ARQUITECTURA SOSTENIBLE: EDIFICIOS

CH2: Nuevo Ayuntamiento de Melbourne

Australia se caracteriza por ser uno de los países que más cuida su naturaleza y medio ambiente. En ese sentido muchos de los edificios públicos son notablemente sostenibles y energéticamente eficientes. Veamos un ejemplo interesante.

CH2: Nuevo Ayuntamiento de MelbourneCouncil House 2 - Melbourne. © Edwin Tee

Share This

  • linkedin
  • google+

Australia se caracteriza por ser uno de los países que más cuida su naturaleza y medio ambiente. En ese sentido muchos de los edificios públicos son notablemente sostenibles y energéticamente eficientes. Veamos un ejemplo interesante.

En 2004, la ciudad de Melbourne tomó la decisión de relocalizar las oficinas de su Ayuntamiento. Las antiguas estaban en un edificio muy antiguo que, aunque se encontraba en el centro de la ciudad y muy cerca del edificio principal del ayuntamiento, había cubierto su vida útil y necesitaba una intervención mucho más cara que la construcción de un nuevo edificio.

El gobierno local decidió entonces tomar una iniciativa importante, construir un nuevo edificio que cumpliera los requisitos espaciales pero que a la vez fuera ejemplo de la creación y desarrollo de un proyecto holísticamente verde y sostenible.

El nuevo edificio denominado CH2 (Council House 2) fue diseñado para minimizar al máximo el consumo de energía y a la vez para mejorar enormemente el bienestar de sus ocupantes a través de la calidad del ambiente interior. CH2 es un edificio en el que se pone a prueba, con buenos resultados, un nuevo enfoque en el diseño de espacios de trabajo y por tanto supone un modelo a seguir.

La clave principal en el diseño del edificio de oficinas era conseguir un interior fresco. Incluso en el invierno, se hace necesaria la refrigeración puesto que la temperatura interior aumenta enormemente debido a dos factores:

  • El calor generado por los ocupantes, la iluminación, los ordenadores y otros equipos.
  • La ganancia de calor a través de la envolvente principalmente acristalada del futuro edificio.

Los edificios con sistemas de enfriamiento tradicionales de aire acondicionado atemperan el interior mediante la introducción de aire enfriado a una temperatura constante (13ºC aproximadamente) con una impulsión a alta velocidad.

El sistema de renovación de aire del CH2 impulsa el aire a 20ºC (en el rango inferior del confort) lo que supone un consumo muchísimo menor y se produce una renovación total del volumen interior cada 2 horas. Con este proceso, el aire que se extrae elimina aproximadamente el 40% del calor generado.

El restante 60% se elimina de dos modos:

  • A través del uso de masa térmica de los techos de hormigón visto. El hormigón absorbe el calor del aire ascendente y ese calor se elimina durante la noche, con el denominado “refresco nocturno”
  • Utilizando paneles enfriadores de techo, a través de los cuales se hace circular agua fría. Este agua absorbe el calor y se traslada a tanques de almacenamiento en los sótanos que contienen PMC (Phase change material). El calor acumulado se elimina durante la noche a través de enfriamiento evaporativo con torres de enfriamiento situadas en la cubierta.

En los días especialmente calurosos, las torres de enfriamiento pueden utilizarse durante el día, aunque se reduce su uso al mínimo por eficiencia energética.

En el edificio destaca la fachada oeste que tiene una piel protectora de lamas de madera reutilizada, que protege del sol de la tarde y al mismo tiempo permite vistas al exterior y que penetre la luz natural. Mediante un sistema automático programado en función de las estaciones, las lamas permanecen completamente abiertas cuando la incidencia solar no es directa y se cierran únicamente cuando está en el oeste.

Las lamas son un sistema sensible a las condiciones de contorno, adaptándose a las necesidades reales y además suponen un ejemplo de reciclaje activo, ya que están fabricadas con madera reutilizada que iba a ser destruida, obtenida de doscientas viviendas que fueron demolidas y que estaban fabricadas con este material.

El sistema automático de apertura y cierre tiene una programación muy detallada de manera que hasta la velocidad de cierre de las lamas se modifica. En verano las lamas se cierran rápidamente al igual que cambia rápidamente la altura del sol y en invierno su cierre se acomoda a la velocidad de bajada del sol, de manera que se mueven más lentamente y así se maximiza la entrada de luz natural evitando la incidencia directa no deseada.

El concepto de sostenibilidad se lleva a todos los ámbitos de manera que los motores funcionan con aceite vegetal y la energía que necesitan se obtiene de paneles fotovoltaicos colocados en la cubierta.

Para más información visita la Web del Ayuntamiento de Melbourne

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.