ACTUALIDAD

Construyendo topografías: últimas obras de Enota

La gran influencia ejercida por el lugar y el entorno donde se desarrollan los proyectos del estudio esloveno Enota, da como resultado una obra con una importante interrelación entre arquitectura, naturaleza y topografía.

Construyendo topografías: últimas obras de EnotaConstruyendo topografías: últimas obras de Enota

Share This

  • linkedin
  • google+

La gran influencia ejercida por el lugar y el entorno donde se desarrollan los proyectos del estudio esloveno Enota, da como resultado una obra con una importante interrelación entre arquitectura, naturaleza y topografía.

Fundado en 1998 por los arquitectos Aljoša Dekleva, Dean Lah y Milan Tomac, el estudio Enota tiene su sede en Liubliana (Eslovenia). Desde el año 2002, ya sólo como socios Lah y Tomac, ha centrado sus investigaciones en las relaciones entre la arquitectura, la sociedad contemporánea, las nuevas tecnologías y la naturaleza. Una obra destacada de su trayectoria es la intervención en el monasterio dominico de Ptuj para convertirlo en un centro artístico, por la que fueron nominados a los premios Mies van der Rohe 2015.

Sus últimos proyectos plantean una estrecha relación entre naturaleza, paisaje y arquitectura, planteando intervenciones como nuevas topografías artificiales que reinterpretan los valores del entorno donde actúan. Para la glorieta construida en un cruce de viales en la población de Podčetrtek (2012), se emplean grandes bloques oscuros de hormigón, como si un choque tectónico o una erupción hubiera causado la formación geológica de estos elementos.

Para el centro de la ciudad de Velenje, Enota construyó en 2014 un gran eje peatonal y ajardinado ubicado en el corazón de esta población proyectada en la década de 1950. El proyecto, denominado Promenada, busca recuperar la idea originaria de la urbanización como ciudad jardín, en una vía cerrada al tráfico hace décadas, pero sin cualificar.

Las riberas del río Paka son transformadas gracias a una topografía artificial basada en las formas angulosas y las superficies quebradas. Estos elementos forman terrazas, muretes, escalones y mobiliario urbano, y son el punto de arranque del nuevo puente que cruza el lecho del río.

Los espacios ajardinados próximos a las edificaciones se estructuran en diferentes ambientes, provocando situaciones y programas variados. Las posibilidades de estos espacios abiertos completan los usos de los edificios circundantes, y permitirán acoger nuevas funciones y construcciones según las demandas de los vecinos. Su materialización distingue franjas de tierra, espacios pavimentados, fragmentos cubiertos de rocas, bolos y gravas, o bien, montículos de césped.

El espacio más interesante se conforma en la ribera del río Paka, donde sus periódicas crecidas obligan a excavar su curso a partir de terrazas y plataformas, configurando un anfiteatro lineal. El curso del río, el puente como telón de fondo y los nuevos bancales, trazados para acotar el río, se convierten en el eje de atracción de la ciudad, un nuevo foco de actividades y eventos para la comunidad.

La actuación se completó con la construcción de un aparcamiento, cuyo cerramiento ondulado y poliédrico, conformado a partir de chapas metálicas perforadas, introduce interesantes matices de luces y sombras en su alzado.

Uno de los últimos proyectos de Enota es una capilla edificada en la pequeña población de Skorba, próxima a Ptuj. El crecimiento de esta localidad a lo largo de las vías de acceso ha generado un asentamiento sin un centro público, o un espacio urbano central, bien definido. La erección de la capilla se vio como la oportunidad de generar un foco de socialización y relación vecinal.

El proyecto propone una volumetría sencilla y una materialidad simple, sin recurrir a soluciones de alta tecnología, puesto que la aceptación del planteamiento por parte de los propios habitantes de Skorba motivó su implicación en el desarrollo de la obra, incluyendo la recaudación de fondos para la compra del solar o la autoconstrucción.

El espacio que se plantea posee planta triangular. El hormigón blanco utilizado para su construcción remarca el carácter pétreo de la edificación, casi una formación rocosa que brota del suelo. La huella dejada en el terreno contrasta frente al césped que rodea la capilla. El verde de la vegetación o el aspecto redondeado de la orografía remarcan la artificialidad de la intervención.

La construcción, apenas un suelo, no delimita un espacio cerrado, sino que acota un terreno comunitario de relación social, un espacio con vocación pública que pretende ser empleado más allá de las ceremonias religiosas, acogiendo todo tipo de encuentros y actividades. Se trata de una arquitectura tratada como topografía social.

Fotografías de Miran Kambič

https://www.enota.si/

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
CAPTCHA
Esta pregunta se hace para comprobar que es usted una persona real e impedir el envío automatizado de mensajes basura.