ACTUALIDAD

Foro Boca, de Rojkind Arquitectos

La nueva sede de la Orquesta Filarmónica de Boca del Río (México), diseñada por Rojkind Arquitectos, y conocida como Foro Boca, transciende el mero complejo musical para convertirse en un espacio dinamizador de la vida cultural local, transformando la imagen urbana del frente costero de la ciudad.

Foro Boca, de Rojkind ArquitectosForo Boca, Boca del Río (Veracruz, México). Rojkind Arquitectos. Fotografía de Jaime Navarro

Share This

  • linkedin
  • google+

La nueva sede de la Orquesta Filarmónica de Boca del Río (México), diseñada por Rojkind Arquitectos, y conocida como Foro Boca, transciende el mero complejo musical para convertirse en un espacio dinamizador de la vida cultural local, transformando la imagen urbana del frente costero de la ciudad.

El importante desarrollo cultural experimentado en los últimos años en el municipio de Boca del Río (Estado de Veracruz) se confirmó en el año 2014 con la creación de una Orquesta Filarmónica. Las acciones de la orquesta no se limitan a la programación de conciertos y recitales musicales, sino que se ha vinculado a programas de ayuda y cohesión social, a través de actividades educativas vinculadas con la música (por ejemplo, “Orquestando Armonía”).

El éxito de todas estas iniciativas, tanto culturales como sociales, motivó la necesidad de crear una sede para la orquesta, que sirviera a la vez de complejo cultural y elemento de dinamización urbana. El proyecto, denominado Foro Boca, ha sido desarrollado por el estudio Rojkind Arquitectos, con sede en Ciudad de México, dirigido por Michel Rojkind.

 

 

La localización del complejo cultural se haya en un lugar de fuerte carga histórica, justo en la desembocadura del río que da nombre al municipio, Jamapa. Se encuentra situado al inicio de la escollera que delimita el ámbito fluvial del marino, en un área de transición entre la tierra, el río y el mar.

Su posición dentro de la trama urbana lo sitúa en una zona de rótula, como punto de confluencia del bulevar costero Vicente Fox, la Avenida de la Independencia y la calle Zamora. A pesar de la tradición gastronómica y de restauración de esta última vía, el entorno presenta un marcado deterioro. La actuación se mostró como una oportunidad para la revitalización y modernización del tejido urbano próximo, transformando la imagen costera de la ciudad.


Imagen de Rojkind Arquitectos

La mejora del espacio urbano y la renovación de las infraestructuras, en el ámbito donde confluyen esas tres vías, ha permitido una comunicación directa y más fluida con el centro de la población. El edificio del Foro Boca introduce una nueva imagen, moderna e innovadora, que transforma la visión de esa zona de la ciudad, pretendiendo ser, también, el catalizador de la renovación cultural y social del entorno.


Fotografía de Jaime Navarro

La imagen del nuevo contenedor cultural recurre a la propia conformación de la escollera donde se inserta, empleando las formas prismáticas de los dados de hormigón que protegen la línea de costa. El volumen se convierte en una amalgama de formas de hormigón, dispuestas de manera aleatoria, encerrando en su interior las distintas salas. Esta estrategia recuerda las rocas varadas que Moneo empleó en el Kursaal de San Sebastián, mientras su materialidad trae a la memoria la arquitectura magmática de Artengo, Menis y Pastrana.


Fotografía de Rojkind Arquitectos

El complejo se desarrolla a partir de una gran sala de conciertos, con capacidad para cerca de mil espectadores, que posibilita su adaptación a actuaciones teatrales y de danza, o proyecciones cinematográficas. La sala de ensayo podrá ser, también, usada para uso público, con una capacidad de 150 espectadores, acogiendo actuaciones con un aforo más limitado.




Imágenes de Rojkind Arquitectos

Alrededor de las salas se dispone el resto del programa, en algunos casos abierto a patios y terrazas interiores, para no perforar los volúmenes exteriores de hormigón. La parte fundamental de la edificación da respuestas a los requerimientos de la orquesta filarmónica, con salas de ensayos, estudio de grabación, camerinos, zona administrativa y biblioteca especializada. Muchos de estos espacios permiten su adaptación a otros usos, para acoger las funciones de teatro y espectáculos de danza, la realización de talleres o festivales, así como diversas tareas docentes. El programa se completa con cafetería y restaurante.




Imágenes de Rojkind Arquitectos

 

La imagen exterior de la edificación destaca por su carácter masivo. Las superficies cerradas, sin apenas vanos, muestran forman prismáticas variadas, de aspecto poliédrico de carácter mineral o rocoso. El volumen facetado presenta perfiles quebrados, con aristas muy marcadas, introduciendo cambios volumétricos precisos y sombras pronunciadas.

Exteriormente, el contorno quebrado se traslada al muro de protección de la escollera, también de hormigón. El espacio público unifica el paseo del espigón, la plaza de acceso a Foro Boca y el final de la calle Zamora, en un lugar lúdico. Proyecciones sobre las caras de los volúmenes, o la audición de lo que acontece en las salas del interior, permitiría a ese espacio público convertirse en la ampliación virtual del auditorio.


Fotografías de Jaime Navarro

El tratamiento exterior del volumen deja visto el hormigón y el despiece de su encofrado. Los listones que lo han conformado siguen ángulos de inclinación diferente en cada una de sus caras. Además, cada listón presenta una posición relativa diferente con respecto al plano de fachada, sobresaliendo o retranqueándose con respecto a los adyacentes. Esta disposición produce resaltes, entrantes y salientes en la masa de hormigón, introduciendo un interesante juego de texturas y sombras. El resultado es una superficie cambiante y texturada, de gran plasticidad.


Fotografías de Jaime Navarro

El hormigón también domina la imagen interior, empleando el mismo tipo de superficies quebradas y poliédricas, con acabados similares en cuanto a los resaltes y al despiece del encofrado. Como contrapunto al hormigón, también se han empleado superficies blancas y elementos de madera (en ciertos revestimientos, barandillas, antepechos y determinados techos).


Fotografías de Jaime Navarro

Destacan especialmente, la gran sala de conciertos, con sus acabados en madera y sus butacas en diferentes tonos de gris, y el gran vestíbulo a triple altura. En el desarrollo de este vacío se han generado numerosas plataformas entre los distintos niveles, espacios con vocación de ser empleados como pequeñas salas abiertas, donde llevar a cabo actuaciones y funciones, espacios receptores de cualquier tipo de creatividad artística.


Fotografías de Jaime Navarro

Fotografías de Jaime Navarro y Rojkind Arquitectos

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.