ACTUALIDAD

Enfoques arquitectónicos: Los Miradores, de Andrés Alonso

El conjunto residencial Los Miradores, en Villa Allende (Córdoba), de Andrés Alonso, se proyecta a partir de la focalización de puntos de vista y visuales sobre el paisaje distante, transmutando el espacio residencial en un espacio para observar.

Enfoques arquitectónicos: Los Miradores, de Andrés AlonsoEnfoques arquitectónicos: Los Miradores, de Andrés Alonso

Share This

  • linkedin
  • google+

El conjunto residencial Los Miradores, en Villa Allende (Córdoba), de Andrés Alonso, se proyecta a partir de la focalización de puntos de vista y visuales sobre el paisaje distante, transmutando el espacio residencial en un espacio para observar.

En una de las zonas más elevadas de Villa Allende, en Córdoba (Argentina), sobre una ladera de pendiente pronunciada, el conjunto de cuatro viviendas, conocido como Los Miradores, obra del arquitecto argentino Andrés Alonso, se adapta al terreno por medio de la descomposición del programa en piezas prismáticas diferenciadas.

Cada vivienda se resuelve mediante la estratificación de sus usos en dos plantas. El nivel inferior se encuentra encajado en el terreno y se coloca paralelo a las curvas de nivel. En él se dispone la zona de noche.

Su aspecto cerrado y masivo, así como su situación en contacto con el suelo, en el que se encaja y del que parece formar parte, se ven reforzados por la materialidad. El prisma se reviste en todas sus caras exteriores de ladrillo. El carácter heterogéneo de sus tonalidades, los colores tierras de su acabado o la textura pétrea, ahondan en esas conexiones.

Los distintos volúmenes se colocan uno a continuación del otro, tan próximos entre sí que aparentan la conformación de un mismo frente, un zócalo o una formación rocosa excavada. En lugar de una alineación continua, las piezas se desfasan entre sí, mejorando la independencia e intimidad de las distintas viviendas.

Por el contrario, el nivel superior, donde se ubica la zona de día, se apoya sobre el volumen inferior, evitando todo contacto con el terreno. El prisma se ha dispuesto siguiendo la línea de máxima pendiente, perpendicular a la pieza de noche, de la que vuela y sobresale buscando la focalización de las vistas.

Su aspecto es de piezas ingrávidas y livianas que se posan sobre un basamento, casi como un podio. Su acabado liso y blanco contrasta con los tonos del ladrillo, y lo vincula con la ligereza y el aspecto aéreo, como si fueran nubes blancas y prismáticas.

Los cuatro volúmenes remarcan su independencia evitando el contacto entre piezas adyacentes. La separación entre viviendas se realiza con el elemento de comunicación vertical que conecta el nivel superior con el terreno. Se trata de una escalera exterior excavada en el volumen inferior, que introduce una rasgadura de separación entre casas adyacentes.

La cubierta de la zona de noche se convierte en una terraza en el nivel superior, desde la que se accede al interior de las viviendas y a la que se tiene acceso directo desde la cocina. Un pequeño desnivel diferencia este mirador del espacio de circulación que conecta la escalera, el camino de llegada y el acceso al tendedero, formalizado como una rasgadura vertical que lo muestra como pieza independiente a la vivienda.

Bajo el volumen volado, surge un espacio protegido acotado por los soportes metálicos en V que posibilitan la sensación de ingravidez de la caja. Este espacio puede ser entendido como una actualización del típico quincho argentino, utilizado, generalmente, para comidas y encuentros familiares al aire libre.

En el terreno se ha excavado una piscina, donde se recurre, nuevamente, al ladrillo como revestimiento de muretes y solado, generando la imagen de una formación pétrea, casi de cortes en un terreno rocoso o paredes de una cantera.

Los prismas blancos, conformados como tubos alargados, se transforman en telescopios que enfocan y enmarcan paisajes lejanos. El frente del volumen queda completamente acristalado, abierto a las vistas. Se trata, en definitiva, de grandes cíclopes que, con su único ojo, fijan la mirada en un campo visual delimitado.

Desde el interior, el espacio potencia la dirección impuesta a las vistas. Es un espacio centrífugo que salta hacia el vacío del exterior, anhelando el contacto visual del paisaje contemplado. Al estar elevado del terreno, la panorámica, como objeto de deseo, se muestra inalcanzable, lejana y bella. En Los Miradores, como su nombre indica, el usuario se convierte en voyeur.

Fotografías de Gonzalo Viramonte

http://www.andresalonso.com.ar/

Insertar comentario
2 Comentarios
Imagen de Anónimo
Enfoques arquitectónicos: Los Miradores, de Andrés Alonso

Increible proyecto. Me gustaria saber una información, estoy haciendo un estudio de este proyecto, y seria possible saber las dimensiones del terreno, de frente y de fundo?
Si possible me encantaria saber.
Muchas gracias
Angelica Athayde

Imagen de mbusca
Enfoques arquitectónicos: Los Miradores, de Andrés Alonso

#1 Hola Anfelica, te recomendamos dirigirte al estudio: http://www.andresalonso.com.ar/

 

Gracias

Un saludo

Increible proyecto. Me gustaria saber una información, estoy haciendo un estudio de este proyecto, y seria possible saber las dimensiones del terreno, de frente y de fundo?
Si possible me encantaria saber.
Muchas gracias
Angelica Athayde

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
CAPTCHA
Esta pregunta se hace para comprobar que es usted una persona real e impedir el envío automatizado de mensajes basura.