PAISAJISMO

Central Park. Frederick Law Olmsted y Calvert Vaux.

Ante el aumento de la población en la Isla de Manhattan a mediados del s. XIX, se decide reservar un inmenso espacio para la construcción de un gran parque público.

Central Park. Frederick Law Olmsted y Calvert Vaux. Foto de la Isla de Manhattan. Sergey Semenov (The Pano Awards)

Share This

  • linkedin
  • google+

Ante el aumento de la población en la Isla de Manhattan a mediados del s. XIX, se decide reservar un inmenso espacio para la construcción de un gran parque público.

El planeamiento de Manhattan de principios del s. XIX consistía en una retícula superpuesta, con grandes avenidas de norte a sur y las correspondientes calles perpendiculares, sin tener en cuenta las preexistencias de la zona, compuestas por caminos y suelo agrícola fundamentalmente. Tampoco se había previsto ningún espacio verde.

A mediados de siglo, tras el rápido crecimiento de la población y de la ciudad, un editor, William Cullen, y el arquitecto paisajista Andrew Jackson, escriben varios artículos al respecto. Fue entonces cuando se empezó a pensar en ello y en qué lugar podría localizarse.

Se eligió un gran espacio todavía no ocupado, poco apreciado por la iniciativa privada, se tasaron las tierras en unos cinco millones de dólares y se convocó un concurso que ganaron Law Olmsted y Calvert Vaux bajo el lema “Greensward” en 1858.

El proyecto del parque, contrasta fuertemente con la retícula de Manhattan, y su lenguaje responde al pintoresquismo inglés, tengamos en cuenta que Law, había viajado a Inglaterra donde había visitado números jardines.

Se trata de una disposición artificial libre, basada en el “jardín inglés”, de estilo orgánico y natural, frente al “jardín francés” que responde fundamentalmente a criterios geométricos.

Encontraremos una composición basada en colinas, cañadas, caminos serpenteantes, láminas de agua, numerosos escenarios, perspectivas,… donde cada unos de los elementos están dispuestos con un propósito, una imitación de la naturaleza en la gran ciudad.

Como una de sus múltiples curiosidades, citar que la altura de los edificios en el s. XIX era de unas cuatro plantas de media, mientras que hoy es de dieciséis.

El parque sufrió cierto abandono durante los años 60 y 70, y fue en los años 80 cuando un grupo de neoyorquinos, emprendió un plan para la recuperación y así se fundó el Central Park Conservancy, una organización privada sin ánimo de lucro que se sigue encargando de su mantenimiento.

© www.centralparknyc.org

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.