ESTUDIANTES DE LA UNIVERSIDAD DE HALLE DISEÑAN UNA INSTALACIÓN -NUBE-

En la Nube

La piel de tela permeable de esta instalación no habitable diseñada por los estudiantes de la universidad alemana Burg Giebichenstein de Arte y Diseño permite a la humedad penetrar en su interior creando un espacio que hace sentir a sus visitantes como si estuviesen en el interior de una nube.

En la NubeCumulus, accediendo a la Nube

Share This

  • linkedin
  • google+

La piel de tela permeable de esta instalación no habitable diseñada por los estudiantes de la universidad alemana Burg Giebichenstein de Arte y Diseño permite a la humedad penetrar en su interior creando un espacio que hace sentir a sus visitantes como si estuviesen en el interior de una nube.




Levantándose sobre el suelo gracias a sus patas metálicas, la estructura blanca translúcida con forma de capullo se encuentra en el mismo nivel que las ramas de los árboles de una zona boscosa de la ciudad universitaria de Halle. La estructura, que se asemeja a una nube de lluvia, está recubierta de un material elástico perforado que expone a sus habitantes a la precipitación en lugar de resguardarlos de ella.





“La idea era hacer una instalación o casa inspirándonos en los parásitos” nos cuenta Iranzo. “Asímismo, el proyecto tiene el objetivo de proporcionar un estado de calma a sus visitantes”. “La cuestión era, ¿qué sucede en el interior de una nube real? Si pudiésemos penetrar en una de ellas, ¿qué pasaría?





Un marco de acero tubular, diseñado para ser montado y desmontado fácilmente, actúa como estructura quedando envuelto mediante una tela elástica, un material de poliéster transpirable con perforaciones hechas por el fabricante textil alemán 3DEA, que reacciona a los movimientos de las personas en su interior.





“Con una forma simple y regular, la interacción de la pieza con el usuario implica una variación en su forma gracias a la elasticidad de la tela que cubre la estructura” afirma otro de sus diseñadores. “Es elástico, el viento y la lluvia fluyen a través de ella y es translúcida” añade Iranzo.





Una escalera de cuerda con peldaños de madera asciende hasta una abertura en la parte inferior de la estructura bulbosa permitiendo el acceso a la instalación. Esta abertura ha sido parcialmente cubierta mediante una red blanca que permite a los visitantes que se encuentran en el interior tumbarse como si estuviesen en una hamaca.





“Dentro de la nube, el cuerpo parece gravitar con una sensación de ligereza; es un lugar donde reina la calma” concluyen los diseñadores.

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.