SOSTENIBILIDAD IMPLíCITA

Centro Cultural Miguel Torga, Souto de Moura

El centro cultural Miguel Torga en Portugal para el estudio y divulgación de la obra de Miguel Torga es un ejemplo de arquitectura sobria y serena que se integra en el paisaje y en la que la sostenibilidad se encuentra implícita, no requiere de sofisticados sistemas, tan solo del buen diseño del arquitecto.

Centro Cultural Miguel Torga, Souto de MouraCentro cultural Miguel Torga. Portugal

Share This

  • linkedin
  • google+

El centro cultural Miguel Torga en Portugal para el estudio y divulgación de la obra de Miguel Torga es un ejemplo de arquitectura sobria y serena que se integra en el paisaje y en la que la sostenibilidad se encuentra implícita, no requiere de sofisticados sistemas, tan solo del buen diseño del arquitecto.

El centro cultural Miguel Torga en Portugal es una institución para el estudio y divulgación de la obra del novelista, articulista y poeta Miguel Torga. El arquitecto Eduardo Souto de Moura ha propuesto un edificio que se desarrolla en una única planta  de aspecto sobrio y sereno que se integra en el paisaje de viñasde la localidad de Sabrosa.

El edificio se construye a base de muros de portantes de hormigón que se prolongan hacía el norte para delimitar el recinto ferial. Estos muros van reduciendo su altura hasta convertirse en bancos. Los árboles se han colocado en esta zona en una malla por lo que cuando no hay actos, funciona como aparcamiento del centro cultural.

El volumen de edificio tiene una superficie de 1500 metros cuadrados y dispone de dos entradas una para el público y otra de servicio. La entrada principal recae directamente a la sala de exposiciones principal que tiene forma rectangular, detrás de esta sala se ubica la zona de biblioteca, despachos de administración y salas de estudio. La iluminación de estas piezas se realiza a través de una serie de patios privados que quedan ocultos tras el muro de la fachada norte del edificio. El espacio de la  sala de exposiciones continúa con una zona de dimensiones cuadradas que es una zona de apoyo de la sala principal y vestíbulo de acceso al auditorio de 110 butacas, cafetería y servicios.

La fachada del edificio está resuelta con un aplacado de piedra, Eduardo Souto de Moura quería trabajar en los muros con la piedra del lugar pero resultaba muy caro. Consideró el uso de prefabricados negro como la pizarra, el hormigón negro o incluso la cerámica de color gris. Al final se optó por el precio ya que actualmente el poder trabajar con los materiales del lugar es caro y otros materiales importados pueden lograr una atmosfera similar.

 

Estos muros másicos se contraponen con la fachada de vidrio en la zona de la cafetería. Esta zona acristalada de la fachada se abre al paisaje de los viñedos.

El interior del edifico es sobrio y sereno y se utiliza madera de afizelia para el pavimento y terminación de yeso laminado en las paredes y los techos del edificio.

Es un edificio sencillo en el que se muestra el gusto por el detalle de la buena arquitectura donde la sostenibilidad se encuentra implícita. En boca del propio arquitecto  la preocupación por la sostenibilidad delata mediocridad. No se puede aplaudir a un edificio porque se catalogue de sostenible. Sería como aplaudir a cada edificio porque se aguanta. Algo de lo que tenemos que todos tenemos que aprender y poder utilizar las herramientas naturales de la que dispone el arquitecto que es el buen diseño.

Fotos: ©Luis Ferreira Alves

Planos © Eduardo Soto de Moura

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.