ARQUITECTURA DEPORTIVA

BCQ Arquitectes: Pista de patinaje y Pabellón Municipal de Deportes en Olot

Los dos nuevos equipamientos deportivos, un nuevo pabellón deportivo independiente y la ampliación de otro ya existente, a pesar de su gran tamaño, intentan enmascararse sutilmente con su entorno con geometrías y acabados claros y rotundos, como si intentaran desaparecer.

BCQ Arquitectes: Pista de patinaje y Pabellón Municipal de Deportes en OlotPista de patinaje y Pabellón Municipal de Deportes en Olot. BCQ Arquitectes. Fotografía: Pedro Pegenaute.

Share This

  • linkedin
  • google+

Los dos nuevos equipamientos deportivos, un nuevo pabellón deportivo independiente y la ampliación de otro ya existente, a pesar de su gran tamaño, intentan enmascararse sutilmente con su entorno con geometrías y acabados claros y rotundos, como si intentaran desaparecer.

Los edificios deportivos proyectos del estudio BCQ Arquitectes, dirigido por David Baena y Toni Casamor, buscan dar con la solución idónea que permita construir un nuevo paisaje o entorno social, de un modo sostenible.

Ambos volúmenes se resuelven con la geometría más clara y rotunda posible, como cajas sobre el terreno.

La fachada del volumen destinado a pista de patinaje está resuelta con chapa metálica, ciega en la parte inferior y microperforada en la parte superior. El volumen es una ampliación del pabellón contiguo, buscando la integración con el mismo.

El nuevo Pabellón polideportivo se ubica en los terrenos que poco antes ocupaba una masa frondosa de árboles. Así, la fachada pixelada del edificio reproduce los tonos verdes de las hojas y sus sombras. Por delante de ésta, una segunda envolvente de policarbonato difumina los colores de la fachada y la dimensión real del edificio. Con esta doble piel, la imagen del edificio cambia según el momento del día o el ángulo de visión.

Más allá de los criterios perceptivos que motivan la fachada del pabellón, la doble envolvente colabora en el acondicionamiento térmico del edificio. En invierno, el calor captado por el efecto invernadero se aprovecha durante el invierno, en verano, en cambio, provoca una corriente de ventilación ascendente que disipa el calor exterior.

El volumen principal se eleva unos metros del suelo liberando la planta baja, que queda totalmente acristalada, permitiendo realizar deporte en el interior con vistas y en relación directa con la vegetación exterior.

Fotografías: Pedro Pegenaute.

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
CAPTCHA
Esta pregunta se hace para comprobar que es usted una persona real e impedir el envío automatizado de mensajes basura.