NUEVAS TECNOLOGÍAS QUE PERMITEN VIDRIOS INTELIGENTES

El futuro es de cristal: cristales térmicos, acústicos y opacos a voluntad

Nadie duda de que el cristal es el material de cerramiento de fachadas del futuro y hoy por hoy, el que avanza imparable en el mercado. Hasta ahora, sus puntos flacos eran: su insuficiente aislamiento térmico y acústico y la necesidad de superponer una persiana o una cortina para evitar su transparencia, cuando queremos tener intimidad, pero eso ya son cosas del pasado, veamos el presente y futuro.

El futuro es de cristal: cristales térmicos, acústicos y opacos a voluntadVidrios que cambian su opacidad en función de las necesidades

Share This

  • linkedin
  • google+

Nadie duda de que el cristal es el material de cerramiento de fachadas del futuro y hoy por hoy, el que avanza imparable en el mercado. Hasta ahora, sus puntos flacos eran: su insuficiente aislamiento térmico y acústico y la necesidad de superponer una persiana o una cortina para evitar su transparencia, cuando queremos tener intimidad, pero eso ya son cosas del pasado, veamos el presente y futuro.

Otra de sus carencias clásicas, la falta de resistencia al impacto, ya no es un problema,  pues el cristal se fabrica en la actualidad con la superposición de varias láminas  unidas por diferentes materiales transparentes que lo hacen prácticamente irrompible. Es lo que llamamos el cristal laminar.

Y su durabilidad e inmutabilidad es incuestionable.

Ahora en el mercado empieza ya a haber distintas soluciones para mejorar notablemente sus características como aislante térmico y acústico y además se está en el camino de conseguir que el cristal se haga transparente u opaco a nuestra voluntad, gracias al cristal electrocrómico, que veremos después.

Dentro de poco tiempo conseguiremos además que estos logros no supongan un encarecimiento desproporcionado del material, y estén al alcance de todos los bolsillos.

En ese momento, el cristal será considerado una panacea dentro de las soluciones posibles para conformar los cerramientos de la edificación.

Hoy vamos a analizar una de las líneas importantes de transformación del cristal, que es el producido por el llenado de gas Argón en la cámara hueca que dejamos entre las láminas interiores y exteriores. Veremos también los cristales electrocrómicos, que se opacan a nuestra voluntad.

Hasta ahora, la cámara entre las láminas de cristal estaba llena simplemente de aire, pero en este momento ya hay en el mercado cristales llenos de gases, que mejoran enormemente las capacidades térmicas y acústicas del material.

VIDRIOS CON GAS ARGON (MEJORA COMPORTAMIENTO TERMICO Y ACUSTICO)

El argón es más denso que la atmósfera, brindando una mayor eficiencia térmica que el aire colocado entre los vidrios. La eficiencia energética es el beneficio clave ya que el gas actúa como un aislante agregado, trabajando durante el verano y el invierno para mantener los interiores aislados de las temperaturas exteriores.

La mejora en el Aislamiento térmico mediante el rellenado de la cámara con gases de menor conductividad térmica que el aire puede llegar a reducir el valor de K en más de 0,3 w/mKº

La mejora en decibelios por la incorporación de gases llega en este momento hasta los 5 db.

También ejerce el gas una función protectora para los vidrios recubiertos con capas metálicas gracias a que, a diferencia del aire, el llenado de la cámara se realiza con gases químicamente puros.

El gas finalmente elegido ha sido el ARGON, por múltiples razones:

  • Es un gas incoloro y no tóxico para las temperaturas habituales
  • Es estable a la acción de las radiaciones UV.

A veces se emplea una mezcla de gas ARGON y gas SF6

VIDRIOS INTELIGENTES O VIDRIOS ELECTROCROMICOS (OPACOS A VOLUNTAD)

El vidrio electrocrómico es un vidrio que pierde transparencia cuando se le aplica una corriente eléctrica. Una lámina de este vidrio está constituida por dos capas de vidrio en las caras exteriores y entre ellas situamos unas capas de materiales transparentes que van perdiendo esa cualidad, tiñéndose de color cuando se le aplica una tensión eléctrica.

Así pues, podemos graduar el nivel de transparencia del cristal a voluntad.

El vidrio electrocrómico es uno de los llamados “vidrios inteligentes”, entre los que están el vidrio fotocrómico, que pierde transparencia al incidir sobre él luz intensa, el termocrómico, que hace lo propio con aumentos y disminuciones de la temperatura, el de partículas suspendidas (SPD) y el de cristal líquido.

Así pues no está lejos el día que nuestras fachadas de cristal, irrompibles y duraderas, sean tan aislantes térmica y acústicamente como cualquier muro y puedan dejar de ser transparentes a voluntad, e incluso cambiar de color a gusto del usuario

El vidrio electrocrómico está compuesto por siete capas de diferentes materiales. Las dos más exteriores son de vidrio o plástico transparente, y son las que dan a la ventana las características de resistencia y aislamiento térmico y acústico. Las dos capas siguientes están hechas de un material conductor transparente y están conectadas a la corriente eléctrica. Entre estas dos últimas capas citadas están las tres centrales, y en ellas es donde se produce la reacción química que hace oscurecer a la ventana. Una de estas tres capas está compuesta por un material electrocrómico. El que más se usa es el trióxido de wolframio (WO3), cuyas propiedades electrocrómicas fueron descubiertas por Deb en 1969. Hay otros materiales electrocrómicos de carácter orgánico, como la polianilina, y de carácter inorgánico, como el V2O5 y el MoO3. Otra capa de las tres centrales es el contraelectrodo, que es un material capaz de almacenar iones. Este contraelectrodo suele ser un polímero conductor o un óxido metálico, como el óxido de níquel, que es el más usado. Entre la capa electrocrómica y el contraelectrodo está la capa más central de todas, que es un material conductor iónico. Puede ser una disolución electrolítica o un electrolito sólido.

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.