BIOARQUITECTURA

Ecología de piedra. La arquitectura del vino de Perraudin Architectes

La arquitectura de Gilles Perraudin se muestra como una reflexión en torno a los materiales de construcción, el medio ambiente, la eficiencia energética y el rendimiento climático, aportando un enfoque tectónico a la modernidad gracias al empleo de la piedra, especialmente en sus proyectos de bodegas.

Ecología de piedra. La arquitectura del vino de Perraudin ArchitectesBodega en Vauvert, Perraudin Architectes. Imagen: Serge Demailly

Share This

  • linkedin
  • google+

La arquitectura de Gilles Perraudin se muestra como una reflexión en torno a los materiales de construcción, el medio ambiente, la eficiencia energética y el rendimiento climático, aportando un enfoque tectónico a la modernidad gracias al empleo de la piedra, especialmente en sus proyectos de bodegas.

Desde el siglo XIX, la arquitectura ha buscado su desmaterialización mediante la investigación sobre nuevos materiales y sus posibilidades expresivas, sustituyendo el carácter masivo y pesado de la arquitectura tradicional y clasicista, por una arquitectura de “piel y huesos”. Este proceso iniciado con la arquitectura del hierro, se radicaliza con las vanguardias y el posterior desarrollo de la modernidad.

Con la llegada de la postmodernidad, aparecen las críticas a la dimensión universal de la arquitectura, que no tiene en cuenta el contexto, revalorizando, en cambio, la arquitectura vernácula y la tradición constructiva local. En este contexto, se incluyen las investigaciones del estudio francés Perraudin Architectes, dirigido por Gilles Perraudin.

Bodega en el monasterio de Solan, alzado. Imagen: Perraudin Architectes

La sensibilidad hacia el medio ambiente, la búsqueda de la eficiencia energética y el óptimo rendimiento climático de las edificaciones, le lleva a un análisis de los materiales de construcción, las técnicas constructivas locales y las tradiciones culturales, que finaliza con el redescubrimiento de la piedra y su carácter tectónico.

Bodega en el monasterio de Solan. Imagen: Perraudin Architectes

Junto con la madera y la tierra, la piedra se convierte en un material ecológico ya que puede ser reutilizada indefinidamente sin gasto de energía (la Historia está llena de ejemplos de reutilización de elementos pétreos). Su extracción automatizada, su bajo coste de mercado, la facilidad de su transporte, la mecanización de los lugares de trabajo e, incluso, la posibilidad de su empleo con aparejo en seco, son algunas de las ventajas que hicieron que Gilles Perraudin recurriera al empleo de grandes bloques de piedra en sus construcciones.

Detalles constructivos del empleo de bloques de piedra. Imagen: Perraudin Architectes

Como campo de experimentación, la arquitectura del vino se convirtió en una excelente oportunidad para demostrar las posibilidades de la piedra. La sensibilidad del vino a las influencias de los compuestos químicos contenidos en los materiales, hizo pensar en la piedra como elemento idóneo para la construcción de bodegas.

Bodega en el monasterio de Solan, isometría. Imagen: Perraudin Architectes

Para la bodega Domaine de la Galine en Vauvert, recurrió al empleo de grandes sillares de piedra caliza (2,30x1,05x0,52 m) que se comportaban como elementos estructurales, sin necesidad de revestimientos interiores o exteriores, y consiguiendo el aislamiento térmico y acústico requerido.

Su colocación con aparejo en seco aceleró el proceso constructivo sin ningún tipo de sofisticación tecnológica. La dimensión de los sillares solo requería la ejecución de tres hiladas para las que, gracias al empleo de una grúa móvil, no fue necesario el montaje de ningún andamio. Los trescientos sillares necesarios se colocaron en tres semanas, en un proceso constructivo rápido, limpio (no se generaron residuos) y, a la vez, económico.

Bodega en Vauvert. Imagen: Perraudin Architectes

Para la cubierta se empleó una estructura de madera de pino de Oregón, con acabado en tierra vegetal que, sumándose a la gran inercia de los muros, conseguía las condiciones idóneas de confort interior.

La forma simple y rotunda de la edificación se consigue a partir de la sucesión de vanos de cinco metros de ancho, cubiertos por vigas de madera maciza. El espacio central queda abierto alrededor de un patio, consiguiendo mejorar la ventilación, haciendo llegar la brisa del mar que humedece la piedra de poro abierto.

Bodega en Vauvert, Perraudin Architectes. Imagen: Serge Demailly

Para la bodega de Les Aurelles, en Nizas, que produce vino a partir de una agricultura ecológica, la edificación planteada parte de unas premisas similares de respeto al medioambiente. La pendiente de la parcela permitió enterrar parte del edificio, garantizando de forma natural el ambiente necesario, de manera similar a las bodegas trogloditas.

Bodega en Nizas, alzado. Imagen: Perraudin Architectes

Bodega en Nizas, Perraudin Architectes. Imagen: Domaine Les Aurelles

Bodega en Nizas, isometría. Imagen: Perraudin Architectes

La construcción recurrió al empleo de sillares de caliza (bloques de dimensiones 2,20x0,75x0,90 m) recibidos con mortero de cal, cubierta vegetal y ventilación mediante una red de tubos enterrados, consiguiendo la estabilidad térmica del interior. Todos los materiales empleados presentan la denominación de alta calidad ambiental (HQE), cuyos objetivos son la eco-construcción, la eco-gestión, el confort y la salud.

Bodega en Nizas, Perraudin Architectes. Imagen: CAUE Languedoc Rossillon

Bodega en Nizas, interior. Imagen: Perraudin Architectes

Bodega en Nizas, Perraudin Architectes. Imagen: CAUE Languedoc Rossillon

El volumen se descompone en dos piezas lineales, siguiendo la topografía de la parcela y su orientación, que se conectan a través de un pequeño patio interpuesto entre ambas. El carácter masivo de las edificaciones contrasta con la cubierta, más liviana, que cierra el patio de acceso. Se conforma como un entramado de vigas de madera y vidrio armado.

Bodega en Nizas. Imagen: Perraudin Architectes

Bodega en Nizas, Perraudin Architectes. Imagen: CAUE Languedoc Rossillon

La apariencia masiva de estas edificaciones remarcan el carácter tectónico de la arquitectura, con reminiscencia a la tradición clásica y la construcción vernacular, pero sin renunciar a una imagen actual. Como la crítica ha comentado, después de la post-modernidad, llega la past-modernidad.

Bodega en el monasterio de Solan. Imagen: Perraudin Architectes

http://www.perraudinarchitectes.com/

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.