década de 1960, se centraría en la vida y los espacios para habitar. A partir de los experimentos con el Grupo T y Francesco Somaini, desarrolló Contenitori umani (1968).


Fotografías de Galleria Civica di Modena

A partir de contenedores de espuma de poliuretano de diferentes formas, Parisi propone un espacio habitable individual, íntimo y excluyente, donde se pierde el contacto físico y emocional, una crítica a la sociedad moderna y sus nuevas formas de vivir.


Fotografías de Fondo Ico e Luisa Parisi. Pinacoteca Civica di Palazzo Volpi, Como


Fotografía de Archivio del Design di Ico Parisi, Como

Este tipo de investigaciones le lleva a propuestas más radicales y utópicas a lo largo de los años setenta, influido por el Arte Povera italiano o el Nuevo Realismo francés, donde desarrolla Ipotesi per una Casa Esistenziale (1972), Operazione Arcevia Comunità Esistenziale (1974), Libertà è uscire dalla scatola (1978), Utopia Realizzabile (1978) y Apocalisse Gentile (1979). Son propuestas que trascienden la arquitectura, para convertirse en una síntesis, representaciones plásticas que alertan de la autodestrucción humana, siempre con un trasfondo de esperanza en una regeneración posible.


Fotografía de Galleria Civica di Modena

Sus últimas obras, desde una posición claramente postmoderna, heredan estos planteamientos utópicos, como denota el centro polivalente Bobadilla (1982-1992), en Dalmine (Bérgamo), proyectado junto a Angelo Cassi, una construcción materializada como si se encontrara parcialmente derruida. Su serie de rascacielos, proyectados entre 1985 y 1986, radicalizan ese postmodernismo, cargándolo de simbolismos y referencias antropomórficas.


Fotografía de Galleria Civica di Modena

Su trabajo se centraría en la sátira y la provocación, con el diseño de objetos y muebles extraños, espacios vitales claustrofóbicos, planteamientos arquitectónicos basados en la anatomía humana o instalaciones artísticas de aire surrealista. De su mente racionalista surgían visiones utópicas. El sueño de la razón producía monstruos postmodernos.

Fotografías de Archivio del Design di Ico Parisi, Pinacoteca Civica di Palazzo Volpi, Galleria Civica di Modena, Max Zarri, Adam Štěch, Stefano de Crescenzo y Alterstudio Partners

http://www.archiviodesignicoparisi.it/

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
CAPTCHA
Esta pregunta se hace para comprobar que es usted una persona real e impedir el envío automatizado de mensajes basura.