REHABILITACIÓN

Cripta Güell, restauración de una Iglesia inacabada

La cripta Güell, declarada Patrimonio Mundial por la UNESCO, es en realidad la nave inferior de la Iglesia que el arquitecto Antoni Gaudí iba a construir para la colonia textil que Eusebi Güell había fundado en Santa Coloma de Cervelló. El proyecto inicial constaba de dos naves, una inferior y otra superior, que se rematarían con diferentes torres laterales de hasta 40 metros de altura y un cimborrio central.

Cripta Güell, restauración de una Iglesia inacabadaIglesia de la Colonia Güell de Antoni Gaudí

Share This

  • linkedin
  • google+

La cripta Güell, declarada Patrimonio Mundial por la UNESCO, es en realidad la nave inferior de la Iglesia que el arquitecto Antoni Gaudí iba a construir para la colonia textil que Eusebi Güell había fundado en Santa Coloma de Cervelló. El proyecto inicial constaba de dos naves, una inferior y otra superior, que se rematarían con diferentes torres laterales de hasta 40 metros de altura y un cimborrio central.

En 1908 comenzó la construcción, finalmente la Iglesia quedó inacabada, en 1914 la familia Güell comunicó a Gaudí que no continuarían financiando la obra. Tan sólo la nave inferior se llegó a construir, ésta fue bendecida por el obispo de Barcelona en 1915. Un nuevo constructor, entre 1916 y 1917, cerró la nave superior con muros de ladrillo y cubiertas de fibrocemento.

La nave inferior se divide en dos zonas, la nave propiamente dicha y tras el presbiterio en un nivel superior el coro y las dependencias posteriores. Un espacio único y dinámico construido con cuatro columnas centrales de piedra basáltica y nueve pilares de ladrillo dispuestos en semicírculo concéntrico, de pilar a pilar arcos de ladrillo, que junto con los nervios también de ladrillo que descargan tanto a pilares como a fachada soportan la cubierta, una solera catalana compuesta por tres capas de rasilla.

Sin emplear contrafuertes ni arbotantes Gaudí creó un espacio único, posible por la combinación de pilares inclinados y arcos de catenaria que permiten descargar el máximo peso vertical minimizando las cargas laterales a los muros. Las fachadas con forma de paraboloide hiperbólico ayudan a soportar el peso.

La última intervención que ha tenido lugar, entre 1999 y 2003 es destacable, puesto que ha eliminado los añadidos posteriores a la marcha de Gaudí, que desvirtuaban el conjunto, el desván construido entre 1916-1917 sobre la cubierta y las escaleras sobre el porche, recuperando así su aspecto original.

Se desmontaron los recrecidos que se hicieron para la construcción del desván superior y se remataron los muros con piedra basáltica igualando la cota del perímetro, eliminando así la idea de inacabado y ocultando la solución de terraza superior. Ésta además no apoya en los muros perimetrales sino que transfiere las cargas a las columnas de la nave inferior. En el pavimento de piedra se dibujó la distribución de los pilares que Gaudí había previsto para la nave superior, de modo que da una composición del lugar si se hubiese completado.

Se tuvo especial cuidado en que las nuevas soluciones alterasen lo mínimo posible el perfil original del templo y se realizaran con materiales claramente diferenciados de los usados por Gaudí de modo que no se produce confusión entre original y nuevo, entre lo primitivo y la intervención.

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.