Share This

  • linkedin
  • google+

El estudio milanés Skrivo ha colaborado con la marca danesa Soft Line para diseñar una silla con un respaldo que se inserta en el asiento como una galleta en un helado.




La parte del asiento del sillón Halo se asienta sobre una base tubular de acero doblado, elevándolo ligeramente del suelo, mientras que su respaldo rectangular se inserta en una ranura del mismo.



"Por lo general, un sofá tiene un respaldo que llega hasta el suelo y un asiento," nos cuenta el fundador de Skrivo Stefan Krivokapic. "Pensamos que podría ser interesante observar el resultado del simple hecho de insertar el respaldo en su base."





El cojín del asiento y el respaldo plano son independientes, lo que permite reconfigurar este mueble en un sistema de asientos para espacio público o un sofá de tres plazas.



El sistema de asientos cuenta con un respaldo más amplio para dos asientos separados.





"En los aeropuertos la gente siempre trata de evitar sentarse justo al lado de un desconocido, por lo que una de cada tres plazas siempre queda vacía", afirma el diseñador. "Pensé que podría ser interesante para optimizar el espacio, guardando asimismo un poco de intimidad."





La versión sofá combina el respaldo más grande con un asiento más amplio. El largo respaldo está diseñado para ofrecer privacidad, mejorar la acústica y permitir que el asiento se utilice para zonificar las áreas así como para separar ambientes.





"Tratamos de pensar en un punto medio que permita al usuario tener más privacidad, pero aún así ser capaz de interactuar con su entorno."



El sistema Halo de Skrivo para Soft Line, que está disponible una gama de colores, se exhibió en las ferias imm cologne y Maison&Objet a principios de este mes.



 

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
CAPTCHA
Esta pregunta se hace para comprobar que es usted una persona real e impedir el envío automatizado de mensajes basura.