GRANDES MAESTROS

Hacer ciudad: la iglesia del Sagrado Corazón de Jesús de Lisboa

A parte de la indudable calidad arquitectónica de la iglesia del Sagrado Corazón de Jesús de Lisboa, el proyecto de Nuno Portas y Nuno Teotónio Pereira sobresale por su inserción urbana y su vocación por integrar la edificación en la vida de la ciudad.

Hacer ciudad: la iglesia del Sagrado Corazón de Jesús de LisboaHacer ciudad: la iglesia del Sagrado Corazón de Jesús de Lisboa

Share This

  • linkedin
  • google+

A parte de la indudable calidad arquitectónica de la iglesia del Sagrado Corazón de Jesús de Lisboa, el proyecto de Nuno Portas y Nuno Teotónio Pereira sobresale por su inserción urbana y su vocación por integrar la edificación en la vida de la ciudad.

Para reemplazar otra anterior, el Patriarcado de Lisboa convocó un concurso para la construcción de la nueva Igreja do Sagrado Coração de Jesus. El equipo ganador estaba dirigido por los arquitectos Nuno Teotónio Pereira y Nuno Portas, contando como colaboradores a Pedro Vieira de Almeida, Luís Vassalo Rosa, Miguel Aragão y Duarte Cabral de Melo.


Fotografías de SIPA

La iglesia se inició en 1962 y las obras continuaron hasta 1967, siendo oficialmente inaugurada en 1970. El complejo parroquial se estructura en tres cuerpos dispuestos alrededor de un patio, abierto hacia la calle Camilo Castelo Branco. La edificación principal corresponde al volumen de la iglesia propiamente dicha, mientras que el resto de construcciones aloja usos sociales y asistenciales, o bien, de carácter pastoral y educativo.

En lugar de diseñar un edificio monumental, autónomo y autosuficiente, la propuesta se convierte en una intervención urbana, donde la edificación se disuelve en la trama de la ciudad, apoyándose en la arquitectura preexistente que la rodea, haciendo del espacio público generado en el corazón de la parcela un elemento integrador que conecta las calles adyacentes: Camilo Castelo Branco y la posterior calle de Santa Marta. En ese patio central, la vocación urbana y el carácter público se acentúan con la ubicación de una cafetería.


Fotografías de SIPA

La pendiente de las calles y el desnivel existente entre ellas se resuelve mediante un sistema de rampas, escalones y tramos de escaleras, introduciendo una variada secuencia de recorridos, rica en visuales y perspectivas del espacio urbano, del patio generado y de la nueva edificación, gracias a la generación de distintas terrazas, plataformas y miradores.


Fotografías de Direção-Geral do Património Cultural

Buscando una construcción de gran durabilidad y de fácil mantenimiento, la propuesta recurre a los paneles prefabricados y al hormigón visto como material principal, generando una estética próxima al brutalismo.


Fotografías de Daniela Ladiana


Fotografías de Rui Alexandre Cavaleiro

Unificando la imagen de la intervención, sobresale el diseño del mobiliario urbano, la iluminación exterior, las cerrajerías, carpinterías, protecciones verticales y pasamanos, todo ello continuando con un mismo criterio brutalista de piezas de volumetría rotunda y contundente, en un juego de elementos y planos descompuestos que se solapan o se yuxtaponen, jugando con los escalonamientos.


Fotografía de SIPA


Fotografía de Rita Bastião

La iglesia diseñada por Nuno Portas y Nuno Teotónio Pereira es uno de los ejemplos más interesantes del Movimiento de Renovación del Arte Religioso (MRAR, Movimento de Renovação da Arte Religiosa), que desde mediados de la década de 1950 pretendía la renovación arquitectónica de este tipo de edificaciones, desterrando las referencias históricistas.


Fotografía de Rui Alexandre Cavaleiro

Esta renovación buscaba volumetrías sencillas, líneas depuradas y espacios más austeros, donde el rigor formal iba acompañado de una decoración más contenida, apoyada por obras de arte contemporáneo, sin necesidad de recurrir a falsos históricos. La nueva espiritualidad requería una nueva arquitectura. En este punto, la sinceridad constructiva y el tratamiento desnudo de los materiales de la iglesia del Sagrado Corazón de Jesús se adaptan, perfectamente, a todos estos requisitos.


Fotografía de Jean-François Loiseau

De manera similar a como había sido enfocado el espacio exterior, la iglesia es una superposición de niveles diferentes, interconectados entre sí. La volumetría del templo se descompone en diferentes plataformas, terrazas y galerías, cuyo punto focal es el altar mayor. Bajo el espacio principal se desarrollan la cripta y los salones parroquiales, conectados directamente con el nivel del patio exterior.


Fotografías de Daniela Ladiana

El interior, sobrio y depurado, sobrecoge gracias al tratamiento de la luz natural. A través de lucernarios y grandes franjas acristaladas, la luz baña los cerramientos y sus nervaduras, suavizando la textura del hormigón. Sobre los nervios de la cubierta se produce un juego geométrico de luces y sombras, en una composición abstracta y minimalista de gran profundidad.


Fotografías de Ricardo Amado

Nuno Teotónio Pereira y Nuno Portas evitan la construcción de un gran monumento religioso y, en su lugar, proponen un acercamiento de los espacios religiosos a la ciudad introduciendo, generosamente, el espacio público en el corazón de la intervención. En lugar de un edificio ensimismado, construyeron un trocito de ciudad.

Fotografías de SIPA-Sistema de Informação para o Património Arquitetónico, Direção-Geral do Património Cultural, Rui Alexandre Cavaleiro, Rita Bastião, Ricardo Amado, Jean-François Loiseau y Daniela Ladiana

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
CAPTCHA
Esta pregunta se hace para comprobar que es usted una persona real e impedir el envío automatizado de mensajes basura.