Arquitectura

El arquitecto Werner Tscholl firma una caverna contemporánea

La casa SRMS&A de Werner Tscholl, proyecto presente en la última Bienal de Arquitectura de Venecia, es un interesante ejemplo de arquitectura adaptada al entorno natural con gran sensibilidad

El arquitecto Werner Tscholl firma una caverna contemporáneaEl arquitecto Werner Tscholl firma una caverna contemporánea

Share This

  • linkedin
  • google+

La casa SRMS&A de Werner Tscholl, proyecto presente en la última Bienal de Arquitectura de Venecia, es un interesante ejemplo de arquitectura adaptada al entorno natural con gran sensibilidad

vista de conjunto del edificio des del exterior

En una colina del Valle Venosta se encuentra la casa SRMS&A más conocida como “la casa en la roca”. Este edificio se sitúa al interno de una gran finca agrícola, la residencia principal de la cual es el antiguo castillo Juval. El famoso alpinista italiano Reinhold Messner compró la propiedad en 1983 convirtiendo el castillo en la sede principal de sus seis museos dedicados a la montaña. Para la nueva casa de la familia, el visionario propietario escoge como proyectista Werner Tscholl, con el que ya había colaborado anteriormente en la realización del premiado Museo Messner de la Montaña en Firmiano, proyecto que valió a Tscholl el galardón “Arquitecto Italiano del año” en 2016.

vista hacia las rocas exteriores des del interior de la casa

vista del patio a sur y fachada acristalada. Imagen VERTICAL.

El cliente tenía muy claras las premisas iniciales del proyecto. Por una parte, la casa no podía ser visible des del exterior, siguiendo la idea de un edificio construido directamente en la roca sin aumentar el volumen edificado, reduciendo así el impacto visual. De esta forma, la nueva construcción conservaría el delicado paisaje de entrada al valle Senales. La otra gran condición era que la vivienda debía construirse en el emplazamiento con menor potencial productivo, siguiendo así una costumbre campesina de esta zona, según la cual se escogen como hogar terrenos que sean aptos para la construcción, pero con poco valor des del punto de vista de la explotación agrícola.

detalle de la escalera tallada en la roca. Imagen VERTICAL

Con estos puntos de partida tan precisos, la solución del proyecto estaba casi definida. La nueva casa sería una caverna contemporánea de 240 m2 de superficie y dos plantas, invisible des del exterior y excavada en un llano de rocas situado en la parte sur de un promontorio con terrazas naturales. Estas terrazas se aprovechan para la construcción del garaje y los establos.

vista interior de la escalera interior que conecta las dos plantas

Des del garaje y pasando a través de un túnel excavado en la roca se accede directamente a la planta inferior del edificio donde encontramos la parte más privada de la casa, las habitaciones y la sauna. La habitación principal, orientada a Este, tiene un pequeño patio de roca privado des del cual se puede subir directamente al jardín exterior y a la cubierta. En cambio las otras tres habitaciones y el baño están orientados a Sur y dan directamente al patio principal con una fachada totalmente acristalada y una bonita escalera exterior esculpida en la roca. Finalmente, a Norte, encontramos la escalera interna que conduce a la zona de día de la casa.

vista des del interior a las tres ventanas talladas en la roca que dan acceso a la terraza

La entrada principal de la vivienda se sitúa en la planta superior del edificio dando ingreso a las zonas de día. A Sur, se ubican el salón y el estudio que gozan de una magnífica e insólita terraza panorámica, a la cual se accede a través de tres ventanales tallados en la roca que enmarcan el paisaje en dirección al pico de Lasa y el Valle Venosta.

Una combinación de sensaciones contrastadas invade el proyecto. Por una parte, el cobijo que ofrece la montaña, y por la otra, la libertad que brindan la amplitud de los espacios y las vistas exteriores. En la obra se han utilizado 260 m2 de vidrio estructural, de modo que todas las habitaciones disfruten de grandes ventanales a través de los cuales se pueden admirar las diferentes superficies minerales descubiertas durante la excavación.

vista de una parte de la terraza de la primera planta

Para construir el forjado único de la cubierta, y en general para toda la casa, se han reutilizado los materiales obtenidos a partir de la excavación, debidamente analizados y convertidos en inerte ecológico para el hormigón estructural encofrado con planchas OSB y dejado a vista. El mismo hormigón se ha utilizado para el manto externo de la cubierta, vertido con un espesor irregular de 25 a 40 cm y modelado a mano con escobas, palas y rastrillos para darle el aspecto de la roca. Se espera que poco a poco, con el paso del tiempo, el viento transportará pequeñas cantidades de tierra que colocándose sobre esta superficie será la base para el crecimiento de la vegetación espontánea.

vista del salón y la terraza

Werner Tscholl

Escrito por Aina Pérez i Verge desde TURÍN
Fotografías de René Riller

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
CAPTCHA
Esta pregunta se hace para comprobar que es usted una persona real e impedir el envío automatizado de mensajes basura.