Share This

  • linkedin
  • google+

Su influencia y su obra han marcado el aspecto externo de la isla de Lanzarote.

César Manrique (1919-1992) nació en Arrecife, Lanzarote, isla en la que su trayectoria artística ha dejado huellas únicas e imborrables.

Tras finalizar sus estudios en la Academia de Bellas Artes de San Fernando en Madrid, expone con frecuencia su pintura tanto dentro como fuera de España. Participa en la XXVIII y XXX Bienal de Venecia (1955 y 1960) y en la III Bienal Hispanoamericana de La Habana (1955). A principios de los años cincuenta se adentra en el arte no figurativo e investiga las cualidades de la materia hasta convertirla en la protagonista esencial de sus composiciones. Se vincula así (al igual que otros pintores españoles como Antoni Tàpies, Lucio Muñoz y Manuel Millares) al movimiento informalista de esos años.En 1964, se traslada a vivir a Nueva York. El conocimiento directo del expresionismo abstracto americano, del arte pop, la nueva escultura y el arte cinético. En Nueva York, expuso individualmente en tres ocasiones (en 1966, 1967 y 1969) en la galería Catherine Viviano.

Jardín de Cactus

En 1966, regresa de manera definitiva a Lanzarote. En la isla, donde se iniciaba el entonces el desarrollo turístico, en esos años  Manrrique promueve un modelo de intervención en el territorio en claves de sostenibilidad que procuraba salvaguardar el patrimonio natural y cultural insular; modelo que fue determinante en la declaración de Lanzarote como Reserva de la Biosfera por la UNESCO en 1993.

Lago Martianez

Paralelamente  orienta su trabajo creativo hacia otras manifestaciones artísticas. Así, elaboró  un nuevo ideario estético, al que denominó arte-naturaleza/naturaleza-arte, que pudo concretar en sus intervenciones espaciales, un ejemplo singular de arte público en España:

Jameos del Agua, su casa de Tahíche (hoy sede de la Fundación César Manrique), en 1968.

El Taro de Tahíche. Su casa, construida en 1968, aprovechando el espacio natural de cinco burbujas volcánicas. Es la actual sede de la Fundación César Manrique y en la misma se puede apreciar parte de la obra del artista, así como obras de otros artistas, que son propiedad de la fundación. Tiene más de mil metros de superficie habitable, en dos niveles.

Mirador del Río: está situado en el norte de la isla, en el Risco de Famara. Excavado en la roca de un acantilado en el lugar donde se situaba una antigua batería de artillería costera, ofrece una vista privilegiada del archipiélago Chinijo. El Mirador dispone de un restaurante con varias terrazas y ventanales. Fue realizado en 1973 por César Manrique, que modificó el proyecto inicial de Fernando Higueras con la colaboración de Jesús Soto y Eduardo Cáceres. Está formado por dos cúpulas enterradas para disminuir el impacto visual.

Jardín de Cactus. Inaugurado en 1990 en lo que era una antigua cantera de Guatiza. Última obra de César Manrique en Lanzarote. El jardín alberga una gran cantidad de especies de cactus de Canarias y de otras partes del mundo.

Playa Jardín. El Puerto de la Cruz volvió a contar con el artista en 1992. La playa fue totalmente remodelada: extensas zonas ajardinadas, bares y restaurantes, escollera, etc.

 

Además de sus intervenciones en Lanzarote, ideó diferentes propuestas en otras islas:

Costa Martiánez, Puerto de la Cruz, Tenerife

Mirador de El Palmarejo, La Gomera

 Mirador de La Peña, El Hierro

Parque Marítimo del Mediterráneo

Centro comercial Madrid-2

Fuera del Archipiélago canario intervino en: Ceuta (Parque Marítimo del Mediterráneo); Madrid (centro comercial Madrid-2, La Vaguada), etc.

 

Algunos de los galardones y reconocimientos son:

Premio Mundial de Ecología y Turismo (1978)

Medalla de Oro de Bellas Artes (1980)

Premio Mönchehauspreis für Kunst und Umwelt de la ciudad de Goslar (Alemania) (1981)

Nederlans Laureat Van D'Aheod (Holanda) (1982)

Premio Europa Nostra (1985)

Premio Canarias de Bellas Artes (1989)

Premio Fritz Schumacher de la Fundación F.S.V de Hamburgo (1989)

Hijo Adoptivo de la ciudad de Las Palmas de Gran Canaria (1994)

Hijo Adoptivo de Tías (1995)

Hijo Predilecto de Lanzarote (1995)

Cultivador de diversos lenguajes creativos  (pintura, escultura, urbanismo, arte público…) presente en su obra artística la voluntad de integración con el entorno natural. Un esfuerzo de armonización, en definitiva, que no sólo hace referencia a su pasión por la belleza, sino también por la vida. Falleció a los 73 años en un trágico accidente de tráfico, el 25 de Septiembre de 1992, al lado de la Fundación, cerca de Arrecife.

 

 

Imágenes: © Pedro Albornoz, mapio.net, Fundación César Manrique, lanzaroteisland.com. 

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.